¿Alguna vez imaginaste un lugar lejano, escondido del resto, un nuevo Eden particular... donde puedes ser quien, como y cuando quieras, donde no existan etiquetas, creencias, ni banderas? Vive y deja vivir, porque en Ciudad Esmeralda todo tiene lugar.
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
 photo ADVERTENCIA18_zps285ec6fb.png
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña

Comparte | 
 

 Tendencias autodestructivas... es imposible negarte a ellas [Priv. Wolfgang]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Invitado
Invitado



MensajeTema: Tendencias autodestructivas... es imposible negarte a ellas [Priv. Wolfgang]   Sáb Feb 25, 2012 12:02 pm

- la razon de mi estancia aqui en la alcaldia es simple, no habia rondado por aqui, a pesar del tiempo que llevo en esta ciudad, me habia evitado venir a este lugar, el por que? bueno no parecia algo tan interesante, ademas de que trato de evitarme toparme con la normatividad, y no.. no es por que haga algo mal (aja)-

- entre al recinto escurriendome como la humedad a paso lento y sigiloso, eludí algunos guardias, en serio para que se necesitan guardias aqui?, pfff... la gente es un tanto neurotica, deberian tranquilizarse-

- dentro del recinto habia unas enormes escaleras, la limpieza, y la estetica simplemente es fascinante, con un tenue aire debo de decir, de infraestructura barroca, mire a todos mi alrededor, fijandome que no hubiera mucha gente, y en efecto el lugar estaba desolado, mejor para mi, la tranquilidad de un habitáculo solitario es algo incomparable, subi por las escaleras, y mientras subi, voltee al techo y se encontraba ahi un gran mural, que mostraba a las que segun tengo conocimiento, y segun la leyenda dice que fueron fundadoras de la ciudad donde ahora vivimos, me detuve un momento apreciando la pintura, se veia la belleza de los ojos de las feminas, y una mirada anhelante de libertad-

debo aceptar ...- subi mas las escaleras- si es una buena pintura..- las cosas como son, y eso es lo que creo, .. este lugar por si mismo no me parecia divertido, pero el simple hecho de saber que me estoy metiendo en algun lugar que supuestamente no deberia..(aunque no estoy seguro, jamas escuche que estuviera estrictamente prohibido venir aqui), bueno la cosa es que eso lo hacia exitante-

-llegando al segundo piso, el barandal negro de hmmn supondre que es una aleacion metalica de hierro y otro metal desconocido con final molduras, que denotaban el estilo y la gloria de la alcaldia, extendian su belleza ante mi... aunque me fije mas en ver que estuviera desolado y sin peligro a la vista, una vez asegurado esto camine a paso relajado por el pasillo pulcro eh impecable, viendo como algunas de las puertas estaban cerradas con llave, y por el tipo de cerrojo, era obvio que eran llaves antiguas..- no descuidaron ningun detalle..- susurre para mi mismo -

-llego a mis oidos un sonido como de respiracion, o de movimientos, gire mi cabeza hacia aquella direccion ligeramente hacia la izquierda, y aproximadamente a unos 2 metros de distancia, estaba un cuarto con una enorme puerta de metal con fuertes decorados que la hacian resaltar mas que cualquier otra, el sonido provenia de dentro de ese lugar...-

- me aproxime sigiloso hasta la orilla de la puerta y me quede ahi, tratando de ocultar mi prescencia,.. hmmmn por lo mucho que resalta, quien deberia estar dentro debia de ser... el jefe!!! es decir el alcalde de la ciudad,, entable fugazes conversaciones con el, meramente formales, como cuando me firmo el permiso para construir mi laboratorio, y tambien cuando me permitio ser maestro a mi joven edad, es un hombre que sinceramente se impone.(me da curiosidad).. pero ser descubierto en este momento por el, seria problematico supongo.. me quede ahi un momento escuchando que hacia y decidiendo que hacer cuando sin querer el sonido de mi celular.(una risa diabolica que es mi tono de mensaje) se hizo presente,- kkjj..- meti la mano en mi bata gabardina, para apagarlo al instante..( jodeeer!!!! que no pudieron elegir un peor momento..??))..-

va vestido con una gabardina como esta
Spoiler:
 
pero en color blanco, y tambien usa unos pantalones con cadenas negros y una botas negras))
Volver arriba Ir abajo
Wolfgang Regendorf
Admin
avatar

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 03/12/2011

MensajeTema: Re: Tendencias autodestructivas... es imposible negarte a ellas [Priv. Wolfgang]   Sáb Mar 17, 2012 2:28 pm

Se encontraba detrás de su escritorio y a su vez de su portatil, en donde atendía asuntos con el gobierno del estado, y a su vez, con sus subordinados; dándoles órdenes y dando un informe de que todo allí, dentro de Ciudad Esmeralda marchaba bien. Absolutamente todo.

Así le gustaba ser. Así le gustaban las cosas. Impecables. Perfectas. Absolutas. No permitía ningún error por parte de nadie ya que él no los cometía. Y tenía la fiel creencia de que si uno en toda esa "torre" cometía un error, causaría un efecto dominó y destruiría y pisotearía lo ya creado con tanto esfuerzo. Sí.

La MÚSICA que tenía como fondo era increíblemente tranquilizante, casi parecía transportarlo a ese mundo utópico con el que le encantaba soñar, en donde se encontraba su familia, su Reina, y no existía ningún tipo de "falso".

Sin embargo, poco le duraría el gusto, ya que alguien (y tenía idea de quién era) se encontraba detrás de las puertas que lo resguardaban de la sociedad que defendía y a la que estaba a cargo.

Qué imprudente. Arruinar con una risa aquella bella música era un crímen, pese a eso, lo dejó pasar. De nada servía malhumorarse por algo tan simple como eso. Aunque era una falta de respeto, sin duda, él no quería sacar prontas conclusiones por lo que alzó la voz para que "esa persona" lo escuchase desde afuera-: ¿Qué es tan importante para que interrumpa mi trabajo? -por supuesto que ya sabía de quién se trataba. El olfato y el oído de un hombre lobo resultan ser los mejores aliados para alguien como el Alcalde, sin duda.


[e_e ah, tenía un post mucho mejor pero le dí accidentalmente "cerrar"... -sigh- en fin, disculpa la tardanza.]



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://ciudad-esmeralda.foroactivo.mx
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Tendencias autodestructivas... es imposible negarte a ellas [Priv. Wolfgang]   Sáb Mar 24, 2012 12:15 am

- agh , genial esto es lo peor, era obvio que el jefe iba a descubrirme, joder, y ahora con que cara me le iba a plantar, es mas, me invito a acercarme, aunque no lo parezca se reconocer acciones del jefe, creo que eh aprendido a liar con gente tan seria como el, después de todo mi padre era asi, alguien sumamente frió, eh insensible que mostraba poco menos que absolutamente nada-

-suspire, realmente estaba derrotado no servia de nada mantenerme oculto, solo había que pensar en un buen plan para disimular que solo era un "vago" que fue llamado por su curiosidad..- am....- dije pensando y me pare y sacudiéndome las ropas, me asome por la puerta, con una postura erguida mostrando mi estatura (pobre)- buenas tardes , jefe..- dije sonriendo de medio lado e inclinando mi torso hacia adelante , adoptando la postura de reverencia y después volviéndome a alzar..- permiso para pasar..- en parte me sentia, hablando como en Alemania, allá la disciplina suele ser mas severa, aunque nunca eh sido un ferviente seguidor de la disciplina, y eso es mas que obvio por todas las acciones que llevo a acabo, mi mundo es la ilegalidad-

- el hombre lucia portentoso tras su escritorio, y el computador, siempre cubriendo la mitad de su rostro tras ese mechón grisáceo de cabello, le daba un aire de misticismo, ademas esa expresión siempre impecable, pulcra y que no variaba, es tan interesante eh intrigante, o sera que solo soy un desquiciado? vaya vaya no es hora de empezar a pensar en esas cosas, después de todo estoy ante el jefe-

yo.. am etto..- dije sin saber que decir por un instante- vine a pasear por aquí, no.. había tenido la oportunidad de conocer la alcaldía, y debo de decir que es muy hermosa..el ambiente antiguo que tiene es muy hermoso..- dije desviando momentáneamente la mirada apreciando el lugar y sonriendo amplio, es muy bello, cada detalle, despues me gire a ver al jefe- ademas vengo a reportarme, me gustaria trabajar para usted jefe, no solo siendo un ciudadano de esta ciudad-le sonrei muy amplio, enseyando mi colmillo, lleno de emocion y curiosidad, y hacia que es mi curiosidad?, pues bueno, esto es mi misterio-

- tenia que ser sincero, no se por que el jefe me despertaba este respeto y admiración hacia el, no es como si hubiera hecho algo para ganarcelo , solo lo suscitaba- y esa musica.?...- me detuve por un momento, la musica que adornaba con sus sonidos el cuarto, era tan tranquila y deleitable, casi hipnotizante-
Volver arriba Ir abajo
Wolfgang Regendorf
Admin
avatar

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 03/12/2011

MensajeTema: Re: Tendencias autodestructivas... es imposible negarte a ellas [Priv. Wolfgang]   Dom Abr 01, 2012 5:49 pm

El chico que tenía el atrevimiento de interrumpir su trabajo y su momento de calma (siempre, gracias a la música) por fin pedía, con respeto (según lo vió así) el permiso para poder entrar. De cierta forma esa persona podía aceptar las cosas si provenían de éste joven, pues no era cualquier tipo de chico, no, estaba a su mando, era uno de sus dos subordinados a los cuales les tenía cierto cariño; pero por supuesto, jamás lo demostraría.

Levantó su mirada de la laptop en donde escribía un informe, y a su vez, respondía a las inquietudes de un par de vendedores (dueños de locales) del Centro Comercial, y la llevó hasta donde estaba el sujeto en cuestión. Allí, vestido con extravagancia pero éste hecho no resultó extraño para el hombre recto que había detenido su trabajo.

La curiosidad invadió la mente del joven, o eso pensó, eso había sido y nada más. Y no podía ocultarlo pues estaba dentro de su personalidad ser de esa forma, y por ende, meterse en problemas de vez en cuando. Así lo conocía, y así se daba a conocer. -No hay porqué mentir, joven Sedras. -dijo calmo, prestándole suma atención. Se dió cuenta de que observaba la oficina, fascinado por ella, y dejándoselo saber en un comentario, al que sólo respondió con un-: Gracias. Me he esforzado en crear un ambiente digno de la presencia de mis Ciudadanos. -pues para él si no había ciudadanos, no había ciudad. Y ese era un hecho. A cada uno le tenía un cariño especial, pues, su forma de pensar era tal que encontraba en todos y cada uno algo hermoso. Aún el más temible asesino tenía algo hermoso dentro de sí. El artista, el maestro, el estudiante, el bartender, el civil... todos. Cada uno de ellos desempeñaban su función y no estaban estancados, vivían, existían... Todos, en conjunto, creaban una hermosa escena. Quizá ese era uno de los motivos de siempre estaba reacio, tranquilo, inmutado. Él no tenía ojos para los problemas, pues confiaba ciertamente en que había una solución para todos, sin excepción.

Sin continuar desviándome del tema, el chico ha hecho su petición. Trabajar con Wolfgang Regendorf. Tuvo que preguntar, sólo para asegurarse-: ¿Qué no usted ya trabaja para mí? Es uno de mis subordinados. ¿Acaso lo ha olvidado? -con su orbe de color azul, parecido al color del mar, observó detrás del chico. Las puertas se cerraron automáticamente dejándolos solos a excepción del inmobiliario, un par de pinturas y la música haciéndoles tercera.

El hombre inmutable apenas habló, respondiéndole a su pregunta con esa calma de la que parecía jamás podría abandonar-: Las personas que tocan ese tipo de música son verdaderos artistas, joven Sedras ¿usted no lo cree así? -cerró su portatil con un movimiento de su muñeca seguido por sus dedos de la diestra. Hizo una pequeña pausa para levantarse del lugar donde había estado sentado y un sonido característico de la piel en los inmobiliarios se hizo presente. Lo ignoró. Rodeó con gracia el escritorio en donde había un montón de pilas de papeles bien ordenadas, diferentes tipos de bolígrafos, y un par de cosas más que no merecen tener mención ahora.

Inició su pequeño recorrido con pasos en donde su calzado resonó en el suelo muy tenuemente; su dirección era el sillón de piel color negro que se encontraba en uno de los costados, justo debajo de una de las pinturas enmarcadas que podría decirse, eran de su personal colección. Intentando no hacer mucho ruido (con la piel de esos inmobiliarios es imposible) se sentó sobre de éste y dió un pequeño suspiro.- Dígame, joven Sedras... ¿cuál es el verdadero motivo de su presencia? -no, están equivocados. No fue ninguna queja. Simplemente éste hombre deseaba conocer la verdad, sin rodeos.



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://ciudad-esmeralda.foroactivo.mx
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Tendencias autodestructivas... es imposible negarte a ellas [Priv. Wolfgang]   Lun Abr 02, 2012 4:40 pm

- ah joder, me había descubierto, aunque.. no esra como que tuviera que disimular mucho, mi personalidad es algo conocido, mis defectos son claramente obvios y públicos, extrema egolatría, curiosidad máxima, mal temperamento y como decirlo, un reconocido afán por meterse en problemas, no es, que me guste meterme en problemas, es mas el gusto que me da zafarme de ellos, es como un agasajo para mi, el tener problemas, y a su vez, lograr escapar airosamente de ellos-

- esos ojos azules al verme , realmente tenían un yo que se que que se yo, que era realmente interesante para mi persona-

-vi como miro hacia atrás mio, a caso alguien ingreso al lugar?, pero al escuchar el estruendo de las enormes puertas al cerrarse, que me sorprendió un poco debo añadir, realmente una enorme sonrisa se dibujo en mis labios, era fascinante eh interesante, al fin y al cabo, soy un idiota, un mero idiota que se mueve por el impulso de su pasión y de su curiosidad, gomene, jefe, usted la despierta de su momentáneo letargo, desde que llegue aqui a la ciudad-

hmmmn..- afirme con la cabeza- yo se que soy su subordinado jefe, pero... en estos días eh tenido poca información, o pedidos de su parte...- le sonreí de medio lado mostrando un colmillo y haciendo un mohin con las manos..- me sentía abandonado , jefe, así que quería venir a sersoriarme que no se había olvidado de su científico loco.."particular"..- recalque con mi tono la ultima palabra, así es, me ofrecía como el científico loco particular del jefe, es de lo mejor que se hacer..inventar esto, hacer lo otro... modificar un poco aquello, total, es a lo que me dedico, y debo decir me apasiona...-

- me dedique a escuchar un poco de esa música tranquila que embelesaba el lugar, y hasta cerré los ojos y suspire, para después abrirlos y posicionar los en el ojo expuesto del jefe..-.. aquellos que logran colocar su alma, y su sentir interno, en aquello que ellos llaman su manera de expresión, y hacer que la gente al percibirlo, sientan lo mismo que ellos al momento de hacerlo.. son verdaderos artistas, y ciertamente ellos logran transmitir mucha paz...- creo que hasta una paz, que puede tranquilizar a mi persona hiperactiva... vaya, eso es de reconocer celes, es difícil tranquilizarme... mas difícil que el que acepte una derrota.. que puedo decir soy mas terco que inteligente, así que piensen mi nivel de terquedad-

- le seguí con la mirada, hasta que posiciono el hombre su presencia sobre un mueble bastante ruidoso, debo decir, aunque debajo de ese cuadro el hombre daba un semblante, sumamente poten toso, inalterable, fuerte, una escena agradable para mi, soy un admirador de la fuerza..joder, y este hombre la emana cada poro, por eso es que quiero estar cerca suyo, a como de lugar-

- me pensé lo que dijo por un instante, por que estaba alli, realmente- no le mentí cuando le dije que quería conocer la alcaldía, aunque me falto agregar que... quería poder convivir mas con usted jefe. y corroborar que aun me recuerda como su leal subordinado.- am, creo que estoy siendo muy directo, al verle sentarse me permite , no sin antes hacer una ligera reverencia, el derecho de sentarme a su lado, por lo que eh oído mucha gente le teme al jefe, aunque, a mi no me parece alguien de temer en lo absoluto, le sonreí de medio lado..- casi no eh tenido el privilegio de estar con usted, jefe... asi que, solo quiero poder estar con usted un rato.. si me lo permite..- gire todo mi cuerpo hacia su dirección, denotando con este lenguaje corporal, que le entregaba toooda mi atención...-
Volver arriba Ir abajo
Wolfgang Regendorf
Admin
avatar

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 03/12/2011

MensajeTema: Re: Tendencias autodestructivas... es imposible negarte a ellas [Priv. Wolfgang]   Miér Abr 04, 2012 2:14 pm

-Comprendo sus sentir. -hizo una pequeña pausa, buscando las palabras correctas para que el joven en cuestión no se sintiera rechazado o bien, no se confundiera con otro tipo de situaciones que realmente no valen la pena pues son pérdidas de tiempo.- La razón de que no requiera de sus servicios justo en este instante es que todo ha estado bajo control, joven Sedras. -el hombre inmutable se sintió orgulloso de ello. La Ciudad bajo su cuidado se desenvolvía de una manera maravillosa, incluso exquisita, como mencioné anteriormente, aún el más vil desempeñaba su trabajo como debía de ser, y ese equilibrio era constante, era inquebrantable.

El hombre, de poder sonreír, o hubiese hecho. El menor había mencionado palabras que habían penetrado su mente, y por supuesto, habían logrado guardarse en su memoria. Así pues era como aceptaba el hecho de que quizá éste chico tenía más de una faceta que mostrar; sí, en explícito, Sedras era un joven que era egolatra, algunas veces arrogante, muchos lo tachaban de ser "el payaso de la clase" por su buen humor (satírico, de hecho). Pero éste hombre veía más allá de lo que Sedras mostraba. Quizá por instinto o cualidad, quizá porque Sedras era una persona diferente en su presencia. Quién sabe. Pero lo sabía. Sabía que el joven podía ser mucho más de lo que era ahora. Por lo que, de alguna u otra manera, se sentía orgulloso de tenerlo como su subordinado, y como dijo él "científico personal".

El hombre mayor cerró sus ojos y pudo jurar que de su cuerpo emanó una onda que abrumaba y que en conjunto con su tranquilidad, había fuerza, rectitud, y orgullo. Habló sin mirarle, pues estaba sumido en la música y en el sentimiento que ésta le producía-: Aún si lo deseara, jamás me olvidaría de usted. -intentó tranquilizar su, percibida, ansiedad. Se percató de su movimiento y de su atrevimiento al hacerlo. Creyó que sería irrespetuoso no darle aquello que le brindaba por iniciativa propia así que abrió sus ojos, y aunque sólo exponía uno, giró su rostro y le prestó atención. Pero antes de hacer otra cosa, comentó-: No le negaré éste momento. Así que, aprovechelo de la forma más intensa que pueda. -colocó una mano sobre el brazo del sillón y la otra sobre su propia pierna, como si descansara de haber estado trabajando un largo tiempo.- Entonces... ¿le parece bien si usted inicia una plática? Intentaré seguirle el paso, joven Sedras. -esa era su propuesta. Implicitamente le estaba diciendo que respondería cada una de sus preguntas, no importaba el tema o la intención de éstas, él respondería. Porque así era. Porque de esa forma fue educado.

"¿Qué hará mi pequeño ratón?" De pronto esas palabas vinieron a su mente, recordándole una adaptación de Dickens al cine. Sí, no se equivocan. Por una fracción de segundo se sintió como la Sra. Dinsmoor.



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://ciudad-esmeralda.foroactivo.mx
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Tendencias autodestructivas... es imposible negarte a ellas [Priv. Wolfgang]   Miér Abr 04, 2012 5:06 pm

-aquello que menciono de que no se olvidaria de mi aunque lo deseara, hizo un huracan mental, y me dio una sensacion de felicidad ,que aunque lo hubiera deseado , no hubiera podido evitar que una sonrisa ligera se asomara en mis labios, joder, joder.. controlate sedras!!!, lo que dijo se refiere a que eres un "buen" subordinado, e..eso es obvio, asi que debo acallar esta efimera felicidad.. pensar de manera distinta, solo trae problemas, asi soy, una persona que es muy dura consigo mismo, los demas pueden cometer cierta cantidad infinita de errores, pero, ore sama, no -

- eh, vaya... se giro para verme con aquel ojo que expone, solo ese ojo, are? pero por que rayos? por que lo hacia? por que siempre mantenia oculto el otro ojo?... a ver, debo de despejarme esa duda en este momento...en primera no creo que lo haga por la misma razon que yo suelo tapar mi rostro.(una muy patetica, cabe mencionar), pero bueno, menciono el aprovechar esta oportunidad, eh iniciar la platica, no creo que deba desaprovecharla, no quiero iniciar la conversacion , con algo tan bruto y sin sentido como el "como ah estado?"... o el tipico "hableme de usted", no, hay cosas consizas que quiero saber del hombre, algo me dice que esto podria parecer mas a una entrevista a famosos, claro esta yo soy el entrevistador, y el jefe mi entrevistado...-

bueno jefe..- me entone..- cabe mencionar que me rijo por la ley del intercambio equivalente, es decir.. si se desea algo se debe de dar algo de valor equivalente.. haci, que , pregunta que yo le haga, me la puede regresar si gusta, así me enseñaron en mi país a desenvolverme..- no era algo del todo que en mi país, me hubieran enseñado, si no que yo, tenia esa manía de desenvolverme en esta manera, por que me constaba que era la mejor, o al menos, la mas funcional para mi ser-

etto...hablando de lo de el arte...- en mis oídos , todavía sea percibía aquella belleza sublime y relajante..- usted, cual es el arte con el cual usted logra expresarse ?, jefe.. yo soy de los que cree que todos tenemos un arte, en el cual desplegamos nuestra persona.. nuestra esencia mas pura..- me gire para verlo y le sonreí amplio..- cual es la suya, jefe...- no soy de los que se deja descansar sobre el sofá, suelo mantener mi espalda separada de el respaldo del sofa, casi como si no me permitiera bajar la guardia completamente, soy mas obstinado de lo que parezco...-

-y justo para lo que pienso yo, hace mas amenas las conversaciones, no estoy seguro por que factor, le ofreci al jefe- gusta un cafè o un tè?..- no es que me este ofreciendo de mesero, ni nada por el estilo, es que.. existe ese rasgo en mi persona que depende con que personas, sale este lado mio...hasta ahora solo el jefe, y otro ser que solia estar vivo, pero"x" eso no es relevante-

Volver arriba Ir abajo
Wolfgang Regendorf
Admin
avatar

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 03/12/2011

MensajeTema: Re: Tendencias autodestructivas... es imposible negarte a ellas [Priv. Wolfgang]   Sáb Abr 21, 2012 1:11 pm

Hubiera sido más fácil decir “quid pro quo” ¿no le parece? –aunque en sí el hecho de mencionar esas palabras, realmente le recordó a otra adaptación al cine. ¿Es que acaso hoy se encontraba en modo “relacionaré todo lo que me diga a algo que ya he visto”? Nadie lo sabe a ciencia cierta. –De acuerdo. –afirmó pues no veía ningún inconveniente en también conocer un poco más a su subordinado, aunque en sí el hombre ya le tenía la suficiente confianza como para asirse de él y dejarse asistir por él en caso de ser necesitado. El joven, aunque no lo pareciera, era un hombre sumamente inteligente y eso no podía negarlo aunque quisiera; invenciones de todo tipo marcaban su camino (y su vida) de alguna forma u otra, y por supuesto el hombre inmutable estaba consciente de esto.

El joven, astutamente (les digo, si de ignorante no tiene nada) le preguntó al hombre mayor sobre cuál sería el arte con el que él se expresa. ¿Era esa su demanda? ¿Conocer de qué manera se expresaba…? De nuevo sopesó sus palabras, como podrán darse cuenta estaba tomándose el tiempo de responder después de habérselo pensado bien para no darle una idea errónea o completamente diferente, y es que a veces lo que decimos puede malinterpretarse (y quien no esté seguro de esto, es un completo antisocial) y tomarse por un rumbo totalmente diferente. Después de unos segundos, le respondió con total calma y serenidad, ya que la música producía ese efecto en él-: Verá… las emociones resbalan por mi rostro, ciertamente. –pero él no lo veía como algo bueno o algo malo, simplemente no era una persona expresivamente física- Pero suelo expresar mis emociones con palabras escritas sobre un montón de papeles. –casi rió por lo bajo- Aunque no me considero un escritor, claro está. –No pudo evitar el hecho de que la mente de un hombre lobo trabajara un montón de veces más rápido, en cuestiones de memoria, ya que dirigió su mirada, casi por reflejo, hacia su escritorio; allí, guardaba sus creaciones más hermosas con recelo. –Y usted, ¿cómo se expresa, joven Sedras?

De pronto, el chico en cuestión volvió a utilizar su astucia para aminorar el tiempo y hacer de esto algo interesante. Bien. Eso era lo que le gustaba. Eficacia en todo momento (que claro está se logra con un esfuerzo y un montón de sacrificios, pero véanlo de éste modo, los resultados casi siempre resultan ser de grata consistencia). –Me gustaría tomar un café, muchas gracias. –hizo una pequeña pausa, para después hablar. –Y usted me acompañará ¿cierto?



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://ciudad-esmeralda.foroactivo.mx
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Tendencias autodestructivas... es imposible negarte a ellas [Priv. Wolfgang]   Sáb Abr 21, 2012 5:05 pm

- escuche esa respuesta de manera atenta, mis ojos se detenían en verle a el y sus facciones, su manera de contestar, el jefe, tenia razón en eso, y al menos era consciente de que su rostro no era el mas expresivo del mundo aunque- aunque no lo crea, yo creo que si es expresivo, o al menos a mi me lo parece jefe..- tampoco es el mas inexpresivo, si uno ponía una muy exhaustiva atención a las expresiones y movimientos del jefe, estos mostraban mas que incluso lo que supongo el jefe cree, este hombre de temple y serenidad, en su firmeza y fuerza, tiende a verse mas en el una nobleza , y una lealtad impecables, pero aun asi mostraba esa decisión que a mi ver hace a cualquier persona, realmente maravillosa y perfecta, la belleza puedo decir que viene... de la decisión firme-

- me gire para ver hacia el escritorio donde se encontraba el arte del jefe- soka, así que allí se encuentran..- un comentario por inercia , nada mas- me encantaría algún día poder tener la oportunidad de leer su arte jefe..- le sonreí, aunque se que esa oportunidad es mas remota que el viajar a pluton en cuestión de 10 seg, pero.. nada es imposible, y la vida da mas vueltas de lo que uno cree, eso es algo que mi experiencia me ah permitido aprender-

y yo? pues podría decirse que mi cuerpo es mi mejor manera de expresión, mis movimientos , mis gestos, mis marcas.. soy malo usando las palabras, me gusta escribir pero, creo que mi cuerpo suele tomar ventaja,-suspire ante el hecho de mi realidad- no le negare que a veces es molesto,.. y creo que para compensarlo.... me incline por estar solo.(así la gente no me vería ), o aprender a dominar mi cuerpo en la mayor medida posible.(así la no saldrían a la luz cosas que no quiero)..- me levante de el sofá, y fui a buscar una cafetera o algo para hacer el café, y.. que fue para mi sorpresa que encontré a unos pasos del mueble donde estabamos, un pequeño cuarto (muy pequeño), el cual al ingresar pude notar que tenia todo el equipo , los granos de café que me imagino le gustan al jefe..-.. así que sin afán de que suene a algo egolatra, creo que mi cuerpo y mi persona son mi arte, a tomado varios años aprender a controlarme , mediar mis reacciones y a contenerme, pero ..supongo que han dado frutos- are pero que hago estoy hablando mucho de mi kuso!!!..-

- empece a moler los granos del café, y en una pequeña estufa puse un recipiente y deposite el agua, que lleve a calentar, y hacia todos los preparativos para el café- y yo le acompañare tomando un- le hable con voz a mayor volumen para que me escuchara a pesar de estar en aquella habitación- el café no es la mejor opción para mi...creeame..(si lo hace tendría que aguantar a un incontrolable sedras)...- al percibir una temperatura adecuada el agua, hice el procedimiento ad hoc, y le prepare el café, me supuse por la personalidad del hombre le gustaba un poco mas fuerte que el promedio, con un aroma fuerte, pero a la vez estimulante... encontré una caja recién abierta de bolsitas de azúcar, y note que le faltaban algunas , y sospeche que esa era la cantidad que le gustaba a el jefe en cuanto a el dulzor, y para mi, buscando allí encontré unas cuantas hojas para te verde.. lo prepare y le puse bastante azúcar, ya que me fascinan las cosas muy dulces-

-una vez terminada mi labor, tome ambas tazas y las lleve hasta donde estaba el hombre, puse un porta tazas en la mesa y acomode su taza y la mía también sobre la mesita- listo..- le sonreí enseñando un colmillo y sentandome de nuevo en el sofa, tenuemente mas cercano a el..solo unos centímetros, esperando que la bebiera y me dijera que tal le parecía..mientras yo tome mi taza, y soplandole un poco para que no estuviera tan caliente, le di un sorbo-

y ahora, usted pregunte algo, si eso desea jefe, es am.. digamos que su turno...

Volver arriba Ir abajo
Wolfgang Regendorf
Admin
avatar

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 03/12/2011

MensajeTema: Re: Tendencias autodestructivas... es imposible negarte a ellas [Priv. Wolfgang]   Lun Abr 30, 2012 6:19 pm

El hombre de mayor edad y experiencia (según se juzga) se preguntó si verdaderamente “su arte” valía la pena ser observado, conocido y criticado por uno de sus subordinados, más específicamente el que ahora se encontraba sonriéndole, quizá, diciéndole con símbolos y gestos que podía confiar en él más de lo que ya lo hacía y que, por ende, tal vez no debería de siquiera pensar en la vergüenza o cualquier sentimiento que se presentase en su ser una vez que estuviera descubierto mentalmente pues, eran los papeles aquellos quienes guardaban sus más grandes analogías y sus conclusiones más certeras sobre el significado de la vida, los humanos, los lobos, la lealtad y el amor, tanto como el valor y la eficacia… en resumen, todo lo que él era hasta cierto punto.

Las palabras del joven a su cargo le sacaron varios asentimientos de cabeza, aceptando y digiriendo todo aquello con tal acto. Así que él era más de movimientos en lugar de palabras. Bueno… probablemente en eso se parecían, pero no se equivoquen, Wolfgang Regendorf es un hombre de acciones que no es impulsivo en lo absoluto. Sabe seguir órdenes tanto como sabe darlas y precisamente por eso siempre está a un paso delante de los demás estrategas. La humildad, dirán muchos, es una virtud de la que la mayoría de los nobles carecen, sin embargo, su Reina, Mina Tepes, es aquella que le ha enseñado más cosas de las que podría imaginarse. Y precisamente es por eso que guarda un terrible cariño para con todos sus ciudadanos; el ejemplo de su hermosa y maravillosa Reina es lo que en verdad lo mantiene de pie ante un montón de gente que busca su libertad.

Pero bueno, regresemos a la realidad, sí, esa donde responde con un tono calmo pero apremiante. –Así que su cuerpo es su arte, joven Sedras. Bueno, sinceramente creo que no me sorprende mucho. Hay muchos estímulos, reacciones e incluso movimientos que uno no puede controlar y que, a su vez, demuestran nuestra verdadera naturaleza, es decir, aquellos sentimientos que se encuentran dentro de nuestro ser. –concluyó con aquella parte.

Entretanto contempló al joven. O mejor dicho, le escuchó desde aquella pequeña habitación donde estaba, nombrémosle, una mini-cocineta. El olor de los granos de café de inmediato se apropiaba de todo el lugar como el conquistador Alejandro Magno, hermoso, fascinante, con energía y entusiasmo.

Ésta vez sí rió por lo bajo, comparar a Alejandro Magno con el café era un insulto. Por supuesto que el café era mucho mejor de lo que había sido el joven conquistador.

Transcurrieron posiblemente unos 5 minutos antes de que ambas bebidas calientes estuviesen al frente suyo, siendo ofrecidas y servidas de una forma elegante. Arqueó una ceja y una de las comisuras de sus labios se elevó, mas sintió que las palabras en éste momento debían de salir para comunicarle qué–: Gracias. –Inclinó un poco su torso para que con su diestra pudiera alcanzar el café que había sido especialmente preparado para él. De una forma extraña, inició un ritual: cerró ambos ojos y dejó que su sentido del olfato fuese el único líder de su cuerpo. Inhaló profundo el aroma fuerte y dulce de la bebida caliente. Sonrió agradecido y fascinado del toque que el joven subordinado Sedras había tenido para con algo tan simple y sencillo de preparar. No necesitó enfriar la bebida con un soplo suyo. Dio un pequeño sorbo, sin emitir ruido alguno, hasta que se vio satisfecho de haber percibido tan maravillosa experiencia.

Abrió de nuevo sus ojos y pese a que sólo uno estaba expuesto (cosas del peinado) observó a su acompañante. El gusto del café seguía dentro de su sistema y éste lo embriagaba sin utilizar alcohol, le producía un gusto que cualquiera conocería como el “probar y hacer lo que nos gusta”. –Está delicioso, joven Sedras. No esperaba menos de usted. –volvió a darle otro sorbo antes de continuar con el “jueguito” que estaba implícito. –Verá… uno de mis pecados culposos es el tomar demasiado café. –sonrió complacido- ¿Usted tiene algo parecido como eso?



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://ciudad-esmeralda.foroactivo.mx
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Tendencias autodestructivas... es imposible negarte a ellas [Priv. Wolfgang]   Dom Mayo 06, 2012 4:03 pm

de nada..- fue lo que exclame mientras el tomada la bebida, y realizaba su propio ritual extraño para beber el café.. primero lo olía cerrando sus ojos, al anular un sentido especifico los demás se agudizan, y después dar el sorbo, cuando me vio con ese aire que lucia complacido y casi feliz debo decir, me sonreí ampliamente...- jeje..- me sobe la nuca con la mano libre., mi tono de voz se volcó en un tono mas grave y narcisista, típico de mi cuando recibo un halago.. o mas bien para tapar la vergüenza que me da ser halagado.- soy el gran sedras sama.. es lo esperable de alguien como yo.. eficiencia ante todo...- eh? are? baka!!!! que estoy haciendo no es momento de ponerme egolatra, kuso... me sonroje levemente y mejor me dedique a beber de mi taza de te, tratando de modelarme...-

- ahí fue cuando gire mis ojos a su dirección momentáneamente, solo para verle de reojo mientras continuaba su discurso, aquel que mencionaba que el era un adicto al café , en pocas palabras, .. me sonreí al verle, esa minúscula sonrisa, como fregados se atreven a decir que el hombre no muestra nada en su rostro, si lo hace , me consta-

- ah, así que el hombre de antigua edad (no se realmente su edad, pero claramente es mayor por mas de 10 que yo o si no "lo ha tratado mal la vida").. tenia un vicio, el café, lo se bien, el café es una droga permisible, aunque es mas que obvio su capacidad adictiva, aunque si me lo preguntan (y aunque no lo hagan , lo diré).. todo es posiblemente y altamente adictivo, es el ejemplo de mis adicciones por ejemplo-

mmmmm...- bebí un sorbo de mi te e hice mi fleco hacia atrás , mientras volteaba a un lado, es una extraña manía mía, cuando medito algo o lo pienso detenidamente, suelo apartar mi fleco del rostro.. casi como si me estorbara, por que lo hago ?.. es una de las muchas manías que tengo, a las cuales no les tengo explicación..-

- me relamí los labios, y en ese carnosa área se hizo notar mi vicio..- ah.. el azúcar..- voltee a verlo y levante la taza..- constantemente bebo cantidades insanas de glucosa.. ademas, si no la bebo no podría rendir en nada y me pondría de mal humor.. es casi como un narcótico, es mi dulce y aclamado vicio.. aunque ..- deje la taza sobre el porta vasos en la mesita y me toque el mentón, y me recargue un poco mas en el sofá, are? esto era un obvio indicio de que me esta explayando mas.. -.. puede que el experimentar también sea algo así como un habito culposo...- me acerque al jefe, un poco invasivo con su espacio personal debo aceptarlo, pero quitándome el cabello que cubría mi cuello y quitándome mi collar estilo cadena de perro, con la insignia de aquel hermoso y ahora inexistente país que fue prusia, mostré las marcas algunas resaltadas, y mas pálidas de mi color de pie, y se las mostré al jefe..- estas son resultado de experimentos, supongo que también podríamos llamarle un "habito culposo"....- me aleje un tanto de el, regresandole su espacio personal robado, y me acerque a mi taza de te y darle un sorbo.., dejando que el sabor en extremo dulce invadiera mi boca, y que en cuestión de minutos invadiera mi torrente sanguíneo, esa asfixiante y exquisita droga mía.. esa esplendorosa adicción mía...-

- abrí los ojos y mire de frente al jefe...- pregunta clave.-ligera pausa-.. puedo leer algunos de sus escritos, jefe?..- pregunta audaz y tonta en parte, pero como decirlo estaba entrando en confianza, y mi curiosidad es una dama inclemente .. y demandante, ademas, este hombre el jefe, no puedo evitar estar curioso si se trata de el-

- al preguntarle esto , lo hice de una manera un tanto .. cohibida (?)... are, extrañas reacciones las mías, yo soy alguien tímido pero que no lo muestra( sobre mi cadáver lo muestro)., pero por un efímero instante salio ..a la luz esa naturaleza mía, joder, sacudí ligero la cabeza y volvi a mirarle para sonreirle narcicista.. si.. asi.. asi es como debe ser..-
Volver arriba Ir abajo
Wolfgang Regendorf
Admin
avatar

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 03/12/2011

MensajeTema: Re: Tendencias autodestructivas... es imposible negarte a ellas [Priv. Wolfgang]   Jue Ago 02, 2012 9:26 pm

El joven frente a sus ojos tomaba el comentario como un halago y lo dramatizaba al punto de llegar al narcisismo o egocentrismo (según el crítico). Pero no era molesto en lo absoluto; esa era su forma de ser y tampoco era como que deseaba cambiarlo. –Aunque esto que voy a decir puede subir su ego… es cierto que es eficiente. O al menos, lo ha sido conmigo, joven Sedras. –volvió a dar un sorbo sin emitir sonido. Cerraba sus ojos para disfrutar del sabor pasando por su sentido del gusto, inundar su boca para después bajar por sus órganos y caer finalmente en su sistema. Definitivamente era un adicto al café, tanto, que prefería tomar ésta bebida en lugar de una embriagante. Aunque claro, en eventos importantes o reuniones de negocios, se inclinaba por algo más amargo como un buen vino tinto, whiskey o incluso un par de martinis (todo dependìa de su humor y su compañía).

Momentos después de que hizo la pregunta el joven respondió: el azúcar. Confesó que “si no la consumía no estaría en su 100% y por ende, se encontraría de mal humor”. Asintió ligeramente pues justo de esa forma se sentía cuando no bebía su café o bien cuando no se ponía a escuchar música sin una voz que la perturbase. Definitivamente era un hombre que no vivía al cien por ciento en la realidad. Le gustaba oler las cosas viejas pues le recordaban por instantes a su infancia, sí, esa donde fue un pequeño lobo en entrenamiento de la tribu Gaia para que, cuando fuese joven, sirviera a la familia Tepes, como generaciones atrás; generosamente leía a escritores de hacía más de 5 siglos atrás y se sumía en ese su sillón tan ruidoso durante horas, incluso noches en las que no probaba alimento por el simple hecho de que se negaba a apartarse de ese lugar creado por letras infinitas de escritores con mentes deslumbrantes.

Sin embargo, a veces la realidad es mucho más interesante que la ficción, pensó. Su subordinado se tomaba el atrevimiento de mostrarle su otro “hábito culposo”, justo como él lo había llamado; éste consistía en hacer experimentos y marcar su piel con heridas y cicatrices que jamás se borrarían de su cuerpo a menos que éste fuese calcinado o comido por los insectos después de años y años de haber fallecido. –Al menos “sus resultados” no son considerados como deplorables. Puedo ver que usted los guarda como un tesoro, y sólo los muestra cuando cree que es verdaderamente necesario o… ¿cuándo siente la confianza suficiente? –dejó la pregunta en el aire como quien quisiera saber la respuesta pero al mismo tiempo prefería no escucharla.

Dio un último sorbo a su bebida, deleitándose con el sabor después de ese ritual tan abrumador a los sentidos. Dejó la taca hecha de cerámica de color negro con adornos de colores pastel en el portavasos que había traído con este pequeño recipiente y se sintió más relajado aún. Quizá era la compañía, quizá era la música que sonaba de fondo, o probablemente era la confianza que sentía al “abrirse” frente a éste joven de extrema inteligencia, que indudablemente guardaba un defecto (¿o sería acaso una virtud?), que, también era parte de su encanto; se lo quiso hacer saber. –Joven Sedras. –le llamó en un tono nítido pero cargado de amabilidad. Continuó. –Usted es fascinante ¿sabía eso? –giró su rostro para que su vista enfocara las orbes color miel de su anfitrión y acompañante de charlas sin sentido cargadas de tonos serios y un par de cafés. –No sólo porque es increíblemente inteligente, sino porque también su actitud a veces suele desconcertarme. –hizo una pequeña pausa, buscando las palabras correctas para que no fuera malentendido su mensaje. –A veces se muestra como el adulto obediente, otras como el que se rebela contra el sistema. En ocasiones actúa por impulso y en otras reprime su deseo. Incluso, me tomaré el atrevimiento de confesar que ha tenido para conmigo muchos actos que no aceptaría de cualquier persona. –el “hombre inmutable” levantó su mano y retiró el mechón que cubría el rostro del menor, librándolo de sus hebras castañas que seguramente tenían el control según ellas quisieran. –Sin duda, usted es alguien fascinante. Así que si siente algo, por favor muéstrelo como es. Yo comprendo su forma de ser: a leguas puedo ver que es tímido, tierno e incluso romántico… aunque usted prefiere ocultarlo mostrándose egocéntrico, narcisista o satírico. –regresó su mano a su propio regazo y la dejó allí junto a la otra. –Si usted me responde esa pregunta con total honestidad, tal vez podría considerar el hecho de mostrarle alguno de ellos. –propuso.

Pensó que era algo justo. Un intercambio de razonamientos y pensamientos, analogías y escritos… todo esto a cambio de sus razones, de los motivos del porqué su ersonalidad era de esa forma. Que por supuesto, no era un reclamo, sencillamente tenía el deseo de conocer ese “por qué” de las cosas, como cualquier filósofo. Cuestionarse el porqué de la vida era su mayor pasión, y sin embargo, la ocultaba para sí mismo, pues estaba seguro de que pocos lo comprenderían…. No, fuera de eso, era receloso con ellos. Si querían ser descubiertos por alguien sería por su Reina, ya que, su devoción era tal, que no podría negarle nada.



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://ciudad-esmeralda.foroactivo.mx
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Tendencias autodestructivas... es imposible negarte a ellas [Priv. Wolfgang]   Jue Ago 16, 2012 9:32 pm

EH?...- fue lo único que salió de mi boca, e…el me..Esperen ..el menciono que..yo..yo..¿ le parezco fascinante?, lo juro si no hubiera existido los músculos y tejido en mi quijada, esta hubiera llegado hasta el suelo, tal y como una caricatura, mis ojos se abrieron grandes viéndolo con mucha sorpresa…. No es porque no crea de mi mismo que soy una persona fascinante, es.. porque en ningún momento vi venir, ni me espere que este hombre frente a mi, tan serio, inmutable, reservado y propio me dijera que le parezco fascinante.. pero nooooooo!!!! Señoras y señores, esto no acabo en esa sencilla frase, el jefe me ataco con una caravana de tanques, bombas, rifles y ni si quiera me dejo llegar a mi trinchera, y si no me creen o creen que dramatizo (que es lo mas probable), vean…el jefe añadió que alguien como yo le intriga, sentía como mi corazón empezaba a acelerarse desbocadamente, no me obedecía, solo sentía su retumbar dentro de mi caja torácica…me sentía como atacado sin demora por sus palabras, pero no porque estas me hicieran daño, como explicarlo.. soy muy dado a no ser entendido, porque todo lo bueno lo veo mal y las cosas malas las veo buenas, yo lo sé, soy un hombre que disfruta que le digan que es una escoria, que es un mal ser humano, soy un hombre que goza de que piensen de mi las peores cosas,¿ por que?, porque simplemente mi vida es más fácil de esa manera, evito que indaguen en mí, me asegura una vida de soledad, cosa que me encanta, mantiene a la gente alejada.. porque los quiero alejados? Por que hay algo que quiero proteger y refugiar, algo tan ahogado en mis mares que nadie debe ver.. o más bien no puedo permitir que alguien vuelva a ver-

-pero esperen, no es momento de ahogarme en mi mente, el jefe no termino la emboscada, describió algunas de mis facetas, mi ser orgulloso , responsable y fiel, también aquel rebelde, violento, impulsivo, y aquel callado , todos ellos son parte de mi, y… lo que me sorprendió no fue eso, si no que e..el los notara..- haa?...- exprese en tono agudo a lo último que dijo antes de tomar el mechón que cubre en parcialidad mi rostro y hacerlo a un lado… joder, escogió el peor momento para hacer esto, mi sonrojo se marco con violencia en mis mejillas… y que mis mejillas, en toda mi cara, mi rostro mostro un rojo profundo-

- pe..pero por que las aceptaba de mi, por que jefe? Por que? por que?, sentía mi corazón cerca de mi garganta, sentía que quería salir, le mire directo a el ojo que tiene expuesto con algo de impacto, y por que no?, miedo en la mirada, casi pavor..y todo por esto “Yo comprendo su forma de ser: a leguas puedo ver que es tímido, tierno e incluso romántico… aunque usted prefiere ocultarlo mostrándose egocéntrico, narcisista o satírico.”… lo vio, lo vio, lo vio, lo vio..pudo ver a través de mis paredes, mis protecciones, mis candados, y mis condenas contra quien soy en realidad, vio a través de ellas…-

- un escalofrió recorrió mi cuerpo, por mi espina una sensación fría, que hizo estremecer cada uno de mis poros, haciendo que mi piel se erizara, en cuanto termino de hablar mencionando el trato, gire rápido mi rostro, haciendo uso de mi cabello castaño, que se dejo caer grácilmente sobre mi rostro tintado ocultándolo, me sentía vulnerable, expuesto, cualquiera que me viera diría que soy como un perro asustado, llevé mis manos a mis rodillas y apreté con fuerza estas ,arrugando mi pantalón alrededor de mis falanges tensas, incluso clavaba con fuerza mis uñas en mi piel… algo se exponía, algo que guardo en lo recóndito de mi mente..incluso diré que de mi alma-

- apretaba con aun más fuerza mis piernas, hasta el punto que empecé a sentir dolor, también lleve mi labio inferior dentro de mis extensiones de hueso que se encuentran en mi boca y apreté el labio con mucha fuerza, hasta provocarme mucho dolor, sentí el sabor del hierro valencia +3 en mi boca, la cubría en pequeñas dosis medibles con un pequeño gotero, se que cualquiera dirá que este es un acto masoquista, no, no lo es, odio el dolor físico, lo detesto, me molesta y desagrada, pero se tolerar mucho mejor físico que el emocional que ahora abruma mi mente, mis emociones están comenzando a atormentarme….-

-sentía unas abrumadoras nauseas refugiándose en mi garganta, mi miedo a Vomitar, mi miedo a exponerme.. por que…por que? Ese miedo me custodia de que vuelva a ocurrir de nuevo..ese pasado…- yo..- no se de dónde saque fuerza para hablar, sentía la sensación de que estaba a punto de vomitar, estaba muy asustado, pero me sobrepondría a esta sensación tan atroz que me carcome, por que?…bueno....eso es lo que quisiera saber- no es como que mi egocentrismo sea una máscara…- lleve una mano hacia mi frente y lleve mi fleco hacia atrás, despejando mi rostro, cuya mirada no veía al jefe, veía al suelo, mantenía mi fleco hacia atrás y lo movia entre mis falanges, este acto lo llevo acabo cada vez que tengo nauseas-

Mas bien es parte de quien soy… aunque se creó esta parte en mi, para proteger algo mas valioso..- mi saliva se sentía espesa como si su densidad fuera similar a la del magma, de deslizaba lento por mi garganta, tan pesado como el salir de mis palabras- mi dolor..

Si soy como soy, abusaran de mi, como fue en mi pasado….- malditas imágenes mentales que se vinieron a mi mente, traiciones, abusos, crueldades, soledad, abandono, miseria.. todo eso conformaba mi pasado, no negare que tuve momentos felices, pero fueron pequeños comparados con los momentos de masacre que llegue a sentir, aunque no me quejo, fue mi vida y estoy agradecido por ello, aunque eso no hace que el dolor sea manos, o los estragos que tuvo disminuyan-…si ven que soy lo que dijo… pues…- me gire para verle, aun tenia asco, pero enderece la espina lo que más que pude sacando el pecho, mis ojos se ven cristalinos, y un par de lagrimas rebeldes se escabulleron por ellas y rodaron por mis mejillas-..

no dejare que vuelvan a herirme jefe….sea cual sea el costo…cuidare mi dolor, no dejare que lo vuelvan a usar para destruirme….- mi voz se quebraba, pero aun así trataba de mantenerse firme, esta era la razón oculta de mi ego y mi orgullo, protege mi dolor, las horas, los días enteros de llanto que sufrí por ser como soy, inocente, dulce, tierno.., las veces que fui atacado, golpeado, las veces que me abrí y al siguiente momento veía como me traicionaban, este orgullo refugiaba aquel , aquella agonía de mis días pasados… y me aseguraba algo… que nadie, jamás.. volvería a romperme en pedazos…-

Gomen…- baje el rostro y limpie con el dorso de mis manos algunas lagrimas caídas de mis ojos..mas que una disculpa para el, parecía una disculpa para mí mismo, por exponerme…-
Volver arriba Ir abajo
Wolfgang Regendorf
Admin
avatar

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 03/12/2011

MensajeTema: Re: Tendencias autodestructivas... es imposible negarte a ellas [Priv. Wolfgang]   Vie Nov 02, 2012 3:42 pm

El hombre inmutable jamás se hubiera esperado esa reacción del joven Sedras. Sonrojarse hasta las orejas a los pocos segundos de haber hablado era todo un espectáculo. Con mayor razón, podía reafirmar que las palabras siempre guardan cierto peso, todo dependía del punto de vista del interlocutor. La expresión del hombre lobo se hizo más relajada pues como mencioné anteriormente habían diversos factores que lo habían llevado a ese estado, que fácilmente se podía malinterpretar con debilidad cuando realmente era relajación tanto del cuerpo como de la mente. Era la aceptación de las cosas y de las personas, sí, eso era.

Miró entonces con curiosidad como el chico giraba el rostro abruptamente para después asirse con fuerza de sus ropas. Jamás se le pasó por la mente que tal vez el desconcierto del joven a su lado era que lo había visto, por dentro y por fuera, sin mucho trabajo. Se sintió un poco culpable, posiblemente su acompañante deseaba todo menos eso. –Esto que acabo de decirle sólo se queda entre usted y yo. –prometió solemne.

De pronto volvió a hablar, pero esta vez de una manera pausada. Había dificultad para expresarse en sus palabras pues estas evocaban recuerdos y se teñían del dolor del pasado. Se atrevió a pensar en que era cierto lo que decían, nadie nunca tenía una vida “perfecta”. Los mundos utópicos se quedaban allí, entre las palabras, pero jamás constituían algo tangible, algo que pudiera vivirse aún si la felicidad es mucha. No. Lo perfecto jamás existirá y por ende… lo anhelamos. Todos los seres humanos anhelamos ser perfectos porque es un grado donde no permite equivocaciones, errores ni remordimientos. Pero de alguna forma, lo perfecto, concluyó, era monótono y aburrido.

Lo miró. Su rostro congestionado por las nauseas y los sentimientos lo hacían verse extrañamente hermoso. El par de lágrimas que se deslizaron por sus mejillas reflejaron su dolor para después extinguirse por un camino inhabitable. El hombre inmutable dio un ligero suspiro. –Ahora entiendo. –pronunció claramente, como si deseara que se grabara esas palabras en su cabeza. Le prometía, en silencio, que no diría nada de aquella confesión que involucraba sus debilidades y sus miedos, sus recuerdos y sus mal vivencias. –La vida de un individuo en sí es un conjunto de momentos, personas, sentimientos, anhelos y deseos, así como de metas y pérdidas. –argumentó al momento en que descubría con su mano izquierda su rostro, mostrándole ambos ojos color azul aguamarina por primera vez. De igual forma, alargó la mano derecha y acomodó el cabello del joven tanto como pudo. –Si todo eso que vivió lo hicieron el hombre que ahora es, entonces abrace esos recuerdos y siga adelante, como lo ha hecho todo este tiempo –finalizó.

Apoyó ambas manos para poder levantarse del sillón no sin antes hacer un ruido característico del mueble y se dirigió a su escritorio. Se inclinó para poder alcanzar uno de los cajones. Al cabo de unos segundos retiró de él un librito sin chiste a primera vista: no tenía título y el encuadernado era color negro mientras que las hojas mantenían una tonalidad blanquecina a excepción de las primeras que al parecer, habían sido utilizadas. Cualquiera pudiera haber dicho que era sólo un cuadernillo de notas y bueno, estarían en la razón. Sin embargo, como dije anteriormente, un objeto puede ser el mismo, pero el significado que posea dependerá siempre del individuo que lo atesore o lo desprecie.

Volvió junto a su acompañante y se sentó a su lado. Mantuvo el cuadernillo allí en su regazo durante unos instantes para después redirigir su mirada aguamarina hacia el contraste de mieles que eran sus orbes. –Un trato es un trato. –dio unas palmaditas al cuadernillo para después extendérselo con una mano. –Éste es el más reciente. Y sería un gusto para mí, que me leyera no sin antes advertirle que todo el contenido que allí pueda haber, es de mi absoluta autoría. Y por ende, mi deseo es que no lo comparta con nadie.



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://ciudad-esmeralda.foroactivo.mx
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Tendencias autodestructivas... es imposible negarte a ellas [Priv. Wolfgang]   Jue Nov 22, 2012 7:05 pm

-sumergido en mi no note nada de lo que dijo el jefe, hasta que... su mano empezó a acariciar mis cabellos acomodando lo inacomodable (mi cabello es rebelde) en un respingo le mire a sus orbes.. "esperen...a...a...sus orbes eso quieres decir LAS DOS!!!!!" en efecto no fue cosa de alguna alucinación mía, lo que miraba eran ambos ojos del jefe, ojos azul claros, mas bien color aqua, destellantes pero penetrantes y solemnes, como la pared y la torre que es él-

- menciono algo de abrazar mis recuerdos, di una inhalación profunda como si quisiera que esas palabras llegaran a la parte mas vital de mi sistema sin contratiempos ni por pasos de primer nivel por mi encéfalo, si bien, acepto mi pasado...es muy distinto a abrazarlo, a veces es tan doloroso que no se que hacer y solo digo "vale ****" , pero, la sombra de mi pasado a veces me consume, tanto que el pensar que tengo cosas buenas, nobles o loables, o tan siquiera buenas es una sorpresa para mi y algo que no me creo, me siento tan atrapado a veces por lo doloroso que fue mi pasado, que ahora un presente rodeado de cariño y sin dolor no lo creo posible...muchas veces pienso que...mi vida no puede ser tan buena, y eso es por que sigo siendo el pasado con amargura, en lugar de abrazarlo cariñosamente, es mio y de nadie mas... el karma ahora me esta compensando....por que me es tan difícil entenderlo? bueno supongo que me asusta una vida separada de todo lo que siempre eh conocido "el dolor"-

- se levanto y lo vi atento en su recorrido hasta su escritorio y la exitosa extracción de lo que era un librito que lucia virgen, mire atento y desconcertado al jefe..e...era enserio? enserio me permitía leer algo tan valioso para el? en serio alguien como yo merecía ese privilegio?-

solo lo diría si me llegaran al precio jefe..-sonreí- y eso nunca pasara, solo la muerte merecería si perdiera mi lealtad a usted..- cada palabra fue firme y acertada, la lealtad es de lo mas valioso para mi-

-así pues abrí el cuaderno con sumo cuidado y en las hojas usadas impregnadas de tinta... inicie mi lectura...-
Volver arriba Ir abajo
Wolfgang Regendorf
Admin
avatar

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 03/12/2011

MensajeTema: Re: Tendencias autodestructivas... es imposible negarte a ellas [Priv. Wolfgang]   Jue Dic 13, 2012 6:30 pm


*La música: aquí. Empieza en el 0:22:21
*El escrito: AQUÍ.

La música de fondo era tan relajante que apenas y notó el cambio de piezas, una tras otra, empezando con algo de seriedad, hasta uno –el que actualmente se escuchaba- que poseía los dotes de un gran compositor, quien, en conjunto con sus emociones, creó una de las obras más maravillosas que podía haber presenciado con el sentido del oído. De cierta forma, la pieza invitaba a uno a levantarse, tomar a su pareja, y bailar lentamente, murmurándose palabras de amor, bromeando de vez en cuando; pero lo importante era que durante esos 3 o 4 minutos, se desencadenaba un lazo que día con día los unía. Sencillamente la música de ese tipo era una obra espectacular, digna de ser recordada durante muchas épocas más.

El hombre de edad mayor era tan buen observador que aseguraba no tener la necesidad de escuchar algo, pues con el simple hecho de ver a su interlocutor podía percatarse de muchísimas cosas de las que tenía comentarios internos. Supuso, que de alguna forma todos los grandes científicos –sin caer en la vanidad- tenían esa cualidad de preguntarse los fenómenos que no comprendían, y, en consecuente, tomaban las riendas de su vida para descubrir las respuestas. Unos obtuvieron buenos resultados, otros no. Pero los que sí lo hicieron le brindaron un conocimiento inigualable a toda la raza humana, por no mencionar a las demás criaturas que habitan con ellos, aún si los primeros se esmeran en negar tal existencia.

Este hombre, vestido con un traje fabricado por los mejores diseñadores de ciudades famosas, se propuso darle el tiempo necesario al chico para que leyera una de sus últimas creaciones. Le tenía cariño a ese, ciertamente. Pero había tomado una decisión, y ésta era no preguntar nada hasta que su querido subordinado empezara a mostrar gesticulaciones denotando la incertidumbre en su rostro, o bien, guardándose para sí mismo las reflexiones, el rechazo o la aceptación de un montón de palabras escritas que formaban historias… historias que nadie más leería.

Cruzó una de sus piernas para mejor comodidad, cerró sus ojos y se hundió en el respaldo de su sillón. Dejó que la música lo adormeciera un poco, después de todo, le permitió tomar todo el tiempo que fuera necesario para diluir cada una de las ideas que implícitamente había marcado en cada palabra, de cada página, de ese pequeño libro suyo.



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://ciudad-esmeralda.foroactivo.mx
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Tendencias autodestructivas... es imposible negarte a ellas [Priv. Wolfgang]   Lun Dic 17, 2012 3:28 pm

Debo decir que la música no es de mi gusto, pero, deje de escucharla apenas lei las primeras dos lineas, cuando leo, simplemente me pierdo en la inmensidad de las palabras, todas cobran forma y vida en mi cabeza, y mis sentidos son atrapados las aseveraciones del texto al que doy lectura; tal y como pasa en este momento.

Veo a el hombre con su gabardina y con la fría temporada cayéndole encima, el rostro de la niña es destellante, la describiré como poesía infantil, sigo de cerca al hombre y a la niña en la travesía por callejones aislados mientras las luces de escaparates se apagan y llegan a una parte nebulosa de la sociedad, una a la cual me grito internamente que da muy, pero muy mala espina; ante mi acontece todo, el hombre drogado, atado, mordido y visto como comida, un banquete o solo un chivo de sacrificio, quiero ayudarle, quiero matar a golpes a aquellos que le hicieron esto pero no puedo, se me olvida que soy solo un simple espectador...que mis palabras, acciones, gritos y exclamaciones se quedan en el vació y que son incapaces de entrar en el sistema que integra la historia; me meto tanto que se me olvida que quien a parido a estos personajes no es el ADN, si no las letras.

Ah, la relajación llega a mi cuando veo a la inocente criatura infantil entrar en el recinto, y cpn su aparente autoridad liberar al pobre hombre presa del pánico y la duda, pero ese maldito "continuaran" nubla que la historia se revele ante mi.

La lectura me demora no mas de 1 minutos, a decir verdad mi velocidad es alta, demasiado alta asi que prefiero releerlo unas cuantas veces mas, al punto que son 10 veces mas las que vuelvo a releer el cuento, gracias a estos giros de mis ojos por el cuaderno escrito, soy capaz de profundizar cada momento mas en la historia, ahora no nada mas veo lo acontece, huelo, saboreo, y siento el clima y hasta el dolor, agonía y miedo del personaje principal...

5 minutos después me e reincorporado completamente, separo mis ojos del cuaderno y veo al jefe con un brillo especial en mis orbes.

-"Jefe quiero ver que le pasa al hombre, me atrapó..."- sonrío ampliamente enseñando los colmillos blancos y lisos en ese momento, pero... siento algo necesario de hacer, el hombre queda subyugado a un sueño, cosa que no quiero interrumpirle, prefiero entonces ayudarle cantando algo que me sale desde el interior, una letra compuesta hace tiempo, hace tanto que lo olvide, una letra perdida en el horizonte de recuerdos...a cosa de la vida y el destino, no es que la vida de un pusilánime joven adulto de 22 años de edad sea la gran cosa, me temo decir que mi vida es solo una marca de un nanómetro de distancia en la célula viva que reconozco como mundo...puede ser que ni si quiera sea eso, puede ser que solo sea el carbono de una enzima, y es mas ni si quiera eso, probablemente solo soy el electrón de algún átomo constituyente de algunos de los compuestos de la célula eucariota llamada"sociedad".

Cierro los ojos y abriendo con equilibrio y delicadeza mis fauces abro espacio a el aire a travez de mis cuerdas vocales, y así sin una verdadera música de fondo (puesto que el disco del jefe se termino) en ese silenció que nos hace velo, permití que mi voz inundara el ambiente, me sumerjo entre agudos, graves y neutro, una melodía pasajera, melancólica, esperanzadora y tranquila.... dejo que el jefe juzgue o critique mi sonata, el menjurje de aires de mi voz mezclada con notas y dominios del ritmo y del tempo.


Aquí
Volver arriba Ir abajo
Wolfgang Regendorf
Admin
avatar

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 03/12/2011

MensajeTema: Re: Tendencias autodestructivas... es imposible negarte a ellas [Priv. Wolfgang]   Sáb Feb 23, 2013 7:53 pm

Muchos creerían que el tiempo para un hombre burocrático como lo es Wolfgang Regendorf, puede resultar bastante imprescindible, sin embargo, éste hombre, tan inmutable como las estatuas de piedra y mármol, es la excepción. Tantas obligaciones repetidas hacen que hasta él pierda el interés en cosas de trabajo, aún cuando su responsabilidad es la de un hombre que regula y prevé los servicios de los cuales muchas personas disfrutaran por el simple hecho de vivir en la ciudad a su cargo. Así que esto no podría ser llamado una pérdida de tiempo, sino todo lo contrario. Salir de la rutina sugiere el estímulo de emociones que uno cree perdidas al vivir esclavizados por un sistema que se rige de mensajes y reglas tan dominantes como el Rey con los Peones en un juego de ajedrez. Justo ahora él no se sentía un rey ni mucho menos, simplemente era un hombre –un hombre lobo realmente- que disfrutaba de la compañía de otro más joven. Él percibía la esperanza, el anhelo y el deseo guardado en el pecho de su acompañante. ¿Qué sería aquello que lo motivara para adentrarse en un montón de mundos a los cuales la mayoría no tiene ni la voluntad ni el valor siquiera de mencionar? La curiosidad, ciertamente, era una condición meramente humana; y como tal, debía ser satisfecha de una forma u otra.

El hombre mayor entreabrió los ojos poco después de escucharle hablar. Casi sonríe por su comentario. ¿En verdad la historia lo había atrapado? Cómo quería que fuera verdad porque en su momento, a él si lo atrapó. ¿Qué significaba quedarse atrapado entre un montón de palabras, oraciones, libros? El mundo, era la respuesta. Era como vivir mil vidas, pues sea como sea eso es lo que queda en el papel; sea una novela escrita para entretener al público, o un diario donde se quedan todas las palabras y recuerdos que no queremos olvidar, inclusive, en un extremo lejano pero no menos importante, un investigador dedica su vida entera por responder preguntas con el único motivo de que el mundo reconozca su trabajo; aportar ideas, sean ficción o verdad, es un trabajo que todos podemos hacer, y pese a ello, sólo unos pocos nos atrevemos a hacerlo.

Segundos después de ésta pequeña reflexión, el joven que lo acompaña decide optar por cantar una canción que no necesita música para entender la melodía. Las palabras salen de su boca una y otra vez. Pero eso no es lo único que puede percibirse, sino que, allí, dentro de toda esa escena, se encuentran sueños, experiencias, nostalgia y esperanza. Se dejó hacer por la canción, cerrando sus ojos de nuevo. Echó la cabeza hacia atrás, permitiéndose disfrutar el momento con gusto.

Cuando por fin terminó su canción, regresó a su posición anterior y sin abrir los ojos habló. –Me pregunto por qué escogió esa canción, joven Sedras… Es muy bella. ¿Alguien especial se la enseñó? –podía imaginarlo de pequeño, practicando con una persona adulta sin rostro (no podía figurar el rostro de alguien que no conocía), quien se esforzaba en que el niño aprendiera la pieza; aunque por otra parte, también podía imaginárselo en una noche de insomnio, al lado de un instrumento de cuerdas con el cual componía la melodía mientras que rayaba o tachonaba las palabras en un cuaderno en donde se había plasmado el surgimiento de la letra de la canción. Ahora era cuando reafirmaba una vez más el poder de los recuerdos, de la instrucción, de la enseñanza, de la necesidad de expresarse en cualquier nivel o arte, de las pequeñas cosas que lo unían a éste mundo sin necesidad de sentirse culpable o indigno.



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://ciudad-esmeralda.foroactivo.mx
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Tendencias autodestructivas... es imposible negarte a ellas [Priv. Wolfgang]   Lun Feb 25, 2013 10:03 am

Dejaba cabida a las imágenes, recuerdos, suspiros, meditaciones y vivencias. Todas se a conglomeran dentro de los parpados que se encuentras cerrados mientras canto.
Contradictorio.
Regularmente cuando canto o interpreto algo mis ojos están bien abiertos, actúo lo que canto, canto lo que actúo. Siempre a la espera de lo que el público espera de mí.
Grandeza, deseo, extravagancia y demás, como el matiz que ellos no llenan y yo lleno por ellos. Soy autentico, aunque adaptable, me atrevo a decir que como una pantalla blanca reflectora.

El color blanco es hermoso por la simpleza de que todo en el resalta, gris, negro, rosa, blanco, dorado. Cada uno de esos colores en un fondo blanco son notorios, y el blanco en un fondo distinto se denota.
Un color hermoso que se pierde con facilidad.
El rosa es rosa, aunque se destilla, y su desteñir tarda una temporada en una prenda que se mete usualmente a la lavadora. El blanco se percude, se mancha, se ensucia con la misma facilidad con la que destaca, mantener a una prenda blanca, con un blanco deslumbrante es difícil y requiere muchos productos químicos, puede que por eso me guste la química de una manera tan apasionada.
La química es mi detergente, aquel que me reafirma cada que algo me mancha, el quien soy, a donde voy y de donde vengo. Pero al ser de ese blanco que en cuestiones de luces, es la a conglomeración de todas las luces, puede dañar la retina y cansar los ojos, supongo que también pasa conmigo, después de un tiempo canso y lastimo, hasta a mi mismo. Es ahí cuando me gusta creer en la teoría del color que dice que el lanco es ausencia de todo, como en el momento en el que me desaparezco y se olvida mi existencia perdida entre la ausencia.
Todos somos todo.
Nadie es nada.
Al final todo es mera locura, la locura es mera sabiduría y la sabiduría es mera inferencia.


¿Pero como llegue desde el punto a hasta el punto épsilon? , pues cuando canto me convierto en un actor que se desvive con el tono de la canción, interpretándola como ente histriónico en el que mi vida me convirtió, por eso siempre tengo los ojos abiertos. Pero en esta ocasión están cerrados, como si el color que soy realmente se reflejara contra el jefe, mi verdadera esencia sin matices alegóricos de complacencias absurdas.
Solo yo, solo él, solo el tiempo condena de mortales que pasa con indiferencia mientras mi voz rasposa, alta, aguda, extraña y agradable impregna las paredes que la guardan con recelo entre de ellas, dicen que cuando el gobierno del silencio se apodera, las paredes quedan susurrantes de augurios de libertad y del sonido pasado, espero que el sonido que sale de mis fauces se escuche cuando el jefe quede solo. Que no me olvide.
Tengo el terrible miedo de ser olvidado, por eso vivo creyendo que ser olvidado es la mejor opción para mi, no quiero vivir creyendo que le temo a algo, aunque lo hago.

Abro los ojos y me incorporo, dejando de lado mis imágenes mentales, mis parpados revelan mis pupilas y mi iris amarillento fruto de la herencia de mis progenitores.
Él lo hizo también, se incorporo pero contrario a mi, el jefe mantuvo cerrados los ojos Ventaja para mi, pude admirar las formas de su cara, el reborde se su mentón y hasta el largo de sus pestañas sin sentirme un acosador.
Su pregunta llegó sin prisas y apacible, la respuesta fue anunciada de la misma manera.
-En si la canción nadie me la enseñó, aunque mi hermana mayor me enseño a cantar cuando era un niño, al igual que mi madre mostró una subnormal pasión para que yo aprendiera piano. - dije desviando la mirada su rostro con algo de vergüenza y recelo, si los abría descubriría mi labor de observarle detenidamente.
-Al final ambas cosas sirvieron de algo, le agarre el gusto al canto aunque no soy muy bueno, la canción la compuse en unos de esos días en las que la mente desborda pensamientos y el pecho sentimientos que no cuadran entre si, y que dentro del mismo cuerpo carecen de sentido y llenan de agonía, al final cuando esa emboscada de mente y corazón se da, su lugar no es dentro del cuerpo, su lugar en es papel como canto, como obre literaria, como obra de teatro, como imagen , como fotografía o como diseño. - – desviare un poco dejándome llevar, así pasa cuando sucede al menos en mi caso, digo más cosas sin sentido de lo que la gente sospecha, las veces que digo cosas lucidas son un milagro para mí.

Con trampa digo yo, doble mi cuerpo hasta dejar mi cabeza en el regazo del jefe. Mis cabellos castaños ensuciaban con su queratina y sus formas el pantalón del jefe mientras mi nuca reposaba grácilmente sobre de sus muslos, es una manera tonta en la que me declaro soberano de su regazo (Al menos por ahora). Porque me supongo que su esposa muchas veces hizo la acción sobre cogedora que yo hago, al igual delos hijos del hombre el cual mantiene la misma expresión inexpresiva y expresiva a la vez. Puede retirar mi cabeza de su regazo si desea, no me sentiré mal, pues se que lo he hecho sin consentimiento. Le miro, desde esta postura inferior, y sonrío de medio lado, mi sonrisa natural y sofisticada con matices de picardía que se dedica hacia mi interlocutor actual.

-Usted dijo que las emociones resbalan de su rostro, más creo que no hacen de su percepción jefe. El escrito me agrado, me encantaría leer la continuación. Sólo tengo una pregunta ¿Cómo se le ocurrió tal historia tan intrigante?, No es normal pensar que una pequeña infante sea la soberana de un terreno intimidante. - Dije viéndole mientras la imagen de su historia pasaban por mi mente.
Es extraño, siento el ambiente tan íntimo como si lleváramos siglos conociéndonos, cómo si siempre hubiera sabido de mí y yo siempre hubiera sabido de él.
Casi hasta se me ocurre creer en las boberías de vidas pasadas.
Que justamente ahora dejan de parecerme tan ambiciosas y descabelladas. Al final lo descabellado tenía más verdad que lo coherente.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Tendencias autodestructivas... es imposible negarte a ellas [Priv. Wolfgang]   

Volver arriba Ir abajo
 
Tendencias autodestructivas... es imposible negarte a ellas [Priv. Wolfgang]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Manda la lógica al carajo y haz lo imposible. (Priv. Zero Hibari)
» CMF - Gala 1: Ellas llevan los pantalones
» [Prologo] Es imposible aplastar el espíritu de un tigre.
» Misión imposible? (Skeyne)
» gigapudin un reto imposible[juego]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Ciudad Esmeralda :: Z O N A - E S T E :: ·· Alcaldía-
Cambiar a: