¿Alguna vez imaginaste un lugar lejano, escondido del resto, un nuevo Eden particular... donde puedes ser quien, como y cuando quieras, donde no existan etiquetas, creencias, ni banderas? Vive y deja vivir, porque en Ciudad Esmeralda todo tiene lugar.
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
 photo ADVERTENCIA18_zps285ec6fb.png
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña

Comparte | 
 

 Una tarde tranquila -libre-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Invitado
Invitado



MensajeTema: Una tarde tranquila -libre-   Lun Dic 17, 2012 8:45 pm

Recién había terminado su turno en el trabajo y era momento de volver a casa, así que decidió pasar antes por la plaza para despejar su mente, estaba usando su ropa normal, la peluca estaba guardada en su mochila al igual que su vestido y zapatos, por ahora era un chico común y corriente, lo que le gustaba, tenía un par de moretones que había tenido que ocultar con maquillaje y ahora llevaba una férula en su mano, no había obtenido una fractura, pero si era algo grave lo que traía, aunque bueno, gracias a eso había conseguido buenas propinas porque los clientes no hacían más que decir "pobrecita" y dejaban más propina de lo usual, lo cual por supuesto era bueno para él.

Se acercó a los puestecillos que se ponían a vender artesanías y comidas, quería unos cuantos dulces, pero antes se acercó a uno donde vendían aretes, collares, pulseras y demás cosas, normalmente no le gustaban, pero a veces debía usarlos en el trabajo, así que tomó unos y trató de imaginar como se verían en él con uno de los vestidos y la peluca, sin embargo era difícil imaginarse a si mismo vestido de mujer, aun no se acostumbraba a la idea del todo y le parecía algo extraño comprar cosas como aquellas.

-¿cuáles se verían mejor?

Se preguntó a si mismo viendo unos aretes blancos y otros celestes, no sabía nada al respecto de combinaciones o si el color se perdería con su cabello o no iban con su color de piel o cosas por el estilo, así que tan solo se les quedaba viendo, para luego acercarse a un espejo que tenían ahí y poner por encima el arete tratando de pensar si se veía bien o mal en él.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Miér Dic 26, 2012 1:27 pm

-"Takeshi san, hubo un disturbio este hombre atacó a una femina en la tienda de joyas y trato de escapar, por suerte le capturaron, pero dice tener un compañero"- El oficial de seguridad encargado de la zona oeste de la plaza habló apresurado informando de la situación. El susodicho ladrón y agresor, estaba sentado en una banca con las muñecas detrás de la espalda y firmemente esposadas, lucía cabizbajo y decepcionado de su atracó fallido, aun así su aura mostraba un casi imperceptible jubilo, su compañero había escapado con unas cuantas joyas que a lo que la encargada de la tienda dijo, sumarían unos 15 mil dolares.

-"Hmp"- farfulló Takeshi, sus parpado como siempre tendían un velo sobre sus globos oculares, su manía de ser ausente socialmente. Se apartó del oficial y camino rumbo a un lugar no definido, sus pasos no hacían ruido, inclusive su respiración era tan silenciosa que parecía que no respiraba en lo absoluto. 5, 6,7,8,9,10... el seguía dando pasos, mientras sus oídos captaban las respiraciones y habladurias de todos a su alrededor, si se concentraba hasta podría escuchar sus palpitaciones.

tup...top...tup...top..tup..top..tup..top.tup.top.tup.top. TUPTOPTUPTOPTRICKTRACKTUPTOPTUPTOPTRICKTRACKTUPTOPTRACKTRACK

Abrió el ojo izquierdo de golpe, miró a su derecha e irguiendo la pierna gracias a sus bien trabajados músculos y excelente elasticidad, dio una patada con su empeine directo a la cara de una mujer. Ella cayo de lleno en el suelo, su rostro se había desfigurado por la fuerza del impacto, su espalda choco contra el frío de la cerámica, sus pulmones sacaron el aire de golpe. Takeshi acomodo su pierna y piso los senos de la mujer, eran prominentes por lo cual solo se esparcieron a los laterales y envolvieron pobremente el pie que los sometía a una aumentada presión.

Llego un oficial corriendo, aquel que hacía unos momento había informado a Takeshi del incidente.

-"¿QUÉ HACE?!!!!"- -"GOLPEÓ A UNA MUJER"- agitaba los brazos y veía a el hombre de ojo rojo con una mirada molesta y asustada, la susodicha yacía en el suelo lloriqueando y con la nariz rota, un hilo de sangre resbalaba por la fosa nasal derecha de la dama.

-"Revisala, ella es la cómplice"- volvió a cerrar su ojo y se apartó. El oficial se acercó y con una disculpa susurrada empezó a tocar a la mujer que se deliberaba entre la conciencia y la inconsciencia. En efecto, justo en sus bolsillos estaban las joyas, el oficial al sacarlas miró asombrado a Takeshi.

-"¿Como supo?"-

Takeshi le ignoró, pues el incidente violento se dio frente a la tienda donde un chico de cabellos azules que el conocía veía alhajas femeninas, de nuevo hacía algo repugnante. Takeshi se acercó a donde estaba el chico y le vio desde arriba (pues el chico no es muy alto).

-"¿Aprendiste la lección?"- con uno de sus ojos, el derecho para ser exactos, vio el yeso.

Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Miér Dic 26, 2012 1:41 pm

Estaba viendo los aretes aun sin decidirse por alguno cuando de pronto escuchó un golpe seco a sus espaldas, no sabía que era lo que lo había ocasionado, pero se le heló la sangre al ver de quien se trataba, el momento parecía pasar en cámara lenta, ver a la mujer en el piso mientras Takeshi mantenía su pies sobre su pecho, inmediatamente se volteó, tratando de pasar desapercibido, aun viendo los aretes en su mano, ahora no porque pensara en comprarlos sino que simplemente trataba de que el otro no lo notara, sin embargo aunque no lo escuchaba sentía la presencia del otro acercarse hacia él, hasta que finalmente su voz le sacó de sus pensamientos haciéndolo estremecer, no tenía ni idea de que podía contestar, por un momento quiso gritarle de nueva cuenta, sin embargo se mordió la lengua ante el recuerdo de la mujer cayendo por un golpe del otro, él lo había vivido en carne propia y no quería volver a sentirlo.

Tuvo que tomar aire en un notorio respiro, pensó en darle una sonrisa de aquellas que presentaba a los clientes a quienes odiaba y a pesar de todo debía seguir mostrándose amable, pero este no era el caso...

-estaba buscando cuales serían mejor para mi trabajo, pero soy pésimo en esto.... por cierto, trabajo como mesero en un maid café, por eso viste esa ropa el otro día.

Sabía que esa no era la pregunta, sin embargo no le importó, tampoco se iba a mostrar completamente sumiso ante él, aun le quedaba orgullo, finalmente le mostró ambos aretes, dedicandole una media sonrisa, no era forzada, simplemente era amable.

-¿cuál de los dos crees que se me vería mejor? la verdad no puedo imaginarme a mi mismo con esa ropa y aretes, aun me cuesta mucho, así que... se aceptan sugerencias.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Miér Dic 26, 2012 2:03 pm

Enarcó una ceja y en cuanto vio los dos aretes femeninos, cerró los ojos. Vo tenía interes en nada que tuviera que ver con hembras, él las odiaba y aunque nadie lo creyera, tenía una muy buena razón para hacerlo. Respiro fuertemente y desenfundando su derechas, agarró los aretes que tenía el chico, sería mas propio decir que se los arrebato.

Sin importarle opiniones o quejas, fue hasta la caja registradora dejo un total de 20 dolares cerca de la caja registradora, la dama que atendía le grito que solo costaban 5 dolares y que tenia cambio, pero Takeshi no detuvo su andar, la ignoró completamente. Legó hasta donde estaba el mocoso de cabellos azules, dejó los aretes encima de la mesa donde el estaba viendo hacía unos segundos

-"Que trabajo tan repugnante"- se fue a paso firme, no dijo mas, solo camino alejándose de el murmullo del oficial esposando a la mujer, y de los paramédicos que la atendían debido a la herida que hizo Takeshi.

Sus pasos le llevaron hasta una banca que se erguía solitaria y enclenque por sobre del suelo, estaba hecha de piedra con algunos toques elegantes de índole metálico. El hombre acomodo su anatomía sobre el inmueble del lugar, respiro profundo, inhalo y exhalo. Si se le veía detenidamente, parecía completamente ajeno a todo, a la existencia de un mundo alrededor suyo, Takeshi era ajeno a la realidad, el no encajaba en ella, o era lo correcto decir que no tenía intención de encajar en ella. Sus actos eran llevados acabo por el deseo de que quería hacerlos, era un hombre intimidante que todo el mundo prefería odiar, o mejor aun, escapar de él. No le molestaba en lo absoluto, la soledad que lo velaba era aquello que le mantenía existente, Takeshi tenía la personalidad de un asesino sangriento, aun así era un policía y un genio.

Era algo que nadie entendía ni queria entender, y a los ojos de muchos, un paria de temer.


Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Miér Dic 26, 2012 2:18 pm

No pudo evitar tensarse al sentir que le arrebataba los aretes de la mano, por un momento se imaginó siendo arrastrado de nuevo, pero ahora había más gente, alguien tenía que hacer algo, al menos ser testigos y tratar de que algún otro policía hiciera algo, pero el agarre nunca llegó y al contrario, fue a pagar los aretes y se los regresó.

Lo vio irse, y si bien era cierto que lo había insultado, había terminado por contestar a su manera la pregunta que le había hecho sobre cuales aretes, no pudo evitar que una leve risa escapara de sus labios, tomando los aretes, comenzó a caminar poco después hasta la banca en la que el otro estaba, sentándose a su lado sin hacer ruido, tan solo el del cierre de su mochila al abrir y cerrar para guardar sus aretes en uno de los bolsillos, se le quedó viendo por un momento, para luego cerrar los ojos de la misma manera en la que el otro hacía, no sabía porqué lo había hecho, más bien debería de salir corriendo en la dirección contraria al otro, debía de ir con un verdadero policía no corrupto y denunciarlo, eran tantas cosas las que debía hacer... y aun así estaba sentado a su lado, con unos aretes que el otro había comprado en su bolsillo, poco a poco sintió que comenzaba a quedarse dormido, así que bostezó suavemente y abrió los ojos, tallandolos un poco.

-¿cómo le haces? no van ni 5 minutos y ya me estoy durmiendo....
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Miér Dic 26, 2012 2:29 pm

Supo perfectamente cuando el chiquillo fue y se sento a su lado, sus pasos eran ruidosos y desatinados, aunque el creyera que no hacía ruido, la verdad era que para Takeshi hacía todo un concierto de heavy metal, el cierre, las repsiraciones, el bostezo, el tallar de los ojos humedos, era ruidoso hasta la médula.

El señor ruidos hablo y nulifico el ambiente solitario en el que se encontraba el hombre de la ley, Takeshi respiro profundamente y habló sin abrir sus ojos.

-"Te aburres y te da sueño por que las escorias como tú quieren ver el mundo fuera de sus ojos"- dejo un momento de pausa sin decir palabra alguna. -"Yo no"- respiro profundamente de nuevo, esa era la diferencia entre el mundo de fuera y él, él rechazaba al mundo externo sin importar que.

Aclaró la garganta y se quedó allí sin hablar ni hacer nada, al final de cuentas Takeshi podía parecer aburrido aunque realmente no lo fuera, la cuestión es que como la roca que era, el no se acercaba, el solo permanecía, y como una roca solitaria, nadie se le solía acercar lo suficiente como para provocar moverse.

-"¿Por que una escoria se humilla más usando ropa de el género opuesto?" ronco y tajante, cuetsionó.

Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Miér Dic 26, 2012 2:57 pm

Escuchó las palabras del otro, haciendo caso omiso a las palabras como "escoria" ahora lograba entender un poco mejor que era la forma de hablar del otro, como hay quienes utilizaban palabras como "wey", "amigo", o "dude", incluso si lo veía como un mote de cariño hasta parecía divertido y agradable, aunque quería saber un poco más de eso a lo que se refería, terminó haciéndole otra pregunta, acerca de porqué se vestía como mujer, se revolvió un poco el cabello, para luego sentarse en la banca de manera que tenía los pies sobre ella, volteando un poco a ver al otro mientras la mochila pasaba al suelo.

-no me humillo, es solo que... necesito el dinero, estaba buscando un empleo de medio tiempo y ahí me pagan lo suficiente para pagar mi escuela, el alquiler y no pedir dinero a mi tío... las propinas son buenas, aunque debo admitir que no me gusta vestir de mujer... solo es un trabajo, solo eso.

No esperaba que el otro lo entendiera realmente, él tenía sus propias razones, dentro de las cuales la más importante era no depender de su tío, sentía que ya había molestado lo suficiente y había ocasionado suficiente daño a su familia... así que incluso estaba dispuesto a vestirse de mujer para así no necesitar del dinero de su tío.

-¿y cómo es que ves tu mundo de "adentro"? ¿en qué piensas?

Consideraba justo hacer una pregunta a cambio de otra y ahora que lo pensaba, era casi como tener una conversación normal, cerró los ojos y se recargó en el respaldo de la banca, usando su brazo como una "almohada".
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Miér Dic 26, 2012 3:40 pm

La explicación tenía sentido, el dinero movía montañas y miles de cosas, y aunque no lo crean , Takeshi pudo comprender un poco al mocoso, el vivió como parásito a lado de una zorra miserable, y después solo paso a ser escoria de alguien que lo había ignorado 14 años, definitivamente diferentes maneras, mismos sentimientos.

Los ruidos a su alrededor se mantenían inclementes, taconazos, pasos, berrinches de niños a los cuales no les compraron sus juguetes, amigas gritoneando sus aventuras amorosas, parejas demostrándose su afecto en besos húmedos y salpicados de saliva, todos esos ruidos eran una molestia contante, Takeshi odiaba el sonido, era algo que simplemente detestaba y repudiaba, odiaba a todos aquellos que hicieran un sonido excesivo, el ruido le destrozaba los tímpanos y le hacía enojar, era demasiado sensible en el sentido del oído.

Su rostro inexpresivo se mantuvo de la misma manera aun después de la pregunta del chico, aunque cabía aclarar que era la primera vez que alguien le preguntaba que pensaba, sin caer en un grito de desesperación o en el pánico, o incluso e la rabia.

¿Qué era lo que pensaba? muchos dirían que se la pasaba pensando mil cosas, aunque no era del todo cierto, regularmente en su mente se anidaban las imágenes de lo que no veía pero si escuchaba, la forma de las estructuras, pensaba constantemente en lo repulsiva que le parecía la humanidad y ya, no era un hombre con sueños o pensamientos llenos de imaginación, los había perdido.

-"Hay mucho ruido"- frunció tenuemente el entrecejo cuando escucho a un beber chillar a todo pulmón, pidiendo en su idioma que le cambiaran el pañal, Takeshi despreció a la madre que lo ignoraba y prefería ver vestidos que solo la haría ven mas vulgar de lo que ya se veía.

-"Pensar mucho, ilusionarte mucho, solo crea historias distorsionadas, los recuerdos son lo mismo, se distorsionan con el pasó del momento y las sensaciones"-.... sorprendentemente habló mucho, bueno para muchos no sería un gran logro, pero el no era alguien que hablara.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Miér Dic 26, 2012 4:02 pm

A su parecer no había mucho ruido, es decir, estaba el ruido de fondo común y corriente de un lugar donde se vendían cosas, pero.... de ahí a ser un lugar ruidoso, pues a él no le parecía, pero bueno.... cada quien tenía sus distintas opiniones, finalmente le escuchó hablar de corrido más de 5 palabras, lo cual le hizo sonreír un poco.

-traducción: nada en especifico

Al parecer lo que más pensaba el otro era en recuerdos, pero parecía más bien que la mente del otro divagaba en su propio interior, en lugar de centrarse en algo fijo y estable como aparentaba, finalmente se puso de pie y le tomó la mano, jalandolo levemente, nada comparado a como lo había hecho ese mismo chico con él en su encuentro anterior.

-te llevaré a un lugar más callado.

Fue todo lo que le dijo esta vez sonriendole más tranquila y ampliamente en cuanto el otro abrió los ojos, a pesar de haber pensado anteriormente que el otro no merecía una segunda oportunidad, viéndolo ahora desde otro punto de vista, quizá después de todo si la merecía... además de alguna manera se sentía agradecido de que a pesar de que había tenido la oportunidad de violarlo, matarlo o encerrarlo de por vida, no lo había hecho, y ahora parecía alguien distinto.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Miér Dic 26, 2012 4:15 pm

Arrebató su propia mano al instante y volvió a ser dueño de ella, no le molestaba el tacto, pero tampoco le agradaba, era verdad, Takeshi era un perro huraño.

Takeshi se levanto por su propia inercia y abrió un ojo para ver a el peli azul que supuestamente le guiaría a un lugar mas silencioso, no le interesaba su ayuda ni su "levar" pero no tenía interés alguno en lo que el chico hiciera o dejara de hacer.

-"Camina escoria"- le hablo fuerte y claro, para el era obvio deducir que le seguiría, ya habían terminado con su trabajo allí en ese molesto sitio, los policías eran unos incompetentes al sentirse preocupados por algo tan simple como unos ladrones de poca monta. Patéticos.

Espero hasta que el enclenque mocoso decidiera empezar a caminar, el seguía silencioso, haciendo una imagen mental de todo a su alrededor, aguardaba a que el chico caminara, seguía cruzado de manos y parecía no respirar, casi como una estatua.

El oficial regreso a con Takeshi y le hizo una reverencia agradecido por su excepcional trabajo, Takeshi ni se inmuto, solo lo ignoro como a todos, pero el oficial seguía empeñado en agradecer, así que Takeshi dejo de esperar y camino hacia su derecha alejándose del oficial que bufó molesto y después miro a Tooru.

-"No te le acerques a ese bastardo niño, ese tipo no tiene alma, es un demonio, los japoneses son un tíos decrépitos, tsk"- después de su infantil advertencia y queja, se regresó a donde estaban los dos asaltantes capturados.

Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Miér Dic 26, 2012 4:34 pm

Cuando el otro le llamó escoria de nuevo tan solo giró los ojos, no es como si pudiera acostumbrarse a que lo llamaran así, pero era más sencillo ignorarlo que debatirlo, estaba a punto de caminar para guiar al otro al lugar más tranquilo, cuando un oficial les salió de paso para agradecerle al otro el trabajo, y al mismo tiempo advertirlo, aunque las advertencias no eran necesarias, él había vivido en carne propia la crueldad del otro y aun así estaba adentrandose a la boca del lobo, pensandolo así, de seguro debía estar loco.

-lo sé y.... yo también soy japonés....

Esas palabras fueron casi para si mismo, no le interesaba que el otro oficial lo escuchara, pero la verdad es que le daba un poco de risa que se expresara así de los japoneses y... para colmo se lo decía a un japonés, aunque claro... no es como si el otro supiera que lo era, así que simplemente lo dejó pasar, comenzando a caminar luego delante de Takeshi para guiarlo, hacia el lugar que le había dicho, después de todo no es como si estuviera muy lejos de ahí, lo llevaría a un lugar donde prácticamente no habría ruido, más que aquel que ellos dos hicieran, así que caminó hacía un local cercano donde rentaban karaokes, llegó y pidió una sala, se podría decir que era lo equivalente a lo que el podía conseguir a una celda como en la que le llevó takeshi, era una habitación a prueba de sonido, donde estaban dos bancas a los costados, en el centro una mesita con un librito y un control y frente a ellos una televisión, con el karaoke encendido, entró a la habitación y una vez que takeshi entró detrás, cerró con llave, dejándola luego en la mesa, pasando a apagar la televisión con el control.

-¿qué te parece?
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Miér Dic 26, 2012 4:48 pm

Le siguió sin necesidad de verlo, grabo en su mente el peculiar movimiento de las plantas de los piel recubiertas de texturas artificiales del mocoso, unos giros a la derecha, otro a la izquierda, el contoneo del mocoso era peculiar mas no precisamente especial. La situación era hilarante, en su primer encuentro, el chico había intentado a toda costa alejarse de Takeshi, pero ahora, era él quien le guiaba a un lugar mas silencioso y apartado del ruido, era propio confundir al chico con un verdadero idiota, pues lo era.

Subieron unas escaleras y en cuestión de minutos se encontraban dentro de un cuarto silencioso, completamente silencioso y encerrados, y ahora todavia mas raro era que quien los encerró era el mismo peli azul que anteriormente lloraba ahogadamente mientras Takeshi le enseñaba la lección de la disciplina.

Takeshi respiro profundamente, se llenaba de ese lugar tan solitario y callado, realmente le pareció placentero, el silenció era algo que pocos podían disfrutar realmente. Casi no se notó pero la comisura de su labio derecho se elevo apenas unos milímetros en una sonrisa casi nula, una expresión de satisfacción por el silenció, le era agradable.

-"Hmp"- emitió ese sonido tan propio de él, casi como su propio ladrido. Recargó la espina en el mueble en el que se había sentado y subió solo una pierna a la mesa de en medio, estirándola completamente, solo la derecha, su pierna izquierda se mantuvo doblada pisando el suelo.

Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Miér Dic 26, 2012 5:00 pm

Y con ese sonido era todo lo que se necesitaba para saber que le gustaba el lugar, la verdad a él no le gustaban los lugares tan silenciosos, pero eso no importaba, se sentó en la banca de enfrente y subió ambos pies a la mesa, dejando la mochila una vez más en el suelo, cuando vio el rostro del otro creyó ver una sonrisa, aunque no estaba seguro, era como una de esas muñecas que veías fijamente y jurarías que las viste cambiar su expresión facial por un segundo, sin embargo tu mente te dice que no es posible, en este caso, ocurrió lo mismo, sentía que había algo distinto en el rostro del otro, pero su mente le decía que era imposible, de poder hacerlo se hubiera acercado con un nivel y regla para medir la inclinación y elevación de los labios del otro para sacarse la duda, sin embargo, no es como si pudiera hacerlo realmente.

-¿Sonreíste?

Tampoco era una opción lógica preguntarle, pero ya lo había hecho, y pues lo hecho, hecho está, no creía que el otro fuera a molestarse por eso, además, siempre existía la opción de ignorar su pregunta, sin embargo, de una cosa si estaba seguro, después de hacer la pregunta no separó su vista e hizo hasta lo imposible por no parpadear mientras seguía observando su rostro, si había sonreído y en un intento de hacerle ver que no es así volvía a la expresión seria, entonces se notaría al menos un poco ese tenue movimiento en sus facciones, a no ser que realmente fuera como esas muñecas a las cuales estas tan acostumbrado a verlas de una forma, que comienzas a imaginar distintas expresiones en ellas.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Miér Dic 26, 2012 10:41 pm

Fue consciente hasta ese momento de que su boca se había movido por deseo propio y había hecho lo que probablemente al chico le pareció una sonrisa, puesto que le pregunto. No cambio la mueca, al contrario abrió un ojo, el derecho, sus iris rojo sangre, profundo y misterioso que se ayudaba de la mirada agresiva para imprimir presencia, se clavaron en lar orbes del mocoso que le observaba.

-"Que, ¿No puedo?"-

Fue directo con su cuestionamiento y a la vez respuesta afirmativa.
La mirada de Takeshi no dejaba de ver los ojos azules de Tooru, pareciera que le analizaba, que le inspeccionaba, pero ¿Era así?, solo takeshi comprendía realmente lo que había en la mente de Takeshi.

Dio reparo de las facciones del chico y noto las suaves lineas del mentón, la delicadeza de la nariz, y los grandes ojos de mirada expresiva con pestañas abundantes que adornaban toda el área limítrofe de los parpados. El yeso de la mano que le había lastimado era grande, exagerado si le preguntan, y ni que decir las marcas del cuelo de su mordida que aunque maquillada lograba verse, Takeshi no es un hombre que sienta culpa ni pena, no son sentimientos propios de él, ni los siente en este momento. pero, por un instante no pudo quitar su mirada del yeso del chico. Sus comisuras bajaron y volvió a la expresión seria.



Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Miér Dic 26, 2012 11:45 pm

No pudo evitar sonreír al escuchar su pregunta, sabía que lo había visto sonreír y no sabía porqué, pero le ocasionaba algún sentimiento de triunfo interior el lograr que aquella estatua tuviera alguna expresión facial, era como si estuviera jugando x-box y hubiera desbloqueado un nuevo logro, si, ese era el sentimiento que tenía en ese momento, el de un logro desbloqueado en un juego nuevo.

-si, si puedes, solo era una duda.

Justo en ese momento no tenía idea de que más podrían hablar, no tenían temas en común, y el otro no daba pie a que le hiciera preguntas, sentía la pesada mirada del otro, pero ciertamente era más sencillo no prestarle atención a su mirada y tan solo buscar algún tema.

-sino te molesta.... ¿porqué odias tanto mnh.... a los trasvestis o a las mujeres, no lo sé...

La verdad no entendía el porqué el odio tan desmedido a que vistiera como mujer, y tenía la opción de ignorar su pregunta y no contestarle o igual y podría decirle su razón.

-sino quieres decirlo no hay problema.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Jue Dic 27, 2012 12:05 am

Cerro el ojo y suspiro pesadamente, esa fue su respuesta, no estaba dispuesto a hablar de eso.

-"¿Por que quieres ser independiente?"- preguntó mientras abría nuevamente uno de sus ojos, tampoco obligaría al chico a contestar, pero, por una parte le dio curiosidad, si se ponía atención en ese aspecto eran iguales, aunque puede que eso no fuera tan especial, todo el mundo quiere ser independiente, y mas a la edad que aparentaba tener el chico, lo mas seguro es que se sintiera agotado de la vida con su familia y quisiera ser libre, o tambien puede que se sintiera un carga y quisiera expiar sus pecados siendo independiente.

Antes de que el chico contestara, Takeshi se volvió a pronunciar.

-"Las mujeres son patéticas, culpan a seres mas débiles que ellas de sus pecados y les hacen sufrir el mismo dolor con tal de no sentirse desoladas en su amargura, sonrisas falsas, obligadas responsabilidades, estúpidos llantos, eso es lo que son las mujeres, es por eso que no las tolero, son vestigios de la inmundicia de la sociedad y la humanidad."- su ojo se notaba seriamente enojado, el tema de las mujeres era casi el único que lo hacia doblarse de la rabia.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Jue Dic 27, 2012 12:22 am

No esperaba esa pregunta tan de pronto, ¿porqué quería ser independiente.... claro que conocía la respuesta, pero no estaba seguro de querer decirla, así que se quedó pensando un momento en la respuesta a darle, pero este comenzó a hablar antes, contestando a su pregunta inicial, le escuchó y aunque por un momento quiso decir que no todas las mujeres así mientras pensaba en su madre, la imagen mental de su prima venía en su lugar, haciéndole incapaz de debatir su punto inicial... sin embargo esta respuesta le había obligado a algo moralmente, decir la verdad...

-por una mujer....

Suspiró un momento y se recargó en la pared, cerrando los ojos.

-bueno... no, no lo hago por ella, lo hago por mi, yo.... quedé huérfano hace unos años y mi tío se hizo cargo de mi, al inicio quise ser independiente por que no quería ser una carga, pero con el tiempo noté algo raro en mi prima, hasta que... bueno, era demasiado tarde, ella se enamoró de mi... a un punto realmente obsesivo, al inicio era levemente molesto y solo la ignoraba, pero eso solo lo empeoró, un día fue una compañera a hacer un trabajo juntos y pensó que era mi novia, trató de asesinarla, me lastimó a mi, a ella y a mi tío cuando intentó detenerla, todo el tiempo tenía que estar medicada y.... finalmente decidí que lo mejor era si me iba lejos, si no estaba ahí ella podía seguir una vida normal, mi tío no tenía que preocuparse por el problema de su hija y encima mantener un chico que no es suyo, así que junté dinero, me despedí de ellos y me fui de Japón, lo más lejos que pude.... y aquí estoy... creo que por culpa de mi prima me volví gay jejejeje me da miedo que otra mujer se enamoré de mi tan obsesivamente... aunque justo ahora también tengo miedo de pensar en una relación con un hombre....

No hacía falta que dijera por culpa de quien era lo último.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Jue Dic 27, 2012 11:56 am

¿Culpa mía? - susurró mientras el otro terminaba su monólogo de tristeza y angustia, le pareció molesto el como hablaba el chico, como si estuviera recubierto de dolor y pena, con un cruz sobre la espalda que le carcomía el alma y los días, con una sensación de pesar que le provocaba que le costara levantarse cada día, sabiéndose todo el tiempo como una carga... carga que probablemente si fuera, después de todo, aquellos que pensaban tal cual pensaba el chico, al final terminaban siendo una carga para todos.

Takeshi despreciaba por exelencia cualquier mínima demostración de auto-lastima, viniese en cualquiera de sus fundas, era habilidoso detectando tan repulsivo sentimiento, no importaba cual fuese la cobertura, el sin lugar a dudas lograba descubrir tal sensación tan común en la humanidad. Esa sensación de desprecio y pena, donde solo nos vemos como victimas de un mundo que constantemente nos hiere sin justificación alguna, eso era lo mas miserable del mundo. Takeshi no pensaba nada en especial sobre la vida, no odiaba su pasado, como tampoco le fascinaba, solo pensaba que lo que fue, fue, y lo que es, es, el no era victima de nadie, ni si quiera de su propia realidad.

-"Hmp"- bufó una vez más, le estaba hartando el vuelco melancólico que había tomado la conversación.

-"Terminaste de sentir lastima por ti mismo? o todavía le queda a una basura como tú algo por lo cual sentirse miserable?
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Jue Dic 27, 2012 12:08 pm

-si, culpa tuya.

Ignoró la última pregunta, era más la lástima que sentía por su prima y la chica que había salido lastimada que por si mismo, claro, que Takeshi no era la clase de persona que esperaría a que le explicara sus sentimientos, así que no tenía caso intentar explicarse, no le importaba que malinterpretara sus palabras o sentimientos, se recostó en la banca, estirandose un poco en la misma.

-es culpa tuya y a la vez no, te traje aquí y cerré la puerta porque sé que no me violarás, no me deseas, si lo hicieras, me hubieras tomado en aquel momento, tan solo querías asustarme... aunque justo ahora ya no te tengo miedo, tengo la teoría de que no te gustan ni los hombres ni las mujeres, así que estoy "seguro" contigo siempre y cuando no comience a gritarte como la vez anterior.

Volteó a verlo desde esa perspectiva, sonriendo apenas un poco.

-a decir verdad, es extraña tu manera de ser, no soportas a nadie a tu alrededor y aun así me acompañaste hasta aquí, yo solo dije que había un lugar más callado, pero realmente no necesitabas venir conmigo para conseguir un lugar silencioso, seguramente tu habitación debe ser más silencioso y solitario que estar aquí conmigo, eso me intriga un poco, haces las cosas por hacerlas, pareces alguien que piensa a fondo todo, pero en realidad conociendote un poco más.... eres más impulsivo que analítico.... y no te molestes, no intento comprender ni psicoanalizarte o algo por el estilo, solo hablo por hablar....

Desvió la vista al techo y cerró los ojos aun sonriendo.

-un gusto conocerte Takeshi....
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Jue Dic 27, 2012 1:20 pm

Enarco una ceja cuando lo escucho hablar como perico sobre conocimientos, impulsividades y psicoanálisis, cuando estaba seguro de que ni si quiera sabia exactamente que era psicoanálisis.

-"Hmp, escoria"- las comisuras de sus labios se volvieron a elevar pobremente, su sonrisa esta vez un tanto mas marcada era seductora y atrayente por si misma. En no sentía gusto por nada, es mas, ni siquiera era bien sabido si podía tener ese tipo de sentimientos en su sistema.

Suspiró profundamente y se dejo embriagar por el silenció, al final el mocoso parecía callarse y le permitía gozar de la ausencia de ruido alguno, eso para él era un gusto. La nada lo era todo, y el todo era la nada, la existencia carecía de sentido, mientras que el sentido carecía de una existencia. Todo se unía mientras se mantenía separado. Los hilos de la lógica no eran mas que pseudo-partes de la comprensión, era impropio negar que la verdadera sabiduría era locura, y que la locura era mera desmedida de los sentidos de lo correcto, pero ¿Que era lo correcto?.

El mueble se convirtió en un lugar extrañamente cómodo, el aire se hizo a normalmente agradable, el silenció era el mayor talento de la naturaleza, según Takeshi, en un siguiente respiro, destenso ligeramente los hombros y parecía estar en trance, su sonrisa se mantenía.

Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Jue Dic 27, 2012 1:39 pm

Se quedó en silencio durante un rato con los ojos cerrados, esperaba escuchar la puerta abrir y cerrarse mientras el otro se iba, sin embargo aunque esperó un tiempo considerable no se escuchó nada, al contrario tan solo prevalecía la respiración de ambos en la sala, poco tiempo después giró la cabeza y abrió los ojos notando la sonrisa del otro, una sonrisa que jamás imaginó que pudiera ser capaz de expresar el otro, no sabía porqué pero sintió su corazón latir un poco más rápido y un escalofrío recorrer su cuerpo, sintió sus mejillas acalorarse poco a poco y supo que se estaba sonrojando.

Antes de darse cuenta su cuerpo se había movido por si solo y antes de poder evitarlo estaba de pie frente a Takeshi, estaba seguro de que él sabía que se había acercado, ni siquiera se había tomado la molestia por intentar ser silencioso... la verdad ni siquiera se había dado cuenta en que momento se había puesto de pie, y siguiendo el mismo impulso de antes que le obligó a ponerse de pie, llevó una mano a los labios ajenos.

Su dedo índice delineó la sonrisa delicadamente, en silencio, sintiendo la suavidad y tibieza de la piel ajena, completamente distinta como había sentido aquel primer beso forzado, claro en ese momento no se estaban besando y por su mente no pasaba la idea de hacerlo, tan solo centraba su atención en aquella tenue curvatura de labios, pareció una eternidad la que su dedo tardó en recorrer sus labios, a pesar de que tan solo habían sido un par de segundos, su vista seguía fija en sus labios y sin darse cuenta él también terminó sonriendo, sabía que él había provocado esa sonrisa y le gustaba, quizá podría decir que.... tenía un nuevo logro desbloqueado.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Mar Feb 12, 2013 8:52 pm

Le escuchó.
Cada sutil movimiento que hizo el otro con su cuerpo en aquel recorrido desde su asiento hasta frente suyo, con el crujir de las telas que sucumbían a las deformidades del movimiento, los zapatos que se agaloparon sobre del azulejo que recubría el suelo del lugar. Cada pequeño sonido fue detectado por sus oídos sensibles, demasiado sensibles.
Los dedos tibios y tersos deslizaban como una caricia dulce y atrevida por sus labios, era casi como si el menor de cabellos azules fuese un pintor y analizara su sonrisa antes de plasmarla en un cuadro con pinturas base aceite y un pincel suave que pudiera marcar sus labios.
El chico de menor edad estaba capturado por los labios de Takeshi.
Un segundo parecía hora, una hora pudo transformarse fácilmente a un minuto. ¿Importaba?, no, no lo hacía, la relevancia de algo denominado y dominado por el hombre era tan poca cosa que tendía a 0.
Einstein tuvo razón en la teoría de la relatividad, todo era relativo, el tiempo fue relativo, y la sensación, el sentimiento y ausencia, también lo fue.
No lo detuvo, por una razón no lo hizo, le permitió, le cedió la autoridad de marcar dominio por sus labios ligeramente rosados de notoria carnosidad seductora. Takeshi después de que la yema ajena recorriera completamente sus labios de comisura a comisura, estiró su brazo y tomó la mano del niño, mas no fue tosco como solía serlo, fue educado y tranquilo, omitiendo todo residuo de violencia, ella se guardaría en la caja de pandora del futuro. Obligó a la mano del menor a descender mientras estaba conjugada con la suya, abrió un ojo con su iris rojizo y su mirada afilada cual daga, vislumbro desde una postura inferior el aspecto de su mentón y los cabellos que finamente delimitaban los contornos de sus pómulos, además de enaltecer los ojos grandes que hacían juego con las hebras capilares.
Sus orbes se fijaron en las ajenas, sus labios se abrieron finamente para dejar escapar el aire que venía desde sus pulmones, en un recurrido que comprendía desde ellos hasta la boca atravesando por las cuerdas vocales que marcaban el tono ronco de su voz.

-Te reto a que lo hagas ahora con tus labios, Basura.

Su sonrisa tenue no se desvaneció de su rostro casi siempre inexpresivo, había dado un ataque directo y una invitación oculta. "Hazlo".
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Vie Feb 15, 2013 12:53 am

Cuando la mano de Takeshi sostuvo la suya no pudo evitar asustarse, lo cual no era para menos después de todo lo que había pasado con él anteriormente, incluso se planteó la posibilidad de intentar escapar tan rápido como le fuera posible, sin embargo aquel agarre era distinto, si, le sostenía, pero era... ¿dulce? dejó que la mano del otro le guiara, relajando su cuerpo de nuevo conforme el otro retiraba su mano.

Su mente era una batalla, su sentido común le decía ¡CORRE! pero otra parte de él le pedía que se quedara, fijó sus ojos en los del otro, perdiendose en lo rojizo de sus ojos, sin embargo, no estaba preparado para aquellas últimas palabras, si, era un "reto" pero... le estaba diciendo que lo besara.... el hombre que lo había besado a la fuerza, lo había golpeado, encerrado y abusado sexualmente de él ahora estaba frente a él, sonriendo y "pidiendo" calmadamente un beso, debía ser un enfermo... si, esa era la única explicación para lo que estaba a punto de hacer.

No lo hizo porque lo retara, sin embargo se dio el valor de hacerlo, no importaba lo que dijera luego de él, se acercó muy lentamente, con miedo, aquel era el primer beso que el daría queriendo hacerlo, a pesar de las numerosas veces que ese mismo hombre lo había forzado anteriormente ahora era voluntario.

Cerró los ojos y el siguiente instante sintió sus labios rozando con los de Takeshi, su beso era torpe y suave, moviendo apenas un poco los labios, sintiéndose estremecer con esa nueva sensación que jamás pensó podría experimentar con ese hombre que tenía frente a él.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Vie Feb 15, 2013 8:29 pm

Los labios suaves, cálidos y vírgenes se rozaron con los suyos. Definitivamente carecían de la experiencia, de ese sentir de conjugarse con otros labios cálidos.
El chico que suele vestirse de mujer parecía haber perdido toda su altanería y bravía, parecía haber mutado mágicamente en un inocente minino huraño que temía acercarse a la pantera que representaba Takeshi.
Decidió que la lentitud del niño era tediosa, solo entreabría y movía sus labios finamente como si fuera una criatura indefensa y nerviosa, muy mal, bastante mal. Tomó la directiva de los sucesos, entreabrió sus labios y aumento el roce, la fricción entre esas carnosidades en extremo sensibles que delimitaban el final o inicio de sus fauces. Su lengua escapó del refugió de su boca y se aventuró a reconocer el terreno externo.
El ambiente, el aire golpeo su músculo pero él no se retrajo, comenzó a lamer los labios ajenos, con un especial interés en el labio inferior del chico que gozaba de más carne suave y rosada.
No pidió permiso para seguir más allá, puesto que no lo hizo, dio un mordisco en el labio del chico con algo de fuerza pero con extrema seducción mientras hizo su cabeza hacia atrás llevandoce parte del labio para posteriormente otorgarle su libertad.

-Prueba superada.

Dijo burlón y se soltó la mano y volvió a cerrar sus ojos, cruzó sus brazos y se relamió los labios.

¿Eres virgen en todos los sentidos, Escoria?
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Vie Feb 15, 2013 11:39 pm

Se sintió estremecer cuando Takeshi aumentó el contacto del beso, sin embargo seguía sin sentirse como la primera vez, estaba siendo cauteloso de no asustarlo, correspondió el beso aun con torpeza, aunque dejándose guiar por el otro, no lograba comprender el como era posible que aquel hombre que tanto miedo y dolor le había causado hace unos pocos días, ahora en ese momento podía lograr que su cuerpo se estremeciera de esa manera con tan solo un beso, finalmente terminó y no pudo evitar dejar escapar un leve suspiro, aunque... ese "prueba superada" le dejó algo fuera de lugar ¿qué prueba había superado? aunque claro la sorpresa fue cuando la siguiente pregunta salió de sus labios ocasionándole un sonrojo como nunca antes ¿eso a él que rayos le importaba?

-e...eso... ¡no es de tu incumbencia!

Claro que el sonrojo en sus mejillas y la mirada en sus ojos, junto con el anterior beso que le había dado daba toda la respuesta, claro que era virgen en todos los sentidos, lo más lejos que había llegado con otro hombre era lo que el mismo Takeshi había hecho en aquella celda, pero no estaba dispuesto a admitirlo.

-a...aunque no lo creas yo... ¡ya había tenido un novio antes!

Claro que eso era mentira, lo más cercano a un novio había sido su amigo Yuujirou, que de vez en cuando le robaba un beso, pero nunca más allá de la simple unión de sus labios y aunque decía que era su novio ante todo el colegio, la verdad parecía más un juego del rubio que algo real.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Sáb Feb 16, 2013 10:11 am

Un ojo fue necesario, suficiente para darse cuenta de la imagen impregnada con el escarlata de la sangre debajo de su dermis. Es una reacción bastante irregular y peculiar, una la cual escapa de la comprensión e intereses de Takeshi. Cuando un cuerpo se asusta y se pone nervioso, como resultado de la liberación de la adrenalina, la sangre se aleja de la piel y se va a lugares más importantes, como el corazón, los músculos y el cerebro con la intención de dar una respuesta audaz y emitir un ataque o una huida, pero para el caso específico que simbolizaba la verguenza, el cuerpo volteaba todas sus respuestas y se burlaba de su dueño, haciendo que en lugar de la sangre huir de los capilares del rostro para volverlo pálido, saturaba las mejillas con toda la sangre del rostro para que anunciase al mundo que se sentía apenado.
El cuerpo se burlaba del humano, y los demás humanos se burlaban, excitaban o enternecían por ello, en el caso de Takeshi ninguna de esas tres respuestas fue la adecuada.

El comentario acerca de su fogosa estadía con un varón que se convirtió en su compañero romántico le pareció la mentira más grande dicha por una boca floja atareada por la hormona del miedo, dimitió de prestarle el más mínimo interés a lo que dijo el bocazas nervioso frente a él.

-Hmp, era tan inexperto como.

Dijo con severo tono de burla, incluso una sonrisa tenue dibujada en sus labios carnosos, aumentó exponencialmente la mofa, hasta un nivel de ridículo. El no era un experto ni rebosaba de siglos de experiencia, pero era un genio, y por desgracia tuvo a un bastardo hermanastro que le enseño algo que él nunca estuvo interesado en saber. Con sus brazos cruzados y la tela envuelta en sus codos producto de la postura, soltó un largo suspiro casi como de cansancio, algo le cansaba pero a la vez algo le interesaba, el extraño círculo de lo incomprensible de la realidad y la vida.

- ¿Te sigo dando miedo?

preguntó, demandando de inmediato una respuesta, él era así, así lo habían forjado contra su voluntad, todo lo que había hecho en su vida fue contra de su voluntad, por eso cuando empezó hacer las cosas a su voluntad, empezó a quitar la voluntad de otros, era el mismo mecanismo que usaba un violado al convertirse en violador, te identificas con tu atacante, te haces uno con él y desde ahí, lo entiendes y duele menos.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Mar Feb 19, 2013 4:29 pm

Omitió respuesta alguna ante lo que decía, era obvio que se burlaba de él y que cualquier respuesta tan solo serviría para aumentar la burla del otro, así que lo mejor era no contestar a eso, sin embargo la siguiente pregunta... se podría decir que era algo difícil, complicado de comprender, en especial para él mismo que estaba viviendo todo aquello, se sentó a su lado en silencio viendo la pared de en frente, como si ahí estuviera escrita la respuesta.

- yo.... si lo tengo... pero, no es igual.

Sería una tontería decir que no temía al otro, claro que lo hacía, no era como si pudiera olvidar sus golpes y palabras, y aunque terminara siendo amigo de aquel hombre, sería imposible que pudiera olvidarlo, pero quizá podría perdonarlo... de alguna manera, es decir, en ese momento, si no estuviera dispuesto a perdonarlo, no estaría a su lado en ese momento.

-tengo miedo de que me lastimes de nuevo, pero en este momento... es como el miedo que tienes a quemarte, sabes que si te acercas demasiado te quemarás y aun así te acercas para obtener su calor...
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Vie Mar 15, 2013 6:23 pm

El menor parecía absorto en la distancia, como si pensase que ella podría esclarecer sus pensamientos desdibujados en la incongruencia.
¿Podría la lejanía de una pared blanca dar las respuestas de lo que su mente no concebía?
Era tan capaz como esclarecer su propia agonía mental, aún así, el chico mantenía fija la mirada en aquella pared distante y difusa.

Takeshi dio un suspiro profundo, embargándose de la aseveración incongruente y aún así plagada de sentido que el ajeno emitió con duda propia.
La pared no le había ayudado nada.

Abrió el ojo derecho y movió la pupila y el iris gracias a los músculos oculares y divisó por el rabillo del ojo a su interlocutor actual que le temía como si fuese el mismo fuego, pero aún así estaba tan cerca, listo para ser quemado.
No era valentía lo que motivaba al ajeno a estar próximo a él, aún así tampoco logro aludirlo completamente a una plena estupidez, entonces ¿Qué era? Cuando alguien se enfrenta al peligro es porque después de aquella exposición se obtendría algo más valioso que el mismo temor, en el caso que representaba al policía y al menor atacado anteriormente ¿Cuál podría ser la ganancia?
¿Qué Dios podría disponer de una recompensa a su hazaña?
Nadie lo sabía, era tan claro y comprobado como la existencia de ese mismo Dios omnipresente y omnipotente evasivo.

No tiene sentido lo que dices, no tengo interés de herirte, escoria
Una llamarada se escapo, apoyada por la ventisca de lo banalmente compresivo, levito los aires y acarició la mejilla pálida.
Esa llamarada incauta fue la mano de Takeshi que con un movimiento sutil del índice y el pulgar, otorgaron un mimo a aquella piel reluciente de ausencia de melanina.

Tras apoyar sus manos en sus rodillas, dio el impulso necesario a sus extremidades y se levantó, sin decir nada, con el silencio que característica su reservada personalidad. Se encaminó a la puerta.
Tras un track destrabo el seguro y salió de la habitación a paso lento y seguro, dejando al chico para que digiriese lo que él acababa de hacer y decir.
Aunque realmente quien quería entenderlo era el mismo Takeshi.
A él la respuesta inconcluso no se la daría la pared necesitada de pintura, según él se lo daría el sonido de sus pasos al caminar, aunque…tampoco estaba tan seguro de ello.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   Mar Mar 19, 2013 10:50 pm

El silencio entre sus propias palabras y la respuesta de Takeshi no fue tan tenso como imaginó que lo sería en un inicio, sin embargo cuando al final lo escuchó hablar, se sintió estremecer con la profundidad de su voz y el eco que esta ocasionaba en la sala, sin embargo eso no fue nada en comparación con la suave y efímera caricia que el otro le otorgó a su mejilla, sentía como si su piel ardiera justo donde le había tocado tal y como había dicho al compararlo con el fuego.

Le vio salir de la habitación y se quedó un instante ahí en su lugar, sin saber como es que había llegado a ese punto, no podía verse a si mismo, pero sabía que sus mejillas estaban sonrojadas tan solo por esa caricia, sentía su corazón palpitar y entonces por un segundo sintió un cosquilleo, tal y como decían que se sentían las mariposas en el estómago, no sabía como era posible que sintiera aquello por una simple caricia que le había dado el hombre que lo había golpeado y casi violado días antes y aun así...

No lo pensó para nada y corrió detrás de él, no sabía que era lo que estaba haciendo y realmente no quería pensarlo, solo quería actuar, le alcanzó en el pasillo y se paró frente a él, le tomó de las mejillas y lo besó una vez más, por la rapidez había sido un movimiento torpe, no sabía que rayos hacía, seguramente el otro lo golpearía y lo alejaría, sin embargo, no pensó en nada de eso, sino hasta el momento en que sintió sus labios unidos a los del mayor.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Una tarde tranquila -libre-   

Volver arriba Ir abajo
 
Una tarde tranquila -libre-
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Historias de Temática Libre
» Dibujando un paisaje en la azotea [Libre]
» Divirtiéndome un rato [libre]
» Fénix... [LIBRE]
» ¿Compradora compulsiva? Puede ser~ {Libre}

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Ciudad Esmeralda :: Z O N A - O E S T E :: ·· Plaza-
Cambiar a: