¿Alguna vez imaginaste un lugar lejano, escondido del resto, un nuevo Eden particular... donde puedes ser quien, como y cuando quieras, donde no existan etiquetas, creencias, ni banderas? Vive y deja vivir, porque en Ciudad Esmeralda todo tiene lugar.
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
 photo ADVERTENCIA18_zps285ec6fb.png
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña

Comparte | 
 

 Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3
AutorMensaje
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Jue Oct 25, 2012 9:11 pm

Al inicio no creía lo que escuchaba, podía leer la mente, eso era algo imposib..... tan imposible como que en aquel momento estaba diciendo palabra por palabra lo que pasaba por su mente, en realidad eso no lo había esperado en lo más mínimo, jamás hubiera imaginado que existiera alguien que tuviera tal poder, sin embargo, lo único que logró hacer fue ponerse a llorar, cubrió sus ojos mientras las lágrimas brotaban sin darle tregua, no es que fuera el miedo a descubrir que podía leer la mente, sino que era la primera vez que alguien podía darse cuenta de cuan solo se sentía, siempre trataba de sonreír y de hacer amigos, pero en realidad eran muy pocos amigos los que tenía, el querer una mascota, para su familia no fue más que un capricho, por primera vez alguien podía decir que sabía que no se sentía tan feliz como quería expresar, como quería hacerle sentir a todos tratando de ser positivo.

Se abrazó al cuerpo ajeno sin pensarlo, aferrándose a él mientras seguía llorando, mojando la ropa ajena con sus lágrimas.

-perdona... es... es.. la primera vez que... alguien lo nota.. yo... creo que....

"Estoy feliz" quiso decir, pero su voz se ahogaba en su garganta, se sentía feliz y al mismo tiempo triste, era un conjunto de sentimientos extraño que lo confundían, pero quería seguir a lado de aquel hombre.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Lun Oct 29, 2012 10:12 pm

Esto era sorpresivo, pero luego maldije a Hollywood que con sus filmes baratos había insensibilizado a los humanos, dotando aún más de romanticismo barato a los de mi estirpe, claro, los humanos solo distinguen una pequeña parte de mi raza, la que considero la más miserable y débil de las existentes y toda una gozada para los romanticones que gozan emparejando ratas con serpientes o en otras palabras, depredador con comida.
En fin, como he dicho durante todos mis soliloquios, los mortales son, una de forma de vida, soberanamente interesante.

Sobre el abrazo del que yo era vic...vic...jaja...ya quisieran que lo dijera, como si eso pudiera pasar lacayos, sin embargo el calor que emanaba su cuerpo era totalmente diferente al que antes experimento este cuerpo mío gélido y vacío. Pude sentir como las emanaciones calóricas me traspasaban como su fuese yo un cedazo, que molesta sensación, los mortales son desagradables y lo único importante de ellos es lo que transita por sus venas y que bombea también ese musculo que permanece encajado al lado izquierdo.

Ese sonido apetecible, esa sensación que golpea mi pecho inerte, esa vibración que me transmite y que me lleva a rodearlo con mis brazos. Llámenlo estrategia, o no le pongan nombre, solo sé que a pesar de lo que dije más arriba, este chico me puede y me inspira a hacer cosas que nunca concebí, pues en mi mente solo habita el alimentarme y la sensación única de los cuerpos desangrándose bajo mis caninos, pero ahora, por el momento, solo me dedique a envolverlo con mi gran cuerpo, tal vez este chiquillo esconde tras esa careta de emoticón feliz, una tristeza y soledad arrolladora y no sé porque, no lo sé, cedi ante lo que mis sentidos me indicaban sin lastimar ni un solo ápice de su cuerpo.
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Mar Oct 30, 2012 12:38 am

-pe...perdón.....

Susurró bajito, aun aferrado al cuerpo ajeno, no había pensado por completo en sus acciones sino hasta que sintió que le correspondía el abrazo, se sonrojó al sentir los brazos helados del mayor rodeando su cuerpo, alzó un poco el rostro y pudo notar la cercanía que guardaba con el hombre en ese momento, el sentimiento era extraño, el cuerpo ajeno era frío, pero el sentimiento en su interior era cálido.

-Vardock...

Susurró el que creía era el nombre del mayor, comenzó a entrecerrar los ojos una vez más, iba a esperar ser besado una vez más, pero... probablemente si lo hacía ese beso jamás llegaría, sin más fue el quien terminó por eliminar la distancia entre sus labios, era un beso tímido, el cual apenas si se atrevía a dar, apenas siendo la unión de sus labios, sintiendo su cuerpo estremecerse por aquel primer beso que daba, la verdad ahora sentía como si aquel contacto fuera eterno, pensando en ¿qué haría Vardock? ¿lo alejaría, le correspondería? no lo sabía y eso lo mataba por dentro, el tiempo parecía transcurrir tan lento y a la vez tan rápido, no sabía si recién había unido sus labios con los del mayor o ya había pasado tiempo, tan solo sabía que su corazón palpitaba como nunca sus mejillas permanecían sonrojadas y su cuerpo era un manojo de nervios.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Sáb Nov 10, 2012 10:56 am

Una disculpa es algo que no escucho a menudo, realmente lo que sale de las bocas asustadizas y temblorosas de los mortales con las que tengo contacto son palabras de súplica por sus vidas, vida que se extingue antes de sentir ese placer comparado con la excitación sexual, el placer que produce la succión en su cuello de las cuales son víctimas. Es por ello que le pregunte como si se tratase de un pequeño que escucha una palabra desconocida: — ¿Por qué te disculpas? — baje mi tono de voz al nivel del suyo, como si ambos interpretáramos una canción y un sonido alto estropeara la bella melodía, una que él seguía cantando. Dice mi nombre.

No me sorprendió su acción, no, era el resultado de nuestras acciones, de mi acción concreta la que me sorprendía, porque, yo no soy así, esta persona que tiene frente a él, tiene una personalidad bizarra que nunca, si quiera la hubiese imaginado. Mi lema siempre ha sido comer y retirarme, y ahora mismo, estoy sentado en la mesa, no esperando por el plato, sino agradado por el ambiente del lugar, maravillado por la decoración y…

El beso.

Era diferente a lo que sentí antes, este, aunque superficial, parecía esconder algún tipo de hechizo, que estaba cayendo sobre mí…mortal traidor, acaso tu… ¿Eres sincero con lo que dices? ¿Entiendes el precio a pagar, si es que esta idea tuya funciona? ¿Entiendes quién soy realmente?

No me aleje, y no correspondí, solo, sentía todo su sistema nervioso acelerándose, y la temperatura de su cuerpo elevándose ¿era mi culpa? De ser una respuesta afirmativa, es posible que me haga responsable.
Esperé a que su deseo fuera saciado para que tomara la decisión de separarse, aunque mis brazos seguían atando su cuerpo, quería ver su reacción después de ese beso, quería escuchar las palabras que saldrían de su boca, su propuesta, de haber una.

(user: perdón por la tardanza DX)
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Dom Nov 11, 2012 11:58 am

Se separó de sus labios lentamente, siempre había imaginado un primer beso dulce y tierno, no podía evitarlo siempre había sido un romántico empedernido, sin embargo... no había sido nada a como lo había imaginado nunca, había sido frío y el otro no lo había correspondido, se había sentido vacío, no lo había rechazado, pero el no corresponderlo dolía igual.

Bajó la mirada y mordió un poco sus labios, aun sentía la suavidad y frialdad de los labios ajenos junto a los suyos, quería llorar de nuevo, pero al mismo tiempo no quería hacerlo.

[color=blue]-pe.. perdona.... pero me gustas....[/color]

Fue todo lo que pudo decir, no sabía que más decir no había nada que pudiera decir, aunque en realidad quería preguntarle porqué no había correspondido el beso? porque si no le gustaba seguía ahí? porqué le preguntaba sobre sus sentimientos sino planeaba corresponderlos? le dolía demasiado toda la situación y las preguntas que surgían en su cabeza, sin darse cuenta había comenzado a sollozar, aun estando entre los brazos del mayor.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Lun Nov 12, 2012 10:10 am

De nuevo hago uso de mis habilidades, que saltan como si fueran luces parpadeantes. este chiquillo se ha deprimido por razones que en lo personal me parecen mínimas, es decir, yo, esbirro divagante, maldecido y malnacido, consumidor de la peste llamada vida en una contradicción de dicho nombre (peste) yo, no he tenido estos sentimientos en donde la misma palabra siempre me ha resultado risorio y aun así, cuando debería sentirse alagado de que no le cortase la garganta, de que lo ensucie con mis garras destajadoras de carne y me alimente con el hasta que el recipiente quede totalmente vacío. Se ha deprimido. Naturaleza humana, siempre tan impredecible.

Reí, ante lo que dijo, ante su confesión.

Una carcajada desternillante como nunca mis cuerdas vocales habían sido usadas, inundo cada rincón silencio, espantando la calma como si de un alma en pena se tratase.
Así que le gusto.

Me entone ahora calmo, después de hacer una demostración única en mi vida, de una risa: — se nota demasiado que te gusto niño, pero parece que no entiendes...— me dispuse a esclarecer el asunto, para que su semblante cambiara a uno más relajado y tranquilo, a uno que fuera más normal en él, a uno que incluyera una bella sonrisa, como la que siempre solía esbozar.

Seguía abrazándolo, para que este gesto totalmente ajeno a mí, pero que ahora parecía tan agradable (¿que dije?) no...Si, sonreí de nuevo, mientras hablaba: — No soy como los demás, no esperes de mí, más de lo que ahora estas recibiendo, aunque no lo creas he caminado por este mundo durante muchos años, demasiados, y durante este viaje que aun llevo, me he alejado lo más posible de ustedes y sus representaciones de afecto. — estaba tratando de que entendiera que yo: —No soy HUMANO un golpe sin anestesia.

Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Lun Nov 12, 2012 3:46 pm

La risa del mayor logró que un escalofrio recorriera su cuerpo completamente, creía que se estaba burlando deél y eso lo hizo sentir aun peor, sin embargo seguía abrazandolo, cada vez le era más complicado entender lo que Vardock decía, sin embargo cuando el otro comenzó a explicar intentó entender lo que decía, que no esperaravmás de lo que sle daba, ¿eso significaba que también le gustaba? No entendía.... ¿porqué no podía simplemente decir un me gustas o un no me gustas? Al contrario era rebuscado y lo confundía... wunque cuando escuchó lo último, no le sorprendió.... después de todo las acciones que había hecho romper su lapicero, leer su mente, encontrarlo en el centro comercial de aquella manera.... bueno, todo indicaba a que no ea humano y nada a que si lo fuera, además no tenía porqué dudar de su palabra.

- eso ya lo suponía.... pero sigo sin entenderte... ¿porqué no puedes ser más claro conmigo? Tu me pediste que te dijera lo que sentía y pensaba.... yo quiero que hagas lo mismo.... además... sino eres humano ¿qué eres? Un vampiro, hombre lobo, fantasma... aunque no lo creo porwue puedo tocarte... quizá seas un boogie man, con eso de que asustas niños jejejejeje

Increiblemente, la idea de que VArdock no fuera humano era lo que menos le importaba, después de todo eso no evitaría que siguiera gustandole, al contrario, explicaba su frialdad y manera tan rara de ser, quizá justo eso era lo que ahora le hacía comprender el que no explicara mucho las cosas y lo confundiera, lo "perdonaría" por eso... pero ahora quería saber más de él y finalmente que respondier ala pregunta sobre como se sentía con respecto a él.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Vie Nov 16, 2012 9:29 pm

Realmente quiere que conteste a esa pregunta…mortales, siempre tratando de saber, inconformes con lo que se les brinda, escarbando, escudriñando, investigando.

Arghh…es molesto e irritante, aunque es la primera vez que me preguntan algo como eso. Es por ello que tarde un momento en contestar, es decir, sí iba a contestar, yendo en contra de mis principios que por cierto están muy alejados de los que se han establecido en casas y sociedades humanas. Por alguna extraña razón considere contestar a su pregunta, para acallar su duda, pero atendiendo los mensajes de su mente, la preocupación, la duda y el dolor que parecía producirle cualquier palabra cortante que salía de mi boca, esta vez fui…amable. Y que sea una excepción entre un millón, pues nunca más se me vera en este lamentable estado.

—Soy una criatura que va más allá de mitos y leyendas.— asegure, continuando después de una pausa que le permitiera digerir cada palabra: —Los vampiros están basados en historias antiguas, siendo usados como explicación para muchas enfermedades de la época pasada y luego tomado como argumento por un escritor que los convirtió en un género venerado, claro luego tuvieron que incluir romance, como si un depredador se enamorara de su presa, como no... — reí cínico de solo pensar en la forma como esas criaturas eran humanizadas. Entonces me encontré dispuesto a contestar la primera pregunta que me hizo: — No puedo ser claro contigo porque este sentimiento de por si es ajeno a mí, tanto como la misma palabra, sin embargo, los vampiros y yo compartimos un misma propiedad…— tome su mano, separándome unos pocos centímetros de su cuerpo, un espacio diminuto realmente. Choque la pequeña palma de su mano contra mi pecho y espere a que el mismo detectara a lo que me refería. Luego de eso guarde silencio, esperando a que fueran sus palabras sobre “ese” tema, lo que resquebrajara el hielo.
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Lun Nov 19, 2012 1:47 am

Entonces era un vampiro... si, había leído libros sobre vampiros en algunas ocasiones, le agradó que se tomara la molestia de contestar y de explicarle, pero ese agregado sobre el romance volvió a dolerle.... pero... ¿podía pasar, verdad? Además, él no era su víctima si lo fuera, ya se lo habría comido, y sin embargo ahí seguía, platicando con él, dejó que pusiera su mano en su pecho y lo sintió... o más bien trató de sentirlo, pero no había nada ahí, no palpitaba... por lo que no corría sangre... a eso se refería con compartir una propiedad, retiró su mano en silencio y se levantó a buscar algo, la verdad no estaba seguro de lo que buscaba o de lo que debía hacer, pero simplemente, revolvió un par de cajones, antes de volver a sentarse con el otro, sosteniendo entre sus manos un cutter.

-un humano promedio tiene.... ¿4 litros de sangre?.... creo que por ser pequeño quizá yo tengo 3 y medio.... cuando se dona sangre lo máximo que te sacan es creo que... medio litro.... si quieres yo te puedo dar ese medio litro...

Tomó el cutter y comenzó a encajarlo en la palma de su mano, pero dolía demasiado, así que fue un corte pequeño y no muy profundo, aunque si comenzó a brotar sangre al instante y se quejó un poco de verlo.

-mnghh... y si... la quieres toda... tómala, solo no me dejes solo... me da mucho miedo estar solo y la oscuridad...

Tendió su mano hacía el otro con la herida en su mano y el cutter en la otra mano, indicándole que si quería cortar más, podía hacerlo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Lun Nov 19, 2012 6:30 pm

No, no era un vampiro. Me moleste porque me llamara de esa forma a mí, que estoy por encima de mitos baratos y leyendas sin sentido que terminan en historias románticas y graduaciones...patético.
Pero es lo que a continuación sucede es tal vez lo que me produce más confusión de todo el asunto.

Resulta que el chico, después de hacerse una idea del problema, de aceptar que soy un...ente sobrenatural (no voy a decir lo que pensó porque es una locura que merece como mínimo ser decapitado) se levanta, toma algo de su gaveta, regresa y se sienta a mi lado.
Ese algo es un cutter, un arma blanca que utilizan los mocosos en entrenamiento para pulir sus habilidades cortando...papel y lápices. En fin.

Toma dicho objeto y lo incrusta en su pequeña mano, alternando el acto con palabras que se denotan la queja que le produce la incursión del objeto extraño y filoso.

La sangre brota por el corte, se ve roja brillante, tanto que el color, activa mis pupilas y el aroma que produce es totalmente seductor. Lo quiero. Quiero su sangre.

Pero me detuve de tomarla al escucharlo, solo me limite rápidamente, aprovechándome de mis variopintas habilidades para presionar con la palma de mi mano, la apertura, evitando que más plasma se derrame.

— Así que según esto, debo entender que... ¿estás dispuesto a darme tu sangre a cambio de que me quede a tu lado? — presione con más fuerza, tanto que no me preocupe por lastimarlo, más de lo que él lo había echo consigo mismo.
Entonces pregunto, con mis ojos teñidos de un rojo chispeante que competía con el color de su sangre oxigenada: — ¿tan solo te sientes, que te conformas conmigo que no soy normal?— la verdad es que soy una sombra, no sé si sea buena compañía, pero tampoco me molestaría probarlo, después de todo he vagado desde que recuerdo por este globo, tal vez sea hora de detenerme.
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Lun Nov 19, 2012 6:42 pm

-mnnggh...

Se quejó cuando hizo presión sobre su herida, dolía el haber cortado y ahora que lo presionaba era aun más doloroso, pero trató de no quejarse demasiado, aunque un par de lágrimas se acumulaban en sus ojos por el dolor, lo escuchó y se dio cuenta que todavía no lograba comprenderlo del todo, no entendía sus acciones.

-yo... no te estoy sobornando, no digo que te la daré si te quedas.... digo... que te la daré incluso sino te quedas o la tomas toda.... y no es que me sienta solo, es que como ya lo dije... me gustas mucho.

Seguramente de no ser por el dolor y la herida en su mano, sus mejillas se hubieran sonrojado una vez más, sentía su mano adormecerse por la falta de circulación ante la presión del otro, tan solo esperaba que no le quebrara la mano.

-quiero que estés conmigo, pero sino deseas, tampoco haré nada por obligarte, solo te digo lo que quiero.... pero no sé que es lo que tu quieres.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Miér Nov 21, 2012 7:52 pm

— Y que hay sobre lo que yo QUIERO, además yo nunca hable de soborno. — replique.
Que es lo que realmente quiere este chico, por mucho que sus labios digan cosas que en lo personal me parece algo cursi. Bueno es una parte típica entre los mortales el formar sentimientos y yo no soy mortal.

No soy mortal y no quiero serlo, sin embargo sigo preocupado, no, esa no es la palabra, pues nunca me he preocupado en mi existencia pero sí que conozco la definición. Estoy curioso, por esa sensación que me produce este chico. Es como que no encuentro la respuesta al "por qué" sigue vivo, cuando desde hacer minutos, pude haber hecho ingesta de su plasma. Es más, curiosamente esa unción de su sangre sobre mi piel que ha despertado mis sentidos poniéndolos al límite, no ha provocado una acción directa, por el contrario, sigo manteniendo firme mi palma contra su mano para evitar que siga desangrándose. Siento la tibieza agradable de la emulsión rojiza que empieza a perder brillo por el escape de oxigeno que sufre al someterla al exterior.

— Por ahora solo detengamos el flujo de mejor forma.— con mi mano libre y haciendo uso de mis afiladas uñas, destroce la parte baja de mi camisa negra. Saque una tira lo suficientemente larga que dejo al descubierto mi torneado abdomen. Proseguí envolviendo el retaso en su mano, separando cuidadosamente (y no me lo creo todavía, que yo me comporte así) mi mano, para dar paso a la ahora venda, que impediría un desbordamiento mayor, al final solo levante mi tono de voz, sin importarme que se quejara por el nudo que hice para amarrar la tela: — ahora a buscar a los hombres de blanco, esos que se encargan de reparar la carne y órganos cuando fallan.— estaba molesto por su imprudencia, en donde ni yo mismo conseguía comprenderme.

Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Jue Nov 22, 2012 12:40 am

-mnghh...

Se quejó un poco cuando sintió que apretaba el vendaje en torno a su mano, pero no debía quejarse, después de todo la herida en su mano la había ocasionado él mismo, escuchó a Killyem y no entendía del todo sobre quienes hablaba ¿hombres de blanco? Ya luego comprendió que se trataba de los doctores o enfermeros, lo cual le hizo sonreir tiernamente por lo que consideró era preocupación.

-no te preocupes, no necesito de un médico, quizá sea un niño y no sea muy fuerte, pero no necesito sutura, no es una cortada tan profunda.

Y era verdad, si iba con una enfermera probablemente solo limpiaría la herida y le pondría una venda y eso era algo que él también podía hacer.

-bueno, entonces dime ¿qué es lo que tu quieres?

Tenía curiosidad sobre lo que Killyem deseaba hacer, cómo pensaba él que era la mejor manera de "relacionarse" si lo aceptaría tan solo por un "pues a ver que" si realmente le gustaba, o si no quería tener nada que ver con él más allá de lo que había pasado ese día.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Jue Nov 22, 2012 7:47 pm

— Primero, evitar el flujo de sangre y que te vea un graduado en la materia. — conteste de inmediato: — segundo, quiero que entiendas sin que te deprimas que no soy yo alguien en quien debas confiar. — parecía que el chico había conseguido calmarse, no solo eso, su mente me decía que solo era una herida superficial que el mismo podía curar. Eso da pie para que explique y toque un tema que nunca he tocado.

— Nací muerto... — confesé, aunque entendía si era algo difícil de comprender, pues la historia que iba a contarle no era nada fácil de digerir, por decir que estaba fuera de la mente de cualquier mortal: — y desde que recuerdo mis necesidades básicas son alimentarme y sobrevivir. — claro detalles más y detalles menos, como que disfruto torturando y aniquilando mortales que se meten en mi camino y también gracias a mí, la historia ha visto desaparecer a un par de figuras del mundo. Continúe: — Nunca he pensado en cosas como las que me dices ahora, y tampoco de forma tan seria como tú lo haces si es cierto que me he valido de esas tretas y fingir sentir algo para que mi victima caiga de forma fácil, para que la carne no se tense y la sangre salga más fácilmente, esta es la primera vez que alguien me dice lo que tú me estás diciendo, chico — hay tanto de lo que estaba diciendo que iba en contra de toda esa sarta de ridiculeces, como la moralidad y un largo, etc. que pensé de inmediato que el chiquillo gritaría y luego me pediría irme. Ahora ¿qué es lo que iba a hacer el chico?
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Vie Nov 23, 2012 11:20 am

Escuchó lo que decía tranquilamente, se preocupaba por él y lo sentía así por lo que le decía, él se sentía alguien en quien no debía confiar pero quería confiar en él, lo cual no le hizo deprimirse como había dicho, sino que al contrario le había dicho le hacía sonreír, aun así siguió escuchando su historia, lo cual quizá debería sorprenderlo, o asustarlo, o al menos causar algo más que lo que sentía en ese momento, se sentía feliz por escucharle decir aquello, por compartirlo con él, quizá ahora, poco a poco comenzaba a entender algo sobre él.

-¿entonces soy el primero que se te declara? después de tantos años, soy tu primer declaración, jejejejejeje eso es bueno.

Se sintió sonrojar una vez más y no podía evitar seguir sonriendo felizmente con cada momento que pasaba a su lado, y entonces quiso besarlo de nuevo, quería ver si ahora si lo correspondía, no se detuvo a pensar demasiado en nada, tan solo sonrió y se acercó a él besándolo de nuevo, aunque por miedo a que no lo correspondiera fue algo rápido, apenas la unión de sus labios por un segundo, para luego besar su mejilla.

-¿entonces me dejarías ser tu primer novio formal? ¿ser tu primer amor?

Esto era ahora una locura, no podía creer que él estuviera diciendo eso, JAMÁS había imaginado que sería él quien se declararía a alguien, siempre había imaginado una relación dulce y de ensueño, que se le declararan con un ramo de rosas y diciendole lo especial que era y lo mucho que lo querían, pero esto era todo lo contrario, él era quien se declaraba, Vardock era completamente distinto a lo que había sido el chico de sus sueños, y sin embargo.... eso estaba sucediendo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Dom Nov 25, 2012 9:20 pm

Antes de empezar a leer, por favor pon esta canción: Aquí

¿Qué era tan gracioso? ¿Qué lo ponía tan contento? mortales.
Creo que él verlo así, trajo a mí, un momento en el tiempo donde, todo era diferente, en donde yo mismo tenia corazón, uno que latía, aunque no lo hiciera literalmente.
Sonreí levemente recordándolo como si fuera una fotografía del pasado. La expresión de su rostro me recordó un antiguo conocido que a pesar de saber de mis raíces torcidas, y manchadas con sangre, estuvo a mi lado. Una criatura diminuta que durante su vida, estuvo acompañándome como si fuese yo lo más cercano a la vida, que tanta, yo solo se expeler muerte.

Este chico es igual, pero entonces porque siento algo totalmente diferente, y el solo decir que siento ya se puede considerar importante.
Es como si...yo deseara.

Que estupidez ¿yo desear? desear es pensar en el futuro y yo que vivo fuera de la línea del tiempo, que estoy exento de eso que llaman vida...no puedo. Pero a su lado, si lo intento, no pierdo nada.

Mis ojos se clavaron en los suyos, y volví a tomarlo entre mis brazos, con fuerza, una que podía rebasar límites permitidos para los de su raza.

— Quédate así por unos minutos, no digas nada, solo déjame hacer esto. — seguía abrazándolo con intensidad, sintiendo el palpitar de su pecho y el vacío del mío, ese órgano que no se ha movido desde que nací, que no produce sonido alguno, que es tan frio como el hielo y tan seco como la arena y sin embargo las ondas de su corazón, traspasaban con facilidad mi caja torácica, retumbando y haciendo que...pareciera que el mío, le acompañase. Curioso sin duda. Y esa fue mi respuesta
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Lun Nov 26, 2012 10:34 pm

Sonrió un poco más al sentir su mirada clavada en sus ojos, aunque cuando lo abrazó, no pudo evitar sentirse un poco demasiado apretado, era un abrazo muy fuerte, y dolía, aunque solo un poco, podía soportarlo, y aunque iba a quejarse en cuanto lo escuchó hablar decidió no hacerlo, soportaría eso y sonrió un poco correspondiendo el abrazo con cariño y suavidad, acarició levemente su espalda y costados, sintiendo un escalofrío por el frío de su cuerpo, pero no importaba, también le gustaba.

Cerró los ojos dejándose hacer, sentía su corazón palpitando un poco nervioso, quería hacer preguntas, quería decirle cosas, pero le había pedido quedarse así, y lo hizo, tan solo permaneció en silencio, abrazándolo, sintiendo su cuerpo y sintiendose aun más feliz por estar envuelto en sus brazos... pero no podía guardar silencio por siempre, así que cuando finalmente el abrazo comenzó a aflojarse un poco se atrevió a hablar.

-entonces... ¿eso es un sí?

Por supuesto se refería a su última pregunta, la cual no estaba seguro de poder repetir nuevamente por la vergüenza que le ocasionaba.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Miér Dic 05, 2012 5:46 pm

Vaya, vaya, es curioso, que preguntara eso justo en ese momento, cuando mis manos le daban espacio a su pequeño cuerpo para “respirar” pero prefería estar seguro. Esta es la primera vez que tengo este tipo de contacto con un mortal, a lo que agrego que me encanta mentir, es mi copa de cristal cargada de sangre, sostenida por mi mano. Exquisita mentira que tiende a alimentarme, un placer único, que solo los más astutos pueden verificar.

Me percate de la atención de sus pequeñas manos sobre mi espalda, correspondiendo a esa muestra (vomitiva) de afecto. Sus dedos se engarzaban a mí y luego me acariciaba, en donde he sentido un leve cosquilleo, con suavidad. Note su reacción por la temperatura baja de mi cuerpo, es una fría brisa, una emanación gélida que mi cuerpo despide de forma natural. No es solo mi temperamento y comportamiento helado, también lo es, este cuerpo que contiene mi esencia y es una de las virtudes de nacer sin vida. Detalles más.
Su corazón bombeaba con tal fuerza que mis sentidos parecían pronunciarse con más fuerza, era una invitación directa a comer, la campanilla que se toca para que los comensales sepan que la cena está servida. Pero no, esta vez, y aunque su ritmo cardiaco, sus pulsaciones son tentadoras. Me contengo.

Tal vez es curiosidad, prefiero está teoría antes de aceptar “otra” una que me encadenaría durante toda mi existencia como un perro salvaje siendo domesticado. No, curiosidad me sienta mejor, es más “efectiva” en caso de errores, en caso de torcedoras de ideas y mentes, sí, curiosidad.

Mi vos ronca se pronuncia de nuevo, inundando el amplio espacio que nos rodea, presta a dar respuesta a esa pregunta, la guinda en el pastel: — Entonces es un sí...— adoro los puntos suspensivos, la pausa dramática: — sí pasas los días de prueba. — curiosidad: — 10 días de prueba a partir de esta fecha. — es curiosidad: — será un .— curiosidad he dicho.
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Miér Dic 05, 2012 6:42 pm

No se había dado cuenta de que había contenido su aliento, sino hasta que escuchó su respuesta y pudo respirar aliviado, una enorme sonrisa se colocó en su rostro y no pudo evitar sentirse feliz, había dicho que si, ni siquiera aquella pausa había podido desanimarlo, ni siquiera los "días de prueba", después de todo, si a final de cuentas, después de 10 días Vardock decidía dejarlo, al menos habría pasado 10 días a su lado, conociendo por primera vez como se sentía estar en una relación, de la misma manera que había sentido hace momentos el ser abrazado de esa manera tan fuerte que te roba el aire.

-y... te veré todos esos 10 días, verdad? es decir... saldremos y haremos cosas de novios y... em.. no sé...

Rió nerviosamente, nunca había tenido un novio, así que al hablar de "cosas de novios" no sabía exactamente a que se refería, pero suponía que sería algo como la casi-semi-salida que habían tenido anteriormente donde había ido a tomar un chocolate caliente con el otro, tomó tímidamente la mano fría de Vardock y entrelazó sus dedos, la verdad, no sabía que más podía hacer, todo aquello era nuevo y no le quedaba más que esperar, que de alguna manera fuera él quien lo guiara.

-Vardock... entonces.. tu... ¿podrías besarme? es decir.... un beso de verdad?

El beso que el había dado por supuesto no contaba como un beso de verdad ya que no le había correspondido, tan solo esperaba que no se negara y si lo hiciera.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Vie Dic 07, 2012 9:35 pm

— Por supuesto que nos veremos en ese tiempo, sino no habría chiste de hacer la prueba. — ya me sonaba interesante la prueba de días y el contacto con el chiquillo. Nunca antes me había involucrado con un mortal al punto de ser depredador y presa, así que la experiencia no me resultaba tan detestable (la de relacionarme con mortales) como lo consideraba en un inicio.

Un beso pide después, quiere que le dé un beso de verdad, como si el anterior no lo fuera, y leyendo su mente supe que se trataba de corresponder con mi boca a cada movimiento que la suya hiciera, cada circulo dibujado con su lengua, que con la mía terminaría de cerrarse, absorbiendo la calidez de su interior, esa que disfrutaba robar en cada intervención de mi voraz apetito.

— Quieres un beso de verdad. —
acerque mis labios a los suyos lentamente, hasta que el espacio entre nosotros fuera medido milimétricamente: — un beso, dulce pero frio, como una copa con helado que se deshace en el interior de tu boca ¿eso quieres? — mi tono de voz se mantenía bajo, un susurro expulsado en cada palabra que parecía perderse en la habitación: — Entonces... — ladee mi rostro: — gánatelo y has que desee besarte con tanta pasión que termine derritiendote. — me aleje, recuperando mi postura, separando mis manos de su cuerpo.

Pasaron unos segundo hasta que hice la pregunta: — Así que ¿en dónde quieres comenzar nuestros diez días?— de nuevo espere por su respuesta.
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Vie Dic 07, 2012 10:40 pm

Esperaba aquel beso, por un momento pensó que realmente lo haría, aunque no fuera un beso "real" del todo, ya que lo había pedido, sin embargo, tampoco ocurrió, a pesar de ser aquel que podía hacerlo sonrojar y sentir feliz con un simple abrazo... también podía hacerle sentir una profunda tristeza con sus palabras... no tenía ni idea de como podía ganarlo, en verdad no tenía idea de nada, ¿cómo podría lograr en 10 días que ese hombre se enamorara de él?

-n...no lo sé... podemos...

Por un momento pensó en decir el parque, había ido con Mikado al parque de diversiones y era definitivamente divertido, sin embargo... Vardock no parecía ser la clase de persona que disfrutara de ir en una cita al parque... ¿comer? bueno... había quedado claro que él comía otra cosa.... ¿salir solo a pasear? tenía miedo de aburrirlo, no sabía que podían hacer, y nuevamente estaba ese dolorcito en su pecho, nunca se había imaginado en una relación así, donde el temor a equivocarse y perderle estuviera presente a cada segundo.

-podemos.... ir a ver ¿una película? si quieres.... o no sé... quedarnos aquí... o... ir a tu casa....

Bajó la mirada, no sabía que proponer, una vez que lo decía o lo pensaba le parecían ideas tontas e infantiles y no quería que él pensara que era un niño, la verdad siempre había imaginado una primer cita en la que pasearían toda la tarde por un parque o cerca del lago, él le regalaría flores o chocolates, harían un picnic o después pasarían a comer helado, se divertirían con tonterías y juegos, habría risas y abrazos y al finalizar el día, un beso... dulce, cálido y romántico.... pero con ese hombre a su lado sabía que nada sería así, esa cita que había soñado por años, jamás llegaría.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Vie Dic 14, 2012 7:23 pm

Saltándome su tartamudeo, algo que ya era habitual, las sugerencias del chico, son un total descalabre de ideas. Ver una película ¿yo? aunque es mi alimento no encuentro placer en relacionarme con mortales a menos que sea como una excusa para hacerme de sus costumbres y llegar de forma simple al corazón de mi víctima. Además lo hicimos antes de conocer el lugar donde vive, y no es que me desagrádese la pestilente grasa emanando de la piel de cada humano que se encontraba retozando en dicho antro.

Quedarse allí tampoco me parecía grato. Tenía a mis esbirros repasando cada rincón del recinto, para que se encargaran de apartar a cualquiera que interfiriera en esta "cita"
La última sugerencia era la más descabellada de todas. Ir a mi casa.

Mi casa es un lugar donde las alimañas pululan por montones, donde las cucarachas viven engarzadas a las paredes carcomidas por la humedad y los ciempiés se pasean de un lado a otro como si fuera un brazalete viviente.

Por otro lado no era mala idea la última sugerencia, después de todo, sería interesante ver qué tipo de reacción tendría de ver mi humilde morada. La prueba fehaciente de mi existencia y de la humanidad tan ligada a la muerte.

Sacudí mis manos, como si estuviera dando todo por terminando, casi como si cerrara un trato en mi particular lenguaje. Me levante, apoyando las manos sobre mis muslos y tomando un ligero impulso para recuperar mi altura real, entonces, desde arriba, viéndole tan pequeño, me pronuncio: — Está bien, veámonos en mi casa, te recojo mañana en la noche, como a esta misma hora. — finalice sin tomar importancia de la hora real, solo me bastaba con reconocer el perfume de la noche entrando en su apogeo para saber que numero marcaba el reloj.

Me dirigí a la puerta, para abandonar la habitación, aunque cuando llegue al arco de la entrada, me detuve, por si quería el chico agregar algo más. Este soy yo, soy frio, calculador y un asesino en potencia, así que más le vale que se acostumbre si quiere que algo "nazca" o tal vez, solo es parte de la prueba que esta por enfrentar en estos días.


Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Vie Dic 14, 2012 11:24 pm

Al parecer de todas sus ideas, al menos una no fue lo suficientemente infantil o tonta para el otro, lo cual le hizo sonreír, se verían de nuevo al siguiente día aunque había dicho a la misma hora, y... bueno, no sabía que hora era pero ya era tarde, pero siendo honestos no le importaba con tal de ver al otro al siguiente día, lo vio levantarse y dirigirse a la puerta, era obvio que se estaba por ir, así que el también se levantó y fue rápido hacia donde él estaba, quería despedirse de él.

-bueno.. entonces... nos vemos mañana...

Quería besarlo, pero aunque se pusiera de puntillas no lo alcanzaba completamente por lo que tuvo que olvidarse de esa idea, así que sin más remedio besó dos de sus dedos para luego colocarlos en los labios del mayor, era un gesto infantil, pero a su manera, eso se sentía como si realmente lo hubiera besado y le hacía sentir un tanto apenado por ello,

-mañana te estaré esperando... ¿nos veremos aquí, cierto?

No importaba a que hora pasara por él estaría listo desde mucho antes, esperando con ansias el poder verlo de nuevo, siendo honestos, aun no podía creer que todo eso estuviera pasando en realidad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Mar Dic 18, 2012 7:42 pm

Me gire al escucharlo, para aclarar el lugar donde lo recogería. Todo mi cuerpo se movió en su dirección e incluso fue a donde se encontraba el pequeño. Me incline para estar a su mínima altura y puse mi rostro a solo un par de centímetros del suyo, siendo capaz gracias a esta acción de percatarme hasta el más mínimo detalle de la composición de su piel, la textura tersa, el color marfilado, que se tornaba rosa en sus mejillas y algunas otras zonas reconocibles, como el interior de sus parpados o el contorno de sus labios.

— Espérame frente al hospital que queda cerca de este lugar... — dije en tono sugerente: — así nos evitamos la intromisión de ojos delatores y críticos. — réferi, asegurando una falsa preocupación por que vieran a un niño junto a un adulto sospechoso como soy, toda una treta para vestirlo de seguridad y confort. Mi objetivo se ha visto modificado, pero de no resultar como está previsto, tendré que recurrir a otros métodos menos ortodoxos para que los hilos que suelo manejar, se muevan como deseo.

Enderece mi espalda y me gire de nuevo hacia el frente, listo para cruzar la puerta y salir del lugar, siendo mis sombras la mejor puerta existente para llevarme en el menor tiempo posible a Francia a disfrutar de unos pasabocas parisinos de la mejor calidad y recordando así los viejos tiempos con un fondo de “la vie en rose” claro esto sería después de moverme hacia la derecha y desaparecer en el pasillo. Pero antes de hacerlo, dejo unas últimas palabras: — Estoy esperando ansioso el inicio de esta prueba, nos vemos. — sonreí de media luna, solo para mí, termina mi presentación ante sus ojos. Salgo, y giro de nuevo y me pierdo en el pasillo, como dije antes.


(user: me costó, porque no sabía que seguía ._. pero se me ocurrió seguir a la salida del hospital ^^ y luego al cementerio ._. )

Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Mar Dic 18, 2012 9:30 pm

Después de que el otro saliera no pudo evitar correr a su cama y tumbarse en ella, abrazando uno de los tantos muñecos de peluche que tenía, estaba saliendo con alguien, bueno, más bien eso estaba por hacer, pero le gustaba a alguien y eso se sentía bien, aunque había dicho que estaba a prueba eso no le importaba en ese momento, llevó una mano a sus labios y cerró los ojos recordando la sensación de los labios del otro, el beso no había sido algo que alguien pudiera llamar un "verdadero beso" pero después de todo había sido su primer beso... los labios del otro eran fríos, pero le gustaba la sensación, al igual que sentir el abrazo en su cuerpo.

Suspiró y sintió como por entre las sábanas subía y se escurría Rey, subiendo por su pierna hasta finalmente llegar y recostarse a su lado, haciéndose un ovillo, para darse calor, esto le hizo sonreír, era cierto... Vardock le recordaba un poco a Rey, era frío por fuera, pero estaba seguro que al igual que Rey debía ser dulce y cálido por dentro.

Colocó su mano junto a Rey acariciándolo y dejando que se enredara un poco en ella mientras cerraba los ojos, dispuesto a dormir, aun con el otro en sus pensamientos.

[tema cerrado]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   

Volver arriba Ir abajo
 
Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3
 Temas similares
-
» FRASES DE COMICS
» El faro más grande del mundo, en la ciudad más bella del mundo.
» [Prologo] En esta noche tan bella...
» Cuento: La Tormenta
» Azoteas: recuerdos, soledad, y una bella luna(libre)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Ciudad Esmeralda :: Z O N A - E S T E :: ·· Instituto Privado Emerald-
Cambiar a: