¿Alguna vez imaginaste un lugar lejano, escondido del resto, un nuevo Eden particular... donde puedes ser quien, como y cuando quieras, donde no existan etiquetas, creencias, ni banderas? Vive y deja vivir, porque en Ciudad Esmeralda todo tiene lugar.
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
 photo ADVERTENCIA18_zps285ec6fb.png
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña

Comparte | 
 

 Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Lun Mayo 07, 2012 9:06 pm

Al fin habían llegado al instituto y no tardó en adentrarse a los dormitorios, seguido por el mayor, a esas horas aun podía decir que era su hermano visitándolo, así que no había razón para ser precavidos al extremo, su habitación estaba en el último de los pisos de los dormitorios, parecía que todos estuvieran fuera u ocupados, le pareció extraño no encontrarse con nadie en el camino, pero mejor para él, así no tendría que dar explicaciones en el remoto caso de que alguien preguntara por el mayor, en menos de lo que esperaba ya se encontraban en la puerta de su habitación, la cual abrió dándole paso al moreno.

-adelante, disculpa el desorden.

La verdad el lugar no estaba para nada desordenado, si acaso un par de cosas fuera de su lugar, la habitación era amplia y ocupando gran parte de una de las paredes se encontraba un espejo que ocupaba la misma desde el suelo hasta el techo e igualmente a lo ancho, el espacio frente a él estaba vacio donde ensayaba rutinas de baile seguido, del otro lado de la habitación se encontraba una cama amplia y de tamaño matrimonial, un sofá en la entrada del lugar, y un pequeño frigobar donde guardaba algunos bocadillos y bebidas, junto a otras cosas de la decoración, la cual a grandes rasgos era un tanto aniñada y quizá... femenina.

-bienvenido a mi casa... ahora... ten cuidado, Ray debe de estar por aquí en algun lado...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Miér Mayo 09, 2012 8:09 pm

Me invita a entrar.

Y es imposible para mí que no piense mientras doy el paso que me llevara hacia delante en su habitación en aquella leyenda sobre los vampiros (criaturas patéticas) referentes a sus limitaciones para ingresar a un lugar si no se les invita, si, realmente patéticos.

Ahora, detallo el lugar como es costumbre y no puedo evitar pensar en todo adorno disponible en los colores más "pastelosos" existentes, pero el orden imperaba y ese era un punto a su favor (2) y en contra (1) pues cuando lo desangrara, la sangre teñiría allí donde lo tomase, estropeando el decorado rosa (1) aunque sería fácil de encontrar (2)

Hay un espejo de tamaño normal que no me afecta en absoluto y del que me ayudo para arreglarme el cuello de la gabardina, que se ha torcido, pero sin duda lo que me asombra (cosa difícil en mi) es el tamaño de su cama, y es que sencillamente alguien tan pequeño podría "nadar" literalmente hablando, en ella.

Me da la bienvenida, a lo que contesto con un: —Gracias, eres muy amable— y luego me dice que tenga cuidado con "Ray" pues esta por algún lado seguidas sus palabras de un silencio al que remplazare por puntos suspensivos.

Permanezco en mi lugar, pues solo di un par de pasos dentro y me quede quieto, buscando con mi aguda vista al reptil que sería mi cómplice, pero no he dado con él, tal vez sabe de mí y se mantiene en alerta, escondido.

Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Miér Mayo 09, 2012 10:13 pm

Se adentró en la habitación, comenzando a buscar al reptil, debía estar en un lugar cálido, así que inmediatamente se acercó al frigobar y lo movió un poco viendo como detrás del mismo se encontraba la serpiente disfrutando del calor que le brindaba aquel rincón.

-¡aquí estas, Ray! mira, tenemos visitas jejejeje

Tomó al reptil entre sus manos, cargándolo para llevarlo con el mayor, mientras dejaba que se enrollara entre su brazo, subiendo hacia su cuello, donde terminó enroscándose como si fuese una clase de bufanda.

-jajajaja estás frío Ray, la verdad, eso me recuerda un poco a tus manos, son igual de frías que el cuerpo de Ray.

Finalmente regresó con Killyem, mostrandole a su "pequeña" mascota, mientras hacía aquella inocente comparación, quizá esa era la razón por la que en un inicio no le había molestado el contacto con la piel ajena, aunque solo recién lo notaba.

-¿te gustaría cargarlo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Miér Mayo 16, 2012 9:09 pm

Me comparo con una serpiente, bueno tampoco es que estuviera tan lejos en nuestras temperaturas, sin embargo, si alguien que no sea el me lo dice no dudo de partirlo en dos y no conforme con ello dárselo a comer a alguna pitón para que lo regurgite.

Pero como para el chiquillo tengo otros planes, sencillamente hago oídos sordos de su comentario y así como el me ha dicho me aproximo hasta el reptil para detallarlo.
Se le ha enroscado cual accesorio, cosa apetecible, luego el pequeño me invita a tocarlo, usando un tono dulce, realmente solo me interesaba una parte de la serpiente, por lo que acepto de muy buena gana a tocarle, estirando mi mano para hacer contacto con su resbaladiza piel compuesta de escamas tipo red, cuyo color es mucho más marcado en el "lomo" si es que tiene, que en la parte baja.

Presiono mis yemas, con el propósito de mandar una señal de esta forma oculta, el mensaje es simple: "mírame" a lo que "Ray" obedece, girando su cabeza y mirándome detenidamente, entonces mando la segunda señal oculta, esta vez usando mis iris, de nuevo un mensaje simple: "obedécem y se mis ojos" a lo que la serpiente asiente.
Me reconoce de esta forma como su señor y ahora tengo un espía no puedo estar más complacido.
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Jue Mayo 17, 2012 9:23 pm

Cuando Killyem comenzó a tocar la serpiente le hizo sentirse feliz, y Ray no hacía nada por resistirse al toque, al contrario parecía gustarle y poco a poco comenzó a acercarse hacía killyem, subiendo por su brazos, enroscándose en el mismo mientras subía hacía el cuello del otro, la verdad le hacía feliz verlo así, se veía muy tierno.

-jejejeje le agradas.

Comentó alzando su mano para tocar a Ray, aunque acto seguido desvió su mano hacía la mejilla del mayor, sintiendola tan fría como al reptil.

-estás frío... ¿siempre estás así?

Era una inocente pregunta, no se explicaba porque no podía ser más cálido, aunque a final de cuentas le parecía que su temperatura corporal encajaba perfectamente con la personalidad del mayor, parecía frío y distante, aunque a su parecer, de cierta forma si podía ser un poquito cálido.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Vie Mayo 18, 2012 7:36 pm

El reptil comenzó a enredarse al rededor de mi brazo, con su brillante piel y un frio desagradable que me presionaba, estirándose para alcanzarme, yo por mi parte lo dominaba ya con la mirada, un solo parpadeo de mis ojos, un ladeo suave de mi rostro y ella me sigue con su cabeza como si fuera un espejo que copia cada acción de su ahora "amo"

Aparte la mirada entonces del "ofidio", y me fije para no llamar la atención (y sospecha) en el pequeño, abrí mi boca y deje que las palabras fluyeran en su dirección: — Tal vez le agrado por qué tenemos la misma temperatura — Mentira, sencillamente mi poder le ha dominado y ahora hace lo que quiera, desde atacar al niño si así se lo pidiera, hasta asesinar.

Lo veo acariciar a "Ray" pero su mano se desvía curiosamente, terminando en mi mejilla en donde me pregunta después de decir lo obvio que si siempre soy frio, a lo que la respuesta divago por mi mente. Soy frio desde que nací, pues naci muerto, por ello la ausencia de calor es la prueba reina de que no soy de este mundo, no soy mortal, aunque camine entre ellos con orgullo y despotismo, viéndoles como el ganado que son, pero claro, no puedo darle esa respuesta, pues él no conoce esta realidad, y tampoco va a conocerla cuando en mi agenda sus días están contados.

Tomo su mano, y por algún motivo, acuno mi mejilla sobre su palma, en donde la serpiente también ladea su cabeza y entonces en un susurro que se ha convertido mi voz, una suave brisa con sonidos, le digo: — Es una de mis virtudes, me ahorra gastar en calentador y abrigos en invierno y mas con esta escases económica... — bromee, pero luego termino dejando un mínimo agregado a mis palabras: —...Aunque si quieres calentarme, no tengo problema — lo vi a medias, con mis ojos de nuevo chispeantes por el rojo acristalado de mis iris que parecían pronunciarse más que antes.
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Mar Mayo 22, 2012 8:48 pm

Cuando le tomó la mano no pudo evitar apenarse por ello, había tocado su mejilla inconscientemente, aunque definitivamente le gustaba aquel sentir, aunque ahora que lo pensaba, y tras las palabras ajenas, quizá se había puesto en una situación "de riesgo" es decir, quizá era peligroso estar así con el mayor, aunque a final de cuentas, muy en el fondo, no lograba desconfiar de él.

-me gustaría hacerlo....

La respuesta nació inconsciente en sus labios y para cuando se dio cuenta, no pudo evitar ponerse aun más rojo por ello, a su parecer aquello había sido algo demasiado atrevido, aunque era la verdad, quería darle un poco de su calor al mayor, aunque no estaba seguro de como se haría eso, se puso de puntas y sin pensarlo trató de darle un beso al mayor, aunque... no contaba con que el otro era mucho más alto que él y ahora solo se sentía ridículo y algo tonto de aquella manera, en especial porque seguramente -en su mente, se imaginaba que- el mayor ahora estaría molesto por su acción.

-eh....
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Miér Mayo 23, 2012 10:37 pm

Ordene a la serpiente que nos dejara, en donde el reptil saca su lengua bífida y zigzagueante a modo de respuesta, por lo que comienza a bajar por mi brazo, con su piel deslizándose por la manga de mi gabardina negra y baja guiándose por su cabeza hasta tocar el suelo, has sido un movimiento atlético digno de una criatura de su envergadura, que esta dotada con tal elegancia que tiene fanáticos en todo el mundo, incluido al chiquillo que acaba de contestar a mis palabras de forma algo atrevida, pero no es que lo desapruebe, por el contrario, me encanta su determinación.

Así pues le contesto sin palabras, y le doy tal abrazo (por supuesto limitado a su peso y fuerza, para no romperlo) que mis brazos resienten su temperatura y atraviesa mis huesos, he sido poético en la descripción, pero una sensación nostálgica me inunda a mí que vivo (y es un decir) vacio y en penumbra (cosa de la que no quejo) lo sujete para que no se apartara por miedo a que mi contacto, aunque pedido fuera demasiado para su mente y terminara en un acto natural alejándose, por lo que le susurro contra el oído, como el eco de una voz apagada: — Entonces quédate así por unos minutos y no digas nada— en las memorias pasadas que me niego a renombrar, el aroma que despide su cuerpo me recuerda un amor que nació muerto en donde el inevitable olvido termino por devorarlo.
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Jue Mayo 24, 2012 9:10 pm

Se dejó abrazar aunque el sonrojo en sus mejillas no tardó en hacerse presente, era un abrazo frío y carente de todo calor, sin embargo le gustaba de cierta manera, sonrió con sus palabras, claro que se quedaría así, se abrazó a él igualmente, apretandole suavemente, le quería sentir cerca, cerró los ojos disfrutando del frío contacto.

No supo cuanto tiempo fue el que permaneció de esa manera pero le parecía que jamás sería suficiente de estar entre los brazos ajenos, no se retiraría a menos que fuera el mayor quien le alejara, sin embargo una inocente pregunta terminó por nacer de sus labios en medio de aquel abrazo.

-y.... ¿al fin me dirás tu nombre?

Deseaba saberlo, al menos una pista, o un apodo, o un nombre aunque fuera falso, quería saberlo y poder sentirse feliz de llamarle de alguna manera, apretó un poco más el abrazo después de la pregunta, sabía que habían hecho una "promesa" sobre el cuando se lo diría, pero ansiaba saberlo ya, además.. no hacía ningún daño preguntar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Miér Jun 20, 2012 8:17 pm

Sigue apresándolo entre mis brazos, con euforia silenciosa, preguntándome que era esta sensación mal sana que brotaba en mi interior, que me arrancaba la sed que de por si vivía en mi interior como único incentivo para continuar con esta "existencia" magnifica y maldita.
¿Me he vuelto romántico? no contesten, déjenlo como una simple pregunta al aire y que sea la respuesta de conocimiento privado, pues aquí estoy "yo" Killyem Alexander lafavre, señor de la oscuridad aferrándome a mi presa en silencio, sin deseo alguno de hincarle mis dientes y secarle la vida.

Escucho sus palabras, su pregunta, su pedido, aderezado con ese tono de voz dulce del que hace gala y como soy contesto en un susurro que parece desaparecer cada que emite un sonido : — Aún no es tiempo, déjame jugar un poco más. — quede embriagado por su aroma, preguntándome quien era la presa y quien la víctima, como era que yo había cambiado tanto, en tan poco tiempo, y con la serpiente zigzagueando, serpentina por el suelo, levantándose con su estilizado cuerpo sobre la superficie de la cama y fijando sus amarillentos ojos que sobresalían de sus cuencas sobre su señor domado.

Reacciona, me dije a mi mismo, recordando que los mortales solo sirven para dos cosas, para comer y para coger en donde la palabra vulgar tiene cierto encanto solo cuando va detrás de comer, y donde confieso que yo no hago lo segundo por higiene, pero es solo que este chiquillo por algún motivo me toca la fibra más profunda que incluso no sabía que tenía, porque yo no tengo ese tipo de cosas dentro de mi cuerpo inerte.

Me separo y recupero eso que se ha robado tan descaradamente, aunque él no lo sepa, así pues, busco una fuente de hielo en este rebosante de sentimientos cálidos: — tienes mucho espacio aquí... — fingí interés en algo banal: —... ¿qué haces aparte de dormir y estudiar en este lugar? — espere su respuesta para dar inicio a una charla mata pasiones, las mías.
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Sáb Jun 23, 2012 11:08 am

Hizo un puchero cuando le escuchó decir aquello, él quería saber ya su nombre, aunque en verdad el mayor seguía resuelto a no decírselo, pero bueno, no le quedaba más que esperar, le gustaba tener al otro cerca de él y poder hablar con él, a pesar de que en realidad el mayor no hablara mucho, pero aun así le agradaba su presencia, inclusive ya casi había olvidado por completo la primera impresión que había tenido de él y el terror que le había causado en la iglesia.

-pues.. si, hay mucho espacio, por eso me gusta, hago muchas cosas la verdad.

Sonrió ampliamente viendo su habitación, entonces caminó hacía el área que tenía despejada frente al espejo que cubría casi la totalidad de la pared, se agachó y encendió la grabadora, dejando que sonara la melodía que estaba ensayando en ese momento.

-me gusta mucho bailar y ensayo varias rutinas de baile, por ahora esta es la que estoy ensayando, ¿te gustaría ver?

Le emocionaba que alguien más lo viera bailar, ya que generalmente lo hacía solo para él.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Mar Jun 26, 2012 9:42 pm

Sentí un alivio inmenso, hasta el punto de que podía decir que casi perdiendo mi esencia que escapa en estas palabras que describen lo que pienso.

He podido sentir como se molesta mínimamente por no facilitarle los datos que desea, pero he guardado para mí esa carta como una que me ayude a volver a verle y asegurármelo. Ahora, este chiquillo es realmente extraño, pero una fortuna que me siga el hilo de dialogo.
Me explica las razones para que el cuarto sea tan amplio; le gusta el baile, y ensaya varias rutinas por ello necesita el espacio.

Asiento con mi cabeza, mientras desvió sutilmente y por segundos mi mirada hacia el reptil que ahora yace bajo la cama del jovenzuelo. Usando mis habilidades le he dicho en un idioma neutro que vigile al chico y entonces surge una duda mísera, que trato de solucionar de inmediato.

—Oye pequeño... — lo saque de su mundo rosa, llenos de tutus y cintas de satín: —... antes de que me enseñes tu hermoso baile...— halagos van y continuo: — dime, alguna vez tu ... — trate de recordar el nombre de su serpiente, donde ella mentalmente introduce cada vocal y consonante en mi cabeza:—Ray, alguna vez a mordido a alguien.— no pida empezar a mover mis fichas sin antes saber las consecuencias, actuar de forma inexperta e irresponsable podría levantarla turba de sospechas contra mi ser y comenzar la caza que extinguió mi casa, aunque no es que me moleste ser el único y el mas poderoso de todos.
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Dom Jul 01, 2012 10:09 pm

Volvió a pausar la música cuando Killyem habló, estaba atento a lo que le decía, además, de no ser así no hubiera logrado entender lo que le decía.

-¿eh? no, para nada, Ray es muy tranquilo, solo muerde a sus presas antes de comerlas, pero nunca tiene hambre, le traigo un ratón cada 3 días, así que nunca ha atacado a nadie, además es muy tolerante, aunque claro, tampoco es como si alguien hubiese venido alguna vez con el afán de hacerla enojar.

Buscó con su vista a la serpiente, le extrañaba no verlo a su alrededor ya que cuando pasaba mucho tiempo fuera, cuando regresaba el animal casi no se separaba de él.

-a decir verdad... me extraña no verlo por aquí, quizá lo pones nervioso jejejeje

Se levantó y comenzó a buscarlo en la habitación, en los lugares que generalmente solía encontrarlo cuando se escondía, ya fuese para dormir o solo para descansar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Mar Jul 03, 2012 6:19 pm

Así que la serpiente que arrastra su estomago contra la superficie, dejando escamas por doquier, no es agresiva, bueno eso es algo que tenemos que cambiar sin duda alguna. No me sirve un soldado espía que solo sirve para comer y juguetear.

Así pues me dispuse a darle un lavado de cerebro, para que su personalidad tranquila se viera remplazada por una salvaje, una que no hubiese probado las delicias del amansamiento y el contacto dulce de un humano de corazón puro; es decir el chiquillo en cuestión.

Asiento mi cabeza, dándole a entender sin necesidad de usar palabras que entiendo lo que dice e inclusive no mostrando algún tipo de agrado o desagrado por la indigesta que tiene como platillo su mascota. Un pobre ratón cada 3 días.

Los débiles caen ante los fuertes, así le pasa al ratón capturado y elegido para alimentar a la débil criatura que otrora fuera llamado monstruo de pantano y que tal como dice la ley, ahora está bajo mi mando.

Entonces parece caer en cuenta de la ausencia de su querido "Ray" algo tarde si me lo preguntan por qué el animal por orden mía se ha ido a recorrer el lugar para servirme de ojos y oídos, de tacto y de gusto, mezclando todos mis sentidos en cada movimiento y recorrido que haga, brindándome así la completa información que necesito, para hacerme con el chiquillo, recordándome que las cursilerías no van conmigo y que el único propósito de mi estadía en este lugar es el de alimentarme.

— Quieres que lo busquemos, aunque este lugar parece estar en toque de queda ¿no? igual no me importa ayudarte — y ayudarme, porque el director de tal bufet de marca chicos jóvenes que habita en el colegio como sardinas enlatadas para mi reserva secreta, no es algo que vaya a desperdiciar: — ¿Vamos?— dejo la pregunta a su conveniencia y espero que la respuesta satisfaga la mía.
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Miér Jul 04, 2012 12:19 am

-¿eh? oh, no te preocupes, Ray sabe que no debe salir de mi cuarto, quizá tan solo se fue a dormir a un lugar cálido y escondido, jejejeje pero no debe de estar muy lejos.

Regresó con el mayor, sonriendole un poco, a su parecer no hay nada por lo que preocuparse, y tal y como había dicho Killyem el lugar tenía toque de queda, y no podía andar por lso pasillos del instituto buscando a deshoras a una mascota que estaba claramente prohibida en el reglamento.

-si gustas podemos hacer alguna otra cosa, Ray estará bien, pero.. mnh.. podemos ver una película, cenar algo, platicar, no lo sé...

Le sonrió y se acercó a uno de los sofás sentandose en el mismo haciendole una seña al mayor para que fuera a sentarse a su lado, la verdad quería seguir a su lado, aunque no hicieran nada en especial, solo estar uno a lado del otro, disfrutando su compañía, o bueno, al menos él la disfrutaba y esperaba que el sentimiento fuera mutuo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Dom Jul 29, 2012 9:25 pm

Toque de queda, así que aún se mantienen esas reglas obsoletas en los institutos, bueno, es mucho mejor atrapar ratones enjaulados que dispersos.

Acepto su invitación y me siento a su lado, cruzándome de piernas y dado que mi estatura es por mucho superior a la suya, aprovecho para sobresalir del respaldar del mueble. Mi gabardina negra cae esparcida como una sombra bajo mis pies, mi calzado brilla, pues suelo usar ese tipo de material que desde que salió al mercado se convirtió en parte de mi vestimenta, además que es bastante cómodo y duradero.

Observo al chiquillo por el rabillo de mi ojo y corto el silencio incomodo e inconveniente para mis logros: — Y dime pequeño ¿al rededor de cuántos estudiantes hay? — lo pregunto como si fuera una pregunta del montón, una pregunta sin valor alguno, pero que para el significaba una despensa llena y a su merced.

Llevo su mano a su mentón y la dejo allí, apoyándose sobre esta, revisando meticulosamente el lugar donde estaba, las entradas y salidas, observando si había circuito de seguridad, cámaras o demás objetos para "proteger" a los chiquillos.
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Lun Jul 30, 2012 3:31 pm

Se sentía un poco nervioso de estar tan cerca de Killyem, no podía evitar verlo de reojo, no estaba seguro del todo, pero, en verdad deseaba estar más cerca de él, y no solo sentandose más cerca, sino de una manera más personal, relamió un poco sus labios nervioso, no sabía de que hablar, hasta que el mismo killyem fue quien rompió el hielo, aunque... bueno, la pregunta no fue precisamente lo que él esperaba.

-oh... bueno, no estoy seguro en realidad, normalmente hay muchos alumnos, aunque creo que algunos han dejado los dormitorios por las vacaciones, no lo sé, yo.. bueno, no es que vaya muy seguido a casa, así que estoy aquí casi todo el tiempo.

Como siempre habló un poco de más, quería que el chico conociera un poco más de él, aunque este se negara a que Quimey pudiera conocerlo más, además, comenzaba a tener la sensación de que el otro más bien deseaba salir de ahí o saber sobre el colegio y no esperaba en lo más mínimo saber sobre él, lo cual comenzaba a desanimarlo un poco.

-aunque bueno... tampoco es como si hubieras preguntado al respecto.... debería dejar de hablar tanto...

Suspiró un poco y volvió a sonreirle como si nada, en verdad estaba muy nervioso ahora y no podía evitar sentirse también un poco torpe.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Lun Jul 30, 2012 3:50 pm

¿Qué fue eso? Oh si, están allí, apareciendo como siempre lo hacen, los famosos sentimientos. Pude ver bien como sus sentimientos sobresalían en las palabras al final de su dialogo, estaba “molesto” no estaba “decepcionado” tal vez porque no parecía interesarme por el momento en su persona, nada más lejos de la verdad.

Ciertamente estaba interesado en satisfacer mi “hambre” pero las sensaciones (y eso que yo no siento, si es que me entienden) que tenía con este pequeñuelo, iban por otro camino. Gire mi rostro en dirección al suyo, a sus ojos brillantes que parecían opacarse probablemente porque esa decepción había conseguido contagiar las ventanas de su alma. Bien, es hora de arreglarlo.

Es simple, solo extiendo mi brazo más cerca suyo y lo rodeo con este desde su hombro, luego lo sujeto por este y lo arrimo hacia mi cuerpo: — No digas nada — le pedí, como si yo fuera de pedir este tipo de cosas pero con él me nacía este comportamiento cursi y vomitivo.

Permanecí sujetándolo cosa de unos minutos, sintiendo su calor subir y su respiración agitarse levemente, ha y que perspectiva de esos labios carnosos que parecía relucir más de lo normal con ese rojo intenso ¿usaba algo acaso para hacerlos ver de ese color?¿o solo yo conseguía verlos tan apetitosos? No relamí mis labios, no, incline mi cuello lentamente en dirección suya, pues como antes dije mi estatura le supera, pero cubro rápidamente ese pequeño obstáculo y curvando mi espina alcanzo a rozarle la frete (¿que creían?) golpeando mi helada respiración con la piel de esta parte de su rostro y dejándolo allí, para él.
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Lun Jul 30, 2012 4:00 pm

Estaba sumido en sus propios pensamientos, cuando se vio sorprendido por el brazo ajeno pasando por sobre los suyos en una clase de abrazo, estuvo a punto de comentar algo, pero sin embargo las palabras del otro lo evitaron, sentía como su respiración se cortaba un segundo al sentirse atraído hacía el cuerpo del mayor, no podía creerlo y de hecho por un segundo pensó que todo era producto de su imaginación, sin embargo no había manera de que su imaginación le otorgara todas esas sensaciones.

Veía fijamente el rostro ajeno, con una mezcla entre sorpresa y... felicidad, si, estaba demasiado feliz por aquel acercamiento, sus mejillas estaban de nuevo sonrojadas y no estaba muy seguro de si había dejado de respirar y estaba falto de aire o no importara que tanto aire jalaran sus pulmones no le parecía suficiente.

Y finalmente el beso en su frente, frío, pero a la vez tan cálido, cerró sus ojos ante aquel dulce contacto, inocente y sencillo, pero era todo lo que necesitaba, su corazón estaba más acelerado que nunca inclusive podría jurar que estaba por salirse de su pecho, y eso era todo lo que necesitaba para ser feliz, un beso en la frente, un beso que seguiría recordando por mucho tiempo, sentía el frío aliento del otro alejarse con lentitud y no lo deseaba, pero terminó abriendo los ojos, observando al mayor, seguía sin decir nada y es que en verdad no sabía que podía decir, estaba sonriendo como nunca antes, y sus labios en aquella curvatura demostraba todo lo que su corazón sentía.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Lun Jul 30, 2012 4:15 pm

Baje por esa forma plana que era su frente, con mis labios susurrando la descripción de su piel, lo tersa y blanca que era, lo hice adrede al ver su reacción, no soy ciego y vi como sus mejillas se encendían de nuevo, por mi culpa y lo acepto, es el mejor juicio que se me ha hecho, soy culpable.

Su perfilada nariz que nace allí donde sus cejas terminan, y esas cuencas donde sus ojos viven, todo ello lo cubro suavemente con mi aliento, con mis labios que le recorren y le sienten, depositando besos diminutos allí donde se detiene, para marcar su piel y seguir su recorrido, anidando en sus mejillas rojas que ahora a la par que sus labios encendidos deslumbran en el contraste de su piel blanca, haciendo más notorio lo que siente o le provoco.

Separo mi mano de su hombro, deslizándola usando mis dedos con pequeños toques sobre la ropa que le cubre, para que sepa que me estoy moviendo por su cuerpo y lo sienta. Me detengo en su cuello, elevando mi tacto que se pega a su dermis cálida y escala por esta, de nuevo roces le previenen de que “yo” estoy allí, y como me muevo, termino apegando mis yemas a su maxilar para posicionarlo, mi pulgar sube por su la comisura de su labio, acariciándola gentilmente (palabra que de nuevo esta expulsada de mi vocabulario) y delineándola con movimientos circulares y entonces mis labios llegan allí donde la atención se presenta y de nuevo susurra, seductoramente esta vez, pues he usado un tono bajo y profundo, proveniente de las cavidades de mi garganta: — Podemos ver este lugar— me separe un poco y sonreí de medio lado.
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Lun Jul 30, 2012 4:26 pm

Si antes no estaba seguro de si respiraba o no, ahora si estaba seguro de todo, su respiración se había detenido completamente, sentía el frío aliento ajeno paseando por su frente y bajando lentamente por su nariz, sentía la boca seca, en su mente no estaba más que la idea de que estaba a punto de recibir su primer beso, sintió un escalofrío recorrerle de pies a cabeza cuando sintió la mano ajena posicionarse sobre su piel.

Cada suave beso que es depositado en su rostro le hacía sentir aun más un creciente hueco en su estomago, ¿o acaso esa sería la sensación de "mariposas en el estomago"? si, seguramente debía ser esa, repentinamente sintió como sus labios eran acariciados por el pulgar ajeno, ya no podía evitar que su cuerpo se estremeciera, sus ojos comenzaban a entrecerrarse nuevamente, todo parecía ser tan perfecto y entonces cuando pensó que le besaría el aliento ajeno chocó contra sus labios, pero no en un beso como había imaginado, sino que terminó diciendo algo sobre ver el lugar.

Le sintió alejarse y su cerebro luchaba por reconstruir en su mente las palabras ajenas "ver este lugar".... si, estaba seguro de que había sido eso, sin embargo, no pudo evitar sentirse estúpido, su expresión había cambiado radicalmente de la felicidad a una sorpresa y dolor que no sabía que era capaz de experimentar, su pecho dolía como si killyem hubiese enterrado su mano en el mismo y estrujara con su helada mano su corazón.

-d...disculpa...

Se levantó del sillón y se dirigió al baño, sentía sus ojos arder, estaba seguro de que estaba a punto de llorar y no quería hacerlo frente al moreno.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Lun Jul 30, 2012 4:40 pm

Lo observe levantarse y dirigirse hacia una puerta en el fondo, parecía apresurado, como si escondiera algo, suspire y enterré mis poderes en su mente para dar con la respuesta a su comportamiento. Estaba herido.

Mi pequeña broma le había herido y ciertamente los mortales son sensibles y frágiles, cosa que con anterioridad me deleitaba porque es tan simple destruirlos, sin embargo, su comportamiento me incomodo

Me levante siguiendo calmadamente la dirección que había tomado, estirando mi gabardina e introduciendo una de mis manos dentro del ajustado bolsillo del “traje” use mi otra mano para dar un par de golpes rítmicos sobre la superficie de la puerta, usando mi voz al final para llamarlo: — Chiquillo...— dije —... estás bien — estaba en tono neutro, pero realmente quería que me dijera que le pasaba, aunque ya sabía cuál era el problema, quería escucharlo salir de sus labios…ya saben, eso que se ha estado guardando con respecto a mí.

Espere apoyándome en la pared, sacando mi mano y cruzándome de brazos, esperando a que se calmara, a que tomara aire, inclusive tal vez a que se echara agua en el rostro para tratar de ocultar lo que seguramente había brotado de sus ojos, se secara y saliera.
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Lun Jul 30, 2012 4:51 pm

Se encerró en el baño y se dejó resbalar por la puerta, el pecho le seguía doliendo y estaba llorando un poco, el mayor se había burlado de él, y es que ahora en realidad no se explicaba como era posible que realmente pensara que alguien como Killyem quisiera besar a alguien como... él...

Mordió sus labios un poco tratando de calmarse, escuchó que tocaba la puerta y le llamaba, aun no podía contestar, ya que seguramente su voz saldría entrecortada, trató de limpiar con sus manos las lágrimas que no dejaban de salir, debía controlarse, al menos debía dar una respuesta, tomó aire y trató de que su voz sonara lo más normal posible.

-e..estoy bien, en un momento salgo...

Estiró su mano y tomó algo de rollo, limpiandose el rostro, se levantó del piso y se miró en el espejo del baño, repaso sus facciones con la vista y llegó a una conclusión, no era lindo, no podía evitar sentirse así, sin embargo de pronto sus dedos se encontraron tocando su frente, justo en el lugar donde lo había besado momentos antes, recien había pensado que había sido el beso más dulce de su vida y ahora le dolía pensar en el y lo que había venido después.

Se lavó la cara y trató de lucir tan calmado como estaba en un inicio, bajó la palanca del baño para simular al menos un poco y volvió a salir, fingiendo una sonrisa, aunque ahora ya no se animaba a ver al otro al rostro.

-d..disculpa, en verdad tenía que ir al baño...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Mar Jul 31, 2012 2:09 pm

Lo vi salir, igual que como entro y al igual que lo supuse, se había lavado el rostro ¿ me cree, un idiota, para no darme cuenta de lo que sucedió en ese estrecho cuarto? bueno, si quería simular que nada había pasado, pues nada va a pasar.

No le cuestión ni siquiera indago su necesidad de ese "momento a solas" sencillamente le pregunto de nuevo sobre si puede darme un recorrido por el lugar a riesgo claro de ser descubiertos, lo cual no va a suceder pues me he asegurado usando a mi "sirviente" de que el director y la vigilancia no nos estorben.

Los he hipnotizado, valiéndome de los ojos almendrados, colocados en esa cabeza triangular de "Ray" todo marcha de acuerdo al plan.

— Entonces ¿me guías? — me quedo estático, solo girando mi cuerpo en su dirección, cuando pasa con esa sonrisita desagradable que por más que trate de ocultar(y años de experiencia en el campo) se nota fingida.

Espero su respuesta pero realmente lo veo poco animado, así que: — Te daré lo que desees si me acompañas y me muestras este lugar, con todos sus recovecos. — le hago una pequeñas promesa de complacer cualquier capricho que tenga, con dulces o chocolates o muñecos de felpa que por lo que vi en el centro comercial parecen de su tipo

(User: perdón por no haber contestado ayer >_<)
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Mar Jul 31, 2012 6:45 pm

La verdad inclusive la propuesta de darle lo que deseara no terminó por animarlo del todo, así que simplemente sonrió un poco más y se encogió de hombros, aun no estaba muy seguro sobre si realmente sería buena idea salir del cuarto, pero al menos era una mejor idea que permanecer en la habitación y sentirse más incómodo y sin saber que hacer.

-claro, aunque no es como si realmente hubiera mucho que ver...

Se dirigió a la puerta de su habitación y la abrió, tomando la llave de la puerta del porta llaves que estaba colgando justo en la pared a lado de la misma, le hizo una seña a Killyem con la cabeza indicándole que podía salir, para cerrar la puerta, lo cual hizo una vez que ambos estuvieron fuera.

-bueno, pues, estos son los dormitorios, lo único por ver son pasillos con puertas, lo cual no es muy interesante, ¿qué te gustaría ver?

La verdad no tenía ni idea de a donde podría llevarlo sin que nadie pudiera verlos, inclusive pasear por los pasillos de los dormitorios le hacía dudar ya que cualquiera podría abrir su puerta y encontrarlos y, quizá delatarlos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Miér Ago 01, 2012 8:16 pm

Lo seguí, aun cuando abiertamente sentía su incomodidad, realmente no te lo tienes que pensar mucho cuando le escuchas decir que no hay mucho que ver.
Mis pasos eran lentos tras los suyos, a pesar de tan poco tiempo de conocerlos me parecía que el cuerpecito del chico podía ser fácilmente cubierto por el mío y eso, era algo que todavía no debía suceder.

Veo su pequeña espalda y él como parece curvearse por algunos momentos. Llega hasta la puerta, la abre y con un movimiento de su cabeza me dice que salga por ella, lo cual hago.
Cierra la puerta y veo un largo pasillo, levante mi vista en un lapsus y mis parpados saltaron, también en un lapsus al escucharle decir lo que era evidente.

— ¿Por qué tan agresivo chico? — pregunte curioso, mentira, sabía perfectamente sus razones, pero vamos, eso es un secreto entre quien me lee y yo y que se sepa que se donde viven por si me delatan. (pista : México)

Me quede estático, sin darle una opción sobre la siguiente parada, solo recostando mi hombro sobre la pared, ladeando mi cuerpo y cruzándome de brazos, entonces hable ronco: — Si tienes algo que decir dilo — quería escuchar de sus labios, la molestia que llevaba consigo.

Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Jue Ago 02, 2012 11:08 pm

No había notado que su manera de hablar y comportar se había vuelto un poco agresiva, y en realidad ahora que Killyem se lo mencionaba, era cierto, estaba completamente a la defensiva de todo lo que dijera o lo que ocurriera en cuanto al moreno, lo cual lo hizo sentirse un poco mal consigo mismo, después de todo, había sido su culpa en primer lugar, después de todo, él era quien se había formado todas esas ideas en su mente, no es como si realmente en algún momento el otro le hubiese hecho alguna clase de promesa, es más.... ni siquiera le había dicho su nombre, y eso lo estaba volviendo un poco loco.

-no, no es nada, lo siento, no me había dado cuenta de que me estaba comportando así....

Suspiró y comenzó a caminar por el pasillo, mencionando en ocasiones los nombres de algunos chicos que estaban detrás de alguna de las puertas.

-mientras más subas en los pisos, menos gente ahí, como no tenemos elevador, los últimos pisos no son muy queridos, más bien las habitaciones del 1ro y 2do piso son las más peleadas.

Comenzó a explicarle acerca del lugar, al igual que le decía algunas de las reglas del lugar, como la prohibición de las mascotas, acerca de las visitas y los horarios y demás cosas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Vie Ago 03, 2012 9:51 pm

Que cobarde, que chiquillo más cobarde, realmente no era que esperara nada mas, teniendo la naturaleza que tengo este tipo de comportamientos son comunes en los que se atreven o rodearme, sin embargo me desilusione.

Lo escucho, darme la pequeña descripción después de su disculpa a la cual he dejado pasar sin más. Me retrata lo que sucede pisos arriba, según mi perspectiva es un lugar perfecto, pues dice que la gente escasea. Es decir testigos ninguno.
Este solo pensamiento en mi cabeza, alberga un sentimiento tan turbio que mi rostro refleja rápidamente lo que mi boca no dice.

Me sonrió de medio lado malicioso, mis ojos brillan con mayor intensidad de que lo hacen normalmente, producto de las ideas que inundan mi cabeza, como, cuando donde, todo ello rondándome, esperando por mi elección.

Entonces mis labios se abren y de ellos salen palabras en su dirección: —Que te parece si vamos a los pisos de abajo primero — sí, todo tiene un orden y necesito de ello para mantenerme libre de sorpresas, y aunque la guardia estaba fuera de actividad, aun así, varias preguntas podrían asaltar a su mente, en cualquier momento: —Vamos — le doy el camino para que avance y continúe siendo el guía.
Volver arriba Ir abajo
Quimey

avatar

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 04/12/2011

MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Lun Ago 06, 2012 12:43 pm

Se lo pensó un momento, ir al piso de abajo habían más probabilidades de encontrarse con el guardia, no quería encontrárselo, aunque cuando vio que Killyem comenzaba a caminar y le esperaba a ser guiado por él, bueno.... solo habría que tener mucho cuidado.

-está bien, está bien, pero... si escuchas un ruido o que viene alguien te escondes ¿ok? yo... ya veré que me invento.

Si lo encontraban fuera de su habitación solo quizá simplemente le llamarían la atención e incluso podría decir que estaba buscando una libreta que había perdido o algo así, pero si lo encontraban junto a alguien que no debía estar en los dormitorios, bueno... pues entonces no creía escapar solo con una llamada de atención.

Caminó hacía el final del pasillo, tomando las escaleras, en verdad todo se escuchaba más silencioso que de costumbre, a esas horas normalmente aun se escuchaba a uno que otro chico reir desde su habitación o las televisiones encendidas, pero... no se escuchaba nada, parecía como si todos estuvieran durmiendo, lo cual a su parecer se le hizo "algo bueno" así habría menos posibilidades de que alguien los encontrara.

-bueno, este es el primer piso, aunque es raro que no haya ruido... aun es muy temprano para que todos estén dormidos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   Mar Sep 04, 2012 8:35 pm

—Oh, claro que me escondo.— ¿esconderme YO? Rodarán cabezas y se espolvorearan entrañas mezcladas con sangre antes de que yo me esconda. Es obvio que este chiquillo no sabe con quién está hablando, por supuesto que no lo sabe, de saberlo no estaría tan tranquilo, hablándome siquiera, no estría huyendo en una cacería donde al final no tendría escapatoria, como lo hicieron los otros antes que él. ¿Esconderme yo? mis dientes rozaron unos con otros de solo pensar en la palabrita porque sé que es alguien más quien tendrá que ocultarse.

De todas formas, para evitarme un sinsabor en mis planes, me asegure de que nadie viniera. Así es, cerré la zona en donde nos encontrábamos y como un radar, había impuesto una barrera que nos aislaba de los demás, una barrera inteligente, pues se movía como lo hacían nuestros pies ¿Qué en que momento la hice? En el momento que dijo “esconder” por lo que gruñí para mí.

Como se nota que me molestaba la palabra…ha rapaz, eres afortunado de que te desee tanto, para calmar mi hambre y darme un aperitivo con tu sangre dulce, porque de lo contrario no llevarías tu pequeña cabeza con hebras claras sobre tu delgado cuello, sino que esta reposaría en una esquina a esperas que algún pajarraco se dignara a devorar alguna masa blanda ocular.

Lo seguí de nuevo por las escaleras, hasta que hizo el comentario de “raro” a lo que conteste: — Los niños son hiperactivos, y suelen caer rendidos después del ajetreo diario— es cierto, los pardillos se duermen rápido por las actividades diarias, es eso o están viendo porno en silencio…vamos, que se yo, tampoco es como que me interese, que el del cuarto conjunto se esté masturbando pronunciando el nombre de otro chico, o el de la esquina este concentrado estudiando, no, no es que no sepa, es que no me interesa, no me interesa lo que haga mi comida, me interesa como sabe.

Corto entonces el silencio: — Entonces ¿no vas a decirme porque lloraste en el baño?—

(user: perdón por la tardanza Dx y por todo lo que te debo ;w; )
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)   

Volver arriba Ir abajo
 
Cuento 3: La Bella Durmiente (Priv. Killyem)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 3.Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» FRASES DE COMICS
» El faro más grande del mundo, en la ciudad más bella del mundo.
» [Prologo] En esta noche tan bella...
» Cuento: La Tormenta
» Azoteas: recuerdos, soledad, y una bella luna(libre)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Ciudad Esmeralda :: Z O N A - E S T E :: ·· Instituto Privado Emerald-
Cambiar a: