¿Alguna vez imaginaste un lugar lejano, escondido del resto, un nuevo Eden particular... donde puedes ser quien, como y cuando quieras, donde no existan etiquetas, creencias, ni banderas? Vive y deja vivir, porque en Ciudad Esmeralda todo tiene lugar.
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
 photo ADVERTENCIA18_zps285ec6fb.png
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña

Comparte | 
 

 Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Vie Sep 07, 2012 7:50 pm

Se encogió de hombros restandole importancia a la respuesta de que los niños eran hiperactivos, era cierto que el mismo era un tanto inquieto, pero eso no significaba tampoco que fuera un bebé que por jugar mucho se dormiría temprano, al igual que no lo hacían muchos de los chicos del lugar, pero era mejor así, después de todo de esta manera nadie los molestaría por andar rondando los demás pisos, aunque no esperaba la última pregunta, definitivamente le había tomado fuera de lugar, ¿porqué había llorado? claro que lo recordaba, pero no quería decírselo al mayor, no podía negarlo, eso sería tonto, negar algo que a pesar de intentar ocultar el moreno había logrado adivinar.

-te lo diré, si me dices tu nombre, el real.

Sabía que el mayor estaba completamente renuente a decirle su nombre ese día, así que quizá si le decía eso había una oportunidad de que no le dijera su nombre e igualmente desistiera de la idea de hacerlo decir el porque de su llanto.


(no te preocupes y perdón si está muy simple el post, estoy batallando para entrar en personaje con Mey ;w; hace mucho que no lo uso! y ando toda neroxsosa XD)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Sáb Sep 08, 2012 1:29 pm

— Vardock Hyriado Nelitamy de la generación 37 señor de la casa Vigies de la zona norte, asesinado, cercenado, decapitado, sepultado y revivido, separado de la línea del tiempo y el espacio. — me sonreí ampliamente, como no lo había hecho nunca para nadie, exceptuando (está bien) aquella mujer londinense que tanta diversión me brindo en las épocas de la parafina y los carruajes.

Esperaba que mi respuesta "honesta" le diera la tranquilidad y calma para resolver ese enigma alrededor de mi nombre, por lo que acompañe tal revelación con un: — No soy nada especial, solo soy un "ser" (hombre no soy, pues llamarme de esa forma tan desagradable seria rebajarme a un mortal cosa que tampoco soy) con necesidades de supervivencia — entre mentira y realidad alguna cosas escapaban, por lo que espere que fuera el quien decidiera que creer y que no, ya que soy consciente que la información que estoy proveyéndole no es fácil de digerir y puede salir de la cabeza de cualquier desquiciado, claro, está la opción "B" la cual es: que tome todo como una broma.

Y ahora bien: — Ese es mi nombre real, ahora dime porque estabas llorando — me detuve, pues las conversaciones en movimiento me incomodan (como si algo pudiera) aunque mi atención se encontraba en el diminuto movimiento que se escurría casi imperceptible para cualquier "vivo" era el espécimen serpentil que me traía la información requerida. Que buen chico resulto ser, ven y dime Ray que has averiguado.

(user:No te preocupes, antes es mi culpa DX perdón por la tardanza en contestar y que te convirtieras en Nerox(?) XDDDD quiero a Quimey ¬¬ -la sacude- así que sácate a Nerox en un 20 % (?) por lo menos ;w;)

Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Lun Sep 10, 2012 4:37 pm

El escuchar sus palabras le hizo sentir algo fuera de lugar, no tenía mucho sentido todo lo que decía, ¿asesinado y revivido? ahora si estaba completamente desubicado, no tenía razones para creerle, pero tampoco las tenía para no creerle, sin embargo a pesar de que no sabía si le decía la verdad o no, el otro seguía sin quitar el dedo del renglón, quería saber porque había llorado.

-Vardock Hyri... ¿qué?

Le era un poco difícil de pronunciar y recordar el nombre, había decidido ignorar lo correspondiente al asesinato, centrándose solo en el nombre, el cual luchaba por recordar por completo, aunque era un tanto extraño, ya que era uno que jamás había escuchado.

-yo.... estaba llorando porqué pensé que me ibas a besar y no lo hiciste.

Comentó rápidamente, tratando de que el otro no comprendiera completamente sus palabras, para luego volver al tema de su nombre, esperando así que no volviera al tema que tanto lo avergonzaba, aunque sus mejillas seguramente estarían delatandolo.

-tu nombre es muy raro y suena muy antiguo jejejeje
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Mar Sep 11, 2012 7:05 pm

Debo aceptar que el chiquillo tiene palabra y fue capaz de confesarme ese pequeño secreto suyo que por supuesto yo ya sabía.

Ahora, de solo pensar que algo tan simple como no recibir un beso, pudo desestabilizarlo al punto de hacerlo llorar, es en mi caso, algo curioso, por lo que tejí alrededor de esta idea, cientos de especulaciones con respecto al ¿por qué? de su reacción. Claro restándole importancia a que este niño es un niño con "o" y yo en mi figura humana, tengo la apariencia de un hombre. Sin duda los humanos son las criaturas más misteriosas, patéticas y sentimentales que he conocido.

Ah como olvidar siquiera cuando las mujeres pedían clemencia hasta por sus enemigos en mi carnicería personal por las calles del mundo, en donde siempre me he abastecido, maravillosos restaurante con la carta exquisita de cientos de sabores de plasma caliente, escurriendo por mis labios. Magnifico banquete...

¿En que estaba? ¡Ah sí! el chiquillo a mi lado que me está confesando su tristeza anterior.
— Vardock Hyriado, con "H" aunque se pronuncia muda, no como suelen hacerlo los orientales. — aclare mientras sentía en un inicio su confusión por la información que le estaba dando, vamos, que no es fácil de digerir ni de creer, por supuesto era una tapadera y más tarde me encargaría de soltarle algo como: "soy actor de cortometrajes y estoy preparando mi nuevo personaje que es un vampiro ¿no me creíste verdad? eso de que mi nombre y las muertes" y blah, blah... chicles, golosinas, listones de seda, ositos de felpa y listo, chico convencido.

Luego de aclararle, este punto, profundizo en la explicación de su llanto, a lo que el niño parecía querer evadir, ah...lastima chiquillo, tus mejillas te delatan y dato extra, leo la mente, y ese truco de usar mi nombre como tema de conversación para escaparte no te va a servir de mucho.

Así que sin darle pie ni espacio para que se adentre en ese tema soso, me pronuncio profundo y le digo: — ¿Querías que te besara?— me encorve para ponerme a su estatura, pues soy superior de tamaño y él es más bien del tipo "compacto" y poniendo mis garras/ manos quiero decir, sobre sus hombros. Capture sus ojos con los míos, detallando más a fondo el color de sus mejillas teñidas de carmín encendido y que combinado con sus preciosos ojos, hacían una combinación única: — no pienso moverme de aquí... — hice un movimiento con el talón, que dio como resultado un sonido seco contra el suelo: —...hasta que respondas — finalice.


Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Mar Sep 11, 2012 10:11 pm

-Vardok Hyriado....

Trataría de no olvidarlo, así que repitió mentalmente el nombre un par de veces, aunque al parecer a final de cuentas no logró su cometido, ya que Vardock había terminado por traer de vuelta el tema, y ahora no hablaba sobre el llanto, sino específicamente de su razón, es decir el beso, sus mejillas se sonrojaron esta vez más que la vez anterior, aunque en su estomago sentía como un vacío, estaba nervioso, no sabía que responder y su cabeza no ordenaba las ideas para poder contestarle algo.

-y..yo....

Cuando le tomó por los hombros y lo vio directo a los ojos tan solo aumentó su nerviosismo, sentía que no podía mentirle, sin embargo, no estaba del todo seguro de que era lo que debía decir, no quería que se molestara, después de todo, él no había querido besarlo en un inicio y ahora que lo pensaba, la diferencia de edades era demasiada, seguramente él no tenía ningún interés en un niño como el.

-s...si quería que lo hicieras...

Terminó confesando finalmente mientras desviaba la vista, no podía seguir viéndolo a los ojos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Jue Sep 13, 2012 7:02 pm

Así que quiere que lo bese, pero como soy curioso, en este lado de mi alma, en donde no parece haber diferencia alguna con la masa de la que estoy hecho, me dispongo a preguntarle ahondando con sutileza (mentira sin etiquetar en la clasificación numérica)
— Soy un hombre, pequeño. — le recordé, a pesar del jugueteo que tuvimos antes: — ¿Te gustan los hombres? o ¿solo quieres jugar conmigo?— ven curiosidad.

Los mortales son criaturas que como dije antes son extrañas y tienen un poder único que puede hacer cambiar formas de pensar, es por ello que se nos pide que cuando visitemos su mundo debemos ser en extremo cuidadosos de no caer en sus garras, pues somos el arma perfecta, aunque en mi caminata de centurias no he encontrado tal bache en mi camino, será porque no soy de apegarme y ver a esta raza como lo que es "comida"
Entonces sin mover un ápice de mis extremidades sobre su cuerpo aun cuando me dio una respuesta, esperaba que contestara el resto, pero no solo eso.

Era su exquisito aroma que seguía embriagándome hasta el punto de ponerme al límite, quiero devorarlo, quiero beber de su sangre, desgarrar su carne y saciar mi sed con el plasma que recorre sus venas. Calma, tengo que calmarme y darle tiempo al tiempo, aunque es la primera vez que tengo este tipo de sentimiento (en donde repito que yo no tengo sentimientos) este deseo por poseerlo ¿qué tiene su sangre para ponerme así?
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Jue Sep 13, 2012 8:23 pm

Entre todo le sorprendió un poco que remarcara que era hombre, él lo sabía muy bien, es decir, era imposible confundir al mayor con una mujer, no tenía el cuerpo de una, ni las facciones de una, al contrario, era alguien muy varonil.

-lo sé.... sé que eres un hombre y.... bueno.. yo... no, no quiero jugar contigo....

En verdad las palabras del moreno lo confundían un poco, no era alguien que pudiera jugar con los sentimientos de los demás, al contrario era un chico muy sensible y, ahora que lo pensaba toda su vida siempre habían sido hombres los que llamaban su atención, a pesar de que a la mayoría de los chicos les gustaban las niñas, y si, literalmente le gustaban los hombres, no los niños, además de que le gustaban personas de su mismo sexo, siempre se fijaba en personas mayores a él.

-supongo que si, me gustan los hombres, es decir, siempre me han gustado solo hombres y... ¿eso es malo?

Había escuchado a un par de compañeros diciendo que eso era algo "malo" o "asqueroso" sin embargo a él le parecía algo completamente normal.

-¿te molesta?.....
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Vie Sep 14, 2012 9:23 pm

—No es que me moleste.— realmente me daba lo mismo, después de todo no es la primera vez que me encontraba con mortales que se enamoraban de su mismo sexo y yo mismo use mis encantos para seducir hombres jóvenes, claro una segunda intención, pero es algo que siempre ha existido y no lo veo ni anormal ni me parece asqueroso.

—Ni creo que sea malo. — agregue esperando que mis palabras lograran calmar de alguna forma la preocupación que veía asomarse en sus palabras pausadas y en sus preguntas, pero quise saber, con una curiosidad que desconozco en mí, por qué había tomado ese sendero, claro estaba tanteando terreno, pues como en antaño, esperaba usar esos "intereses" para mi conveniencia exclusiva.

— Que tiene los hombres que te atraen ¿no es mejor una bella mujer que sostener entre tus brazos que un cuerpo tosco que te abrace? y no, no te juzgo, solo es curiosidad.—lo dije antes, es curiosidad, pues en mis victimas anteriores nunca tuve tiempo ni interés por conocer sus razones, solo me interesaba que se desangraran lentamente y que su sangre estuviera tibia cuando se deslizara por mi garganta mientras seguía succionando de su cuello pálido en donde el desgarre de mis dedos producía laceraciones.

Me acomode, enderezando mi espalda y alejándome lentamente para que mi presencia no le produjera algún espasmo, pues mi presencia es fuerte y genero ese tipo de sensación en los demás, y no se confundan, sin duda es algo que me encanta.
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Sáb Sep 15, 2012 8:51 am

Cuando vio al mayor alejarse se sintió un poco más relajado, ahora ya no se sentía acosado por él y aunque le pregunta le confundía un poco, la respondería lo mejor que pudiera, y es que la verdad, nunca se había pueso a pensar en porque le gustaban los hombres y no las mujeres como a los demás, tal y como su mamá y papá, y es que simplemente era algo que sentía, no algo que pensaba.

-b...bueno, no lo sé, yo, me gusta que me abracen y... bueno... eh, no sé, veo a una niña y... la veo como amiga, nunca me han gustado, em... pero, un hombre, b... bueno, n...no sé me gusta que sean mas altos que yo y que... em... n...no lo sé.

Definitivamente ponerlo en palabras era mucho más difícil que ordenarlo en su mente y el sentir la mirada fija del mayor no ayudaba en lo más mínimo, se cubrió el rostro con ambas manos, tratando de tranquilizarse.

-no sé porque me gustan los hombres, simplemente me gustan, me parecen más guapos que las chicas y... y... t..tu... eres muy apuesto... y justo ahora.... solo me gustas tu...

Finalmente terminó confesandolo todo, sus mejillas ardían de un color rojizo, lo había dicho, no sabía la razón por la que le gustaba "Vardock" pero le gustaba, su físico, su forma tan fría de ser, incluso su tacto helado le gustaba, y tampoco quería que se confundiera que por decir que "le gustaban los hombres" creyera que TODOS los hombres le gustaban.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Sáb Sep 15, 2012 1:02 pm

Lo único que entendí fue: "no lo sé y no sé"

Realmente estaba muy nervioso, y es increíble como una simple pregunta puede desestabilizar a un mortal, aunque por lo que recuerdo en esta sociedad actual tan apegada al puritanismo de antaño, las mentes sobre la sexualidad apenas se están abriendo, la verdad se estaban tardando, pero confieso que era divertido desafiar las reglas sociales inscritas por la iglesia y mantenidas bajo la pena de ir al infierno.

Me mofe bastante de las leyes que regían por esas épocas, sin embarco y como dije antes el mundo ha cambiado y se ha vuelto débilmente tolerante, y lo digo porque la tolerancia es fácilmente la llave para la aburrida paz...de solo pensarlo me da escalofrió.

Sigo escuchándolo, hasta que llega a su confesión, pero como soy y como disfruto molestando a los demás, hasta en lo más mínimo, levanto mi mano, la pego a mi oído y finjo no escucharlo, cuando me encorvo para de nuevo alcanzar no solo su estatura sino el sonido suave de su voz: — ¿Qué dijiste? — le repito, para que me aclare: — ¿No escuche bien lo último? — dije agregando para que se creyera mi actuación: — ¿Qué yo qué? — pregunte siendo más preciso, para que no me diera una respuesta equivocada y supiera exactamente lo que quería escuchar de su boca directo hacia mi oído.

(user: casi hago que Killyem se debata sobre a quién contestarle post, pues dejaste mensaje con Nerox XDDD por supuesto ya lo borre para que no afectara el hilo de la historia ^^)
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Dom Sep 16, 2012 9:24 am

Se avergonzó aun más ahora que Vardock le pedía que repitiera lo que había dicho, había tenido el valor para decirlo una vez, pero no lo había escuchado, cubrió parte de su rostro con ambas manos, dejando tan solo su boca libre, para que así pudiera escucharlo bien.

-yo... dije....

No, no podía, era demasiado pronto para poder repetirlo, además seguía con el pendiente de que quizá alguien podía encontrarlos y no solo su confesión se arruinaría, sino que también los regañarían, bueno, a él lo regañarían y a Vardock lo echarían del lugar.

-¿p...podemos ir a mi cuarto de nuevo? a...ahí te lo diré de nuevo.... y podrás escucharme....

Sabía que no había sido por ruido, que no lo había escuchado, ese día estaba misteriosamente muy silencioso el edificio, pero necesitaba un poco de tiempo para poder recobrar el valor que había reunido para decirlo una primera vez.



(jajajajajaja gracias! y si, se me fue el mensaje con Nerox y luego ya no lo pude borrar después de postear con Quimey XDDD)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Dom Sep 16, 2012 3:55 pm

(user: me dio risa cuando Quimey pensó en Killyem como Vardock XDDDD)

Lo escuche atentamente, en su tartamudeo constante, culpa de su nerviosismo: — ¿tú dijiste qué cosa? — mi confianza solo sabía cargarse, aunque nunca se vio afectada en ningún sentido, después de todo es curiosidad por la comida, como cuando te informas si ha tenido una cadena (en el caso de la carne) de refrigeración correcta, o cuando caduca por que no te queda claro, ya que la etiqueta que da la fecha está casi borrada o si los ingredientes que contiene en el caso de un compuesto son artificiales o naturales, ven, curiosidad.

Pero de nuevo mi enfoque va hacia el chico que sugiere regresar a su habitación para, según su mente, repetir lo que acababa de decir podría traerle consecuencias y mi expulsión de lugar, claro, él no sabía que ya ninguno de los que se encontraban estaban bajo mi mando ahora y que yo despeje el territorio para nuestro confort.

Pero era divertido ir y venir o quedarse quieto y moverse sin tener a perros rabiosos tras de ti, es relajante.

— Entonces te sigo. — susurre para seguir la pantomima de "secreto" de "oculto" en este territorio que para sus ojos a esta hora estaba prohibido, mi presencia está prohibida.
Me detuve para que el iniciar el regreso a su habitación, para que habláramos de eso que parecía guardar su pecho.

Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Dom Sep 16, 2012 5:00 pm

Comenzó a caminar rumbo a su habitación una vez que el mayor le indicó que estaba bien hacerlo, comenzó a respirar pausadamente para tranquilizarse, iría a su cuarto y en el camino de ida cobraría el suficiente valor para poder decirle de nueva cuenta lo anterior.

Sin embargo el camino a la habitación pareció ser más rápido de lo que esperaba, aun no se sentía psicologicamente preparado, pero debía hacerlo, después de todo eso había prometido, una vez en el lugar se sentó en el sillón, esperando a que el otro le acompañara, sonriendole apenas un poco una vez que estuvo a su lado.

-b...bueno... lo que yo dije antes....

Tomó aire y finalmente reunió todo el valor que requería para hacerlo, tomó la mano ajena, sintiendo la fría piel del hombre, tan solo esperaba que no le molestara su acción.

-¡yo dije, que me parecías alguien muy apuesto y que me gustas.... solo me gustas tu!

Ahora no lo había dicho en voz baja, sino que lo había dicho lo suficientemente audible para que pudiera escucharlo y así no tener que repetirlo una vez más.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Dom Sep 16, 2012 7:08 pm

Me sonreía siguiéndolo, ocultándome en su guía hacia la habitación, observando su pequeña espalda, y percibiendo lo agitado de su respiración, pero según mi oído, su sistema respiratorio funcionaba correctamente, algo agitado sí, pero correctamente, así que deduje fácilmente la causa de su aceleración.

Pase el arco de la recamara, donde el chiquillo ya se encontraba sentado en un sillón a donde parecía sentarme para que la "charla" diera inicia.

Bien, ingrese lentamente, para que mi presencia no le destrozara el valor que en este momento estaba demostrando, mi gabardina negra se movía con cada paso que yo daba sin elevarse, por la escases de corrientes de aire, lo observaba mientras me acercaba, eran tan pequeño y se veía tan frágil, tan apetecible.

Quede justo en frente del sillón y me dispuse a tomar asiento a su lado, me senté con tal cuidado que no resintiera mi peso y eso pudiera generarle algún sentimiento de incomodidad o se viera opacado por mi fuerte presencia. Acomode mis manos sobre mis piernas ahora flexionadas, no me importo que la punta de mi abrigo tocara el suelo, no era importante realmente.

Comenzó a hablar, de nuevo tartamudea, dejando puntos suspensivos en sus palabras, puntos suspensivos, ampliados con el tiempo que se toma para llenar sus pulmones de aire, me imagino que es algún ritual para mantener su valor, entonces continua y esta vez se me confiesa sin atajos, sin torceduras y sin malas interpretaciones. Yo contesto: — Está bien, no creo que sea algo malo, de todas formas, si esto que dices es cierto ¿qué es específicamente lo que quieres de mí? me dices esto para que yo lo sepa y ¿cuál deseas que sea mi siguiente movimiento?— conteste, no como si no supiera lo que el chico deseaba, no, por supuesto que lo sé, sé que desea desde el fondo de su corazón, pero quiero que me lo diga, quiero escucharlo salir de sus labios, es interesante cuando se altera, cuando se desestabiliza, cuando se pone rojo y yo solo se sonreír como no lo hacía en mucho tiempo.
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Dom Sep 16, 2012 9:20 pm

La respuesta ajena terminó por sacarlo completamente de balance, no sabía que debía contestar a eso, generalmente sus romances terminaban antes de comenzar, ya fuera porque él mismo se desanimara mentalmente, o en las muy pocas y escasas ocasiones en las cuales se animaba a confesarse -como lo era esta vez- siempre había recibido una negativa inmediata, alegando a la diferencia de edad, o a su sexo, o simplemente a "no ser su tipo", pero de entre todas los escenarios posibles, nunca se había imaginado una situación como aquella.

-y...yo....

Estaba nervioso por no saber que debía contestar, quería estar a lado de él, quería que por un momento él sintiera lo mismo, que lo abrazara, lo besara y que por fin tuviera alguien que se enamorara de él, sin embargo.... eso no era posible, alzó la mirada viendo el rostro ajeno, alguien como él... tan serio, maduro, y con ese aire de elegancia, no se fijaría en un pequeño niño como él, dejó ir la mano ajena de entre las suyas.

-n...no lo sé, solo quería decírtelo q..que hacer ahora es decisión tuya, no mía.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Lun Oct 01, 2012 6:37 pm

—Oh que interesante, entonces, soy yo quien tiene la última palabra, soy yo quien decide que hacer. — pero bueno, este pequeño realmente desconoce los alcances que tal confesión tendría en una per…casi vómito, un mortal común y corriente. Que tal confesión es un cheque en blanco al portador para ser cobrado por cualquier monto. Peligroso, sin lugar a dudas.

Con anterioridad me he percatado de sus deseos ocultos bajo el velo del silencio, es posible que este niño desee un amor de cuento de hadas, con un príncipe montado sobre su corcel blanco, galopante, que lo lleve consigo a su castillo magnifico para cazarse.
Que mantiene a los mortales tan unidos a esa ilusión de amor…casi vomito de nuevo. Ese sentimiento tan caótico que ha provocado el quiebre de sociedades, la caída de imperios, el inicio de guerras, plagas putrefactas de celos y analizándolo no es tan malo. Oh si, un amor mal cuidado, mal dado, mal devuelto, indirecto, no correspondido, con barreras de edad, de género, de religión, un tabú; es el relleno para este agujero en mi interior, puede ser divertido moverse en estas esquinas desconocidas, como lo llaman en esta generación…experimentar.

Bien, sería interesante hacerlo, para variar mi agenda de: “seducción y alimento” que he llevado por más de 400 años. Estiro mi mano extendiéndosela gentilmente (un truco de los muchos que se conocen) y le hablo normalmente (dulce no, esa palabra me da caries) — ¿Y si acepto que haríamos?— pregunte por dos razones, que se conocerán (si todo sale bien) en mi siguiente post.
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Lun Oct 01, 2012 10:56 pm

-b...bueno... nosotros....

A cada pregunta del mayor se sentía más fuera de lugar y es que en verdad no esperaba que le hiciera esas preguntas, no sabía que debían hacer, es decir, en teoría si sabía lo que podían hacer, pero no se le ocurrían muchas ideas en ese momento, además ¿realmente le diría que si, o solo se estaba divirtiendo un rato a costa suya?

-n..no lo sé... bueno... podemos.. hacer muchas cosas, lo que queramos, em... salir a pasear, tomarnos de la mano, abrazarnos.... besarnos..

No pudo evitar ponerse rojo nuevamente al mencionar la última palabra y es que en realidad la inocente mente del pequeño, el cual en su vida había dado siquiera un beso podía concebir en ese momento en qué es lo que iría más allá de un beso, si, era un chico enamoradizo, pero eso no significaba que supiera mucho en respecto al tema.

-pero... si... podemos hacer lo que tu quieras... y yo quiera...

Claro estaba, que tampoco haría algo que no quisiera, en ese momento no se le ocurría algo en especifico, pero si lo hacía sentir mal o incómodo, en definitiva se negaría.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Miér Oct 10, 2012 10:32 pm

Lo escuche pacíficamente, enseñando absoluta tranquilidad, calma completa, por cada palabra que salía de su boca, en la que notaba inseguridad. Tartamudeos de nuevo, dudas, puntos suspensivos invisibles y sugerencias curiosas, engalanaban su dialogo.

Sus ideas sobre qué hacer me parecían un atentado a mi naturaleza torcida, pero vamos, estoy en modo “cazador” y para que mi apetitosa presa caiga, debo de poner un suculento cebo, por lo que sus tartamudeos, y reacciones que variaban desde su rostro encendido al llanto mezclado con sueños rosas y osos de felpa.

Nada mal, su sangre debe ser un turrón de azúcar granulado. Relamo mis labios e inclino mi cuerpo, cubriendo el suyo con la sombra de mi figura, bajo de nuevo mi tono de voz, marcándolo en un susurro grave y profundo: — Y que pasa si quiero hacer algo más que “besarnos” — acerque mi rostro de forma tentadora al suyo, clavando mis orbes doradas sobre las suyas cargadas de pureza, con mi aliento helado, susurrando de nuevo sobre su piel rosada: — ¿Cómo lo hacen los hombres? ¿lo sabes? Como se entregan unos a otros, para calentar sus cuerpos y cabalgar sobre sus pelvis, mientras el sudor resbala inclemente, denotando placer. — levante mi mano y la guíe a su mentón, para sostenerlo y evitar que ante mi pregunta, bajara su rostro.
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Miér Oct 10, 2012 11:13 pm

Mantuvo su mirada fija en los ojos ajenos mientras lo escuchaba, no podía evitar sentirse avergonzado ¿mas que besos? se refería a.... su primera vez, e igualmente la forma en la que lo decía, lo apenaba y al mismo tiempo le hacía sentir curiosidad por aquello, la verdad no sabía exactamente la manera en la que dos hombres lo hacían, es decir, el aspecto físico nunca le había importado demasiado, él se dejaba guiar más por los sentimientos, era un romántico sin remedio.

-V...vardock... yo...

Quería desviar la mirada, tomar un segundo para respirar y pensar las cosas, pero la mirada ajena seguía clavada en su rostro, aunque mirara en otra dirección lo seguía sintiendo, mirandolo fijamente, como si pudiera leer su alma con claridad.

-yo.... si tu... tu.. ¿me quieres?

Sabía que era una pregunta tonta, el hombre aquel no parecía alguien que pensara en los sentimientos, pero en su mente, en su mundo, quizá si le gustaba e incluso podía llegar a quererlo, él sería aquel príncipe que se quedaría a su lado, todo dependía de su respuesta, estaba dispuesto a entregarse a él ciegamente, ni siquiera pensaba en la posibilidad de que jugara con él, en su mundo no existía esa posibilidad, si "Vardock" le estaba proponiendo aquello, debía ser porque lo quería, porque deseaba hacer el amor con él, cerró los ojos finalmente, esperaba que su respuesta fuera un sí y lo besara, moría por un beso de sus fríos labios, una helada caricia que a su parecer serían de lo más cálidas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Jue Oct 11, 2012 8:10 pm

Sigo diciendo que los mortales son tan entretenidos, hasta el punto que han logrado captar mi atención en ellos, fijarme con sutileza en sus asuntos y desvelar el secreto de la palabra "amor" que las hace criaturas sentimentales, que viven de sus emociones y son estos los que a tal punto, pueden manejar su vida, y llenarla de producción o desdicha.

Observando todas sus reacciones, sin apartar la mirada de la suya, presionándolo casi y lo digo con descaro absoluto, pues entre tanta duda de sus palabras, soy yo quien trata de transmitirle firmeza que espero lo contagie, aunque desestabilizar mentes es algo simple para mí, y ahora la suya debe estar pasando por rincones oscuros y estrechos.

— Explícate pequeñuelo. — ¿querer? no quieres a la comida, la necesitas para vivir, y yo necesito su sangre, con la que me he encaprichado para alimentarme. Sin embargo esa pregunta suya me recuerdo por instantes un pasado que borre por gusto, uno donde "ella" me pregunto lo mismo, y a lo que conteste irritado y sin deseos de seguir la conversación...querer, esas palabras solo calzan en las bocas mortales, que gustan del endulzamiento de edulcorantes verbales para lograr sus propósitos, y no es que sea yo, alguien que tuerza las cosas, pero no me gusta usar métodos tan de baja calaña. Espero por su respuesta sin moverme un ápice.

Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Sáb Oct 13, 2012 12:23 am

Cada vez que pensaba que avanzaba un paso en realidad terminaba pareciendo que tan solo había retrocedido dos, no sabía que era lo que debía de contestar ahora, pensaba que todo se explicaba por si mismo, pero a final de cuentas tan solo terminaba con otra pregunta del mayor que tan solo le hacía sentir más tonto de lo que ya se sentía.

-no... nada, olvídalo...

Quizá lo mejor era ya no insistir en el tema, Vardock no parecía estar consciente de lo que sentía por él y a pesar de ya habérselo dicho y de haber aceptado a tener más que besos con él, siempre y cuando le contestara aquella pregunta, a final de cuentas tan solo seguía preguntando cosas al respecto, como si realmente no estuviera interesado en él como quería creer.

-solo... olvida lo que dije, ¿está bien?

Trató de sonreirle un poco, y es que a final de cuentas estaba acostumbrado a aquel sentimiento de rechazo, lo mejor sería dejar las cosas como estaban, si seguía insistiendo, quizá tan solo se haría ilusiones más grandes que luego se romperían.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Sáb Oct 13, 2012 10:46 am

Que interesante, este chiquillo, parecía retractarse a cada pregunta que yo hacía, por lo que decidí, empujarlo.

—No quiero olvidarlo.— replique y agregue: — No quiero olvidarlo, porque que es algo importante, para el desarrollo de NUESTRO futuro. — remarque perfectamente la palabra “nuestro” haciéndola sonar con más fuerza que las otras, mi mirada cambio, indagando en todo su ser con el poder que poseía y que me permitía seguir haciendo, lo que hacía desde hace centurias (una de las cosas)

Como si de un libro abierto se tratase, cada página de su mente era leída meticulosamente por mí, cada ápice y cita plasmada en ese pequeño libro, me servía de referencia para mi próximo movimiento, aunque como dije antes, mis intenciones son las de empujarlo, para que caiga y ser yo quien lo reciba.

— Realmente ¿es tan poco importante para ti, que quieres que lo olvide? Eso significa que no vamos a llegar a ningún lado, si no me dices las cosas como son. No soy un chico como los que te has encontrado en otros lugares…— ciertamente, ninguno me llega a los talones, ni mucho menos, continúe: — …soy alguien con muchas cartas bajo la manga, pequeño, demasiadas como para que las veas durante toda tu vida, pero supongo que eso te ayudara a mantener tu atención en mí — no diré que sonreí, porque eso sería una mentira más grande que muchas de las que he contado, no, no soy de sonreír, por el contrario, me mostré serio, siendo congruente con cada palabra que salía de mi boca y esperando de nuevo su respuesta.
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Sáb Oct 13, 2012 2:59 pm

Y una vez más estaba ahí esa confusión, esa manera en la que lo desconcertaba con sus palabras, primero pareciendo tan distante, para luego parecer querer acercarse un poco más a él, y justo ahora se sentía muy feliz había dicho "nuestro" futuro, es decir de ambos, ellos dos, juntos, sus mejillas se sonrojaron una vez más y le sonrió un poco más relajado, después de semejantes palabras, era imposible que pudiera contenerse.

-yo... cuando hice esa pregunta, que si me quieres, es decir... yo, sé que no nos conocemos mucho, pero... quiero conocerte, quiero pasar tiempo contigo, quiero que tu también me quieras y de ser posible... más adelante... enamorarnos de verdad, si es posible....

Estaba apenado y no estaba seguro de si lo que le estaba diciendo estaba expresando correctamente lo que quería decir, esperaba que así fuera, ya que se sentía un poco torpe y si además de eso no lograba expresarse, peor aún.

-¿si me entendiste, verdad? perdón... yo.. soy malo con las palabras, cuando me pongo nervioso digo cosas sin sentido jejejeje y... la verdad tu.... me gustas mucho y me pones muy nervioso...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Sáb Oct 13, 2012 4:02 pm

Así que eso era lo que quería, pero como soy y me gusta molestar, levanto levemente mi voz e hice una réplica a sus palabras, a sus argumentos: — Entiendo y no lo entiendo pequeño — realmente me interesaba poco entrar en debates sobre relaciones, aun cuando hice la pregunta, pues es cierto que no me gusta exteriorizar en asuntos que para mí, son desconocidos, y en ningún momento he relacionado con mi existencia.

Ahora, el chiquillo se veía tan serio, aun tartamudeando, que solo por ello, o usare eso de excusa ante cualquier jurado si me lo pregunta, conteste de forma que siendo yo, me desconozco.

— Te quiero — como mi alimento: —aunque, si es verdad que siento algo extraño.—susurre para mí mismo, más que para cualquiera: — Es como una sensación placentera el estar a tu lado — desvié mi mirada hacia el frente, dejando de presionarlo y pensando en ese sentimiento (YO, con sentimientos, esto es nuevo) extraño, que me hacía divagar en razones y perder mi objetivo principal — De todas formas... — recobre la compostura, siendo el tiempo mi peor enemigo — ...¿no son los niños de ahora muy descuidados? ¿Por qué yo? ¿No conoces ni una parte de mí? No sabes quién soy, como soy, no sabes nada— allí estaba esperando de nuevo por sus palabras.
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Dom Oct 14, 2012 10:48 pm

No sabía si había logrado dar a entender lo que quería, en momentos parecía que si lo había logrado, pero al mismo tiempo parecía que más bien el mayor había tenido que descifrar sus palabras para finalmente dar con lo que originalmente quería decirle, escucharle decir que si lo quería lo hizo sonrojar una vez más, sus palabras aunque no eran las más románticas o melosas, eran perfectas a su parecer, Vardock se expresaba de una manera precisa y sencilla, aunque es cierto, quizá estaba siendo descuidado.

-puede que así sea... después de todo... en realidad hasta hace poco te tenía mucho miedo.

Y es que era cierto que no podía olvidar el incidente ocurrido en la iglesia, como había terminado por romper su lapicero y la mirada helada que le había destinado, incluso había perdido su cuadernillo de dibujo.

-pero... no me importa porque a final de cuentas me gustas, tu manera de ser es extraña y me llama la atención, además a pesar de tener un toque tan frío, de hablar de manera tan seria, de ser tan distante....

Tomó la mano del otro y la llevó a su pecho, haciendolo sentir como palpitaba su corazón a la vez que volteaba a verlo, ahora que había comenzado a hablar de como se sentía, ahora que había escuchado al otro decir que lo quería, quería explicarle todo lo que le hacía sentir.

-aun así, no puedo evitar que mi corazón palpite de esta forma al estar contigo, siento que mi pulso se acelera, que me siento feliz a tu lado y siento muy, muy cálido en mi interior.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Mar Oct 16, 2012 10:28 pm

—Es absolutamente normal. —dije sin miramientos a su primera confesión, pues todos me temen y es algo que me encanta, porque el temor es un inicio del que se deriva el poder y yo, me embriago de poder siempre que puedo, por ello, y resaltando un párrafo de su mente, en la iglesia, un evento reciente, tuve esa reacción en donde mi contrincante, queda resumido en una palabra “piltrafa” claro, sus recuerdos eran otros, unos que rozaban consigo mismo.

Entonces toma mi mano al final de su segunda confesión, y la lleva hacia su pecho, en donde distingo el vibrar, el sonido acelerado de aquella válvula muscular que habita en ese rincón de su cuerpo diminuto y que transporta todo ese alimento exquisito, cuya tibieza en mi mente, hace que me relama los labios.

En cuanto las palabras terminan de salir de su boca, alejo mi mano de su pecho salvajemente y lo estrecho entre mis brazos, pegando mis labios a su cuello, besándolo y luego lamiéndolo, dispuesto para encajar mis afilados colmillos en su dermis y desgarrarla, alimentándome por fin, sin embargo me detengo y solo susurro solo para su oído: — No sabes ni la mínima parte de mi chiquillo, de saberla te faltarían piernas para huir.— lo empuje de mi lado, y me acomode luego: — ¿Qué tienes que te hace diferente?— de nuevo espere su respuesta, acomodándome en mi lado del mueble.
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Miér Oct 17, 2012 11:44 am

Sentir los labios helados contra su cuello le hizo estremecer, era la primera vez que alguien tocaba su cuello de esa manera, sentía como un escalofrío recorría todo su cuerpo, como si un hueco se formara en su estomago y finalmente sus mejillas arder por el sonrojo, era una sensación que recién notaba le gustaba sentir, a pesar de que resultaba un poco incómoda, aunque todo esto terminó cuando el otro lo empujó, dejándolo una vez más confundido,una vez más comprobaba que por más que lo intentara no lograba avanzar con el mayor, quería que le dijera lo que sentía y lo había hecho, pero a final de cuentas ¿qué había ganado? nada...

-no lo sé...

susurró a la par que se acomodaba en el lugar, esta vez guardando un poco más de distancia, no porqué le tuviera miedo, eso ya lo había dejado atrás, sino porque le dolía sentirse cerca del otro para que luego sin más lo alejara como si no fuera importante.

-yo sé que no conozco nada sobre ti y no sé que es lo que tengo que me hace diferente y siendo honesto, no me interesa si soy igual o distinto a los demás... tan solo quiero ser yo mismo.

Todo esto lo dijo con la cabeza baja, mirando el piso como si esto fuese lo más interesante en su mundo, no sabía como continuar, ya no sabía como debía comportarse, simplemente no entendía lo que estaba pasando, si le gustaba al otro o no, quería una respuesta y no lograba encontrarla, lo cual lo hacía sentir terrible.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Vie Oct 19, 2012 10:43 pm

Escuche lo que dijo, atento, como si esas palabras fueran a enterrarlo o a liberarlo. Quizás.

— ¡Ja! — este sonido salió de mi boca con fuerza: — No es mi intención entrar en pláticas filosóficas chiquillo, solo estoy diciéndote que no soy quien tú crees. — me acerque de nuevo a él, invadiendo con ganas asesinas su espacio "privado" usando un tono atacante, que a cualquiera afectaría hasta asustarlo, haciendo que cada uno de sus sentidos saltara y le advirtiera sobre mis intenciones: — que pensarías si te dijera que soy un asesino, que he matado a sangre fría por años, que...— me seguía moviendo lento, dándole oportunidad para que escapara de mí, y aceptara que soy de lo peor, lo cual siendo sinceros no me afecta en lo absoluto, aunque viniendo de él, tal vez...
No, estoy divagando.

Seguí con mi relato, con mi confesión grotesca — ...he visto mortales desangrarse en mis manos, viéndome con miedo y luego perdiendo el brillo de sus ojos, he desgarrado el cuello de niños mientas llaman a sus madres con tal fuerza y sentimiento que a cualquiera (menos a mí) le helaría los huesos, he desgarrado cuellos y es solo el principio de mi rutina de horror. — lo mire fría y calculadoramente, para preguntarle: — Ahora ¿te gusto?— me quede estático, esperando por 4 vez su respuesta.
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Miér Oct 24, 2012 1:51 pm

La verdad no estaba preparado para escuhar una respuesta com aquella.... Vardock era un asesino, había matado a niños y a adultos sin importarle los sentimientos o el dolor que causaría no solo a ellos sino a todas las demás personas que ahora extrañarían a aquel que había muerto, aunque sería mentira si dijera que no lo creía, tan solo hacía falta con recordar como se había sentido en el momento en que había roto su lapicero en la iglesia, había estado aterrado y por un momento llegó a pensar que si permanecía cerca de él, en realidad podría matarlo, pero ahora ese pensamiento había desaparecido...

-si.... me sigues gustando.. no me sorprende que seas un asesino.. la verdad, ya lo había pensado, pero.... creo que si realmente quisieras matarme, ya lo habrías hecho, no creo que tenga una verdadera diversión en asustar a un niño asustadizo.

Y era cierto.... quizá asustar a un hombre que se creía muy valiente fuera interesante para alguien como Vardock, pero... ¿asustar a un niño que se asustaba fácilmente? Eso no representaba reto alguno para nadie.

-n...no negaré que me da miedo el escucharlo, pero... sigues gustandome, porque siento que no me harás daño.

Anque ahora que lo pensaba... ¿si lo hiciera?.... ¿qué pasaría? ¿cuánto tiempo tardaría su familia en darse cuenta de su asusencia? No estaba seguro y la verdad.... eso era lo que más le aterraba, l idea de que su familia no notara su ausencia... o peor aun, que no le importara, no e scomo si tuviera mucho contacto con ells a final d ecuentas, pero.... aunque no estuviera ahí para verlo... dolía imaginarlo.

-no... no quisiera morir solo, si en realidad planeas matarme, al menos quedate conmigo.. no me dejes solo... me aterra la oscuridad y estar solo....

Por eso tenía a Ray y dormía con él, así al menos tenía un poco de compañia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Jue Oct 25, 2012 8:55 pm

— Oh, pero hay más chiquillo, mucho más. — acerque más mi cuerpo al suyo con intención de robarle el aliento con mi presencia marcada por esa aura maligna que justo ahora emanaba cual gas venenoso, marchitando cualquier vestigio de vida.

Levanté mi dedo en dirección de su frente y aunque sus ojos no lo notaran, el iris rojo, perfectamente acostumbrado, detallaban la energía acumulada en la punta de mi dedo gélido. Era una capa de niebla negra, expandiéndose a lo largo de mi extremidad y tocando su parte frontal para de esta forma, hacerle conocer otro de mis tantos secretos: — Puedo leer la mente. — afirme con una voz sorprendentemente ronca y profunda, como el eco tremebundo producido en el interior de una cueva, ese mismo eco que hace estremecer a cualquiera preguntándose si la voz es humano o paranormal.

Use entonces para confirmar mis palabras y que no se me tildara de loco, el contenido de aquel texto escondido en su mente, reproduciéndolo tal cual después de escucharle decir lo primero: — ¿si lo hiciera?.... ¿qué pasaría? ¿Cuánto tiempo tardaría mi familia en darse cuenta de mi ausencia? — mis ojos punzantes de un rojo vivo, parecían rasgar su carne, indagando en ella, tratando de hacerlo dudar de sus confesiones anteriores, restándole fuerza a sus palabras, pues yo estoy dentro de la zona desconocida: — te da miedo estar solo, así que por eso tienes a la serpiente, con quien duermes para al menos tener un poco de compañía. — otra confirmación de mi poder. Y ahora qué vas a hacer chiquillo, vamos, huye, como lo hacen todos los demás, corriendo despavoridos, alejándose mientras me ruegan por sus patéticas vidas.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   

Volver arriba Ir abajo
 
Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» FRASES DE COMICS
» El faro más grande del mundo, en la ciudad más bella del mundo.
» [Prologo] En esta noche tan bella...
» Cuento: La Tormenta
» Azoteas: recuerdos, soledad, y una bella luna(libre)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Ciudad Esmeralda :: Z O N A - E S T E :: ·· Instituto Privado Emerald-
Cambiar a: